Pintura

Lucio Muñoz: Art Autre

mayo 24, 2018

Clic en la imagen para ver más obras

Lucio Muñoz

Nació en Madrid el 27 de diciembre de 1929.
Es uno de los máximos exponentes de la abstracción en España en la segunda mitad del siglo XX.

Se formó en la Academia de Bellas Artes de San Fernando en Madrid, entre 1949 y 1954, en la que tuvo como maestro a Eduardo Chicharro.

Entre sus compañeros están varios de los más importantes pintores de su generación, y algunos de los fueron los mejores amigos de toda su vida, como: Antonio López, Julio López Hernández, Francisco López Hernández, Carmen Laffon o Amalia Avia, con la que se casó en 1960.

Residió en París, entre 1955 y 1956,  gracias a una beca del estado francés, tiempo en el que entró en contacto con pintores del llamado “Art Autre” (informalismo), como Dubuffet, Fautrier, Wols o Antoni Tàpies.

Desde ese momento comenzó a practicar la abstracción, estilo que practicaría toda su carrera.
A su vuelta a España expuso en la galería Fernando Fe, fundada por César Manrique.

En los últimos años de la década de 1950 comenzó a trabajar con diferentes materiales entre los que incluyó: papeles quemados y madera, manipulada de diferentes formas: arañado, quemado, tallado o enmohecido, seña de identidad que hace inconfundible su obra.

Su obra, colorista en su mayoría, aunque en casi todas predomina el negro, es el exponente del informalismo más puro.

Desde 1959 expuso por todo el mundo, y en 1964 se convirtió en el primer pintor en exponer individualmente en la galería Juana Mordó, a cuyo nómina de pintores perteneció desde su fundación hasta 1991.
En 1960 participó en la XXX Bienal de Venecia.

En 1988 se realizó una gran muestra antológica en el Museo Reina Sofía de Madrid.

Desde 1991 fue artista exclusivo de la Galería Marlborough de Nueva York que acababa de abrir una sucursal en Madrid; la muestra se exhibió también en la Fundación Gulbenkian de Lisboa.

Su obra es de una expresividad extraordinaria, llena de misterio, en la que dio un protagonismo importante a la naturaleza, con la que logró atrapar la atención del espectador.

Igualmente es muy notable su obra gráfica, sobre todo los grabados en gran formato, y sus magníficos murales, de entre los que se destacan el ábside de la Basílica de Aránzazu en Oñate; dos murales para el nuevo edificio de la Unión Europea en Bruselas, y el “Ciudad inacabada”, de 12 x 11,5 metros, para el hemiciclo del nuevo edificio de la Asamblea de Madrid en Vallecas, que preside el Pleno, en 1998, obra que no llegó a ver colgada.

Recibió numerosos premios y reconocimientos, entre ellos el Premio Nacional de Artes Plásticas en 1893 y la la Medalla de Oro al Mérito en las Bellas Artes en 1993.

Murió en Madrid, el 24 de mayo de 1998.
Su obra está representada en los más importantes museos de arte moderno del mundo, en España en el Reina Sofía, en el Guggenheim y el Museo de Arte Moderno (MoMA), ambos en Nueva York, entre otros.

*Entrada actualizada y ampliada el 24 de mayo de 2018.

You Might Also Like

No Comments

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.