Pintura

Maestros del retrato: El rococó Francois-Hubert Drouais

diciembre 14, 2018
Clic en la imagen para ver más obras

Francois-Hubert Drouais

Francois-Hubert Drouais nació en París, el 14 de diciembre de 1727. Fue un gran maestro del retrato durante el rococó francés y rival de Jean-Marc Nattier.
Era hijo del también pintor Hubert Drouais, que fue su primer maestro. Continuó su aprendizaje en sendos talleres de Charles van Loo, François Boucher, Donat Nonotte, y Charles-Joseph Natoire. En 1755 ingresó en la Real Academia de Pintura y Escultura, de la que fue acádemico en 1758 gracias a los retratos que realizó de dos escultores de la institución, Edme ­Bouchardon, hoy en el Museo del Louvre de París y Guillaume Coustou en el Museo del Palacio de Versalles. En 1756 fue reclamado en el Palacio Real de Versalles para pintar los retratos de los hijos del delfín, los futuros reyes Luis XVI y Luis XVIII. Con los dos anteriores retratos citados participó en el Salón Oficial de París. Logró su consagración como pintor y protección vitalicia de la familia real con el Retrato del duque de Berry y el conde de Provence jugando con un perro. Su técnica de fluida pincelada y una viva y variada paleta de colores, logró el éxito total con el conceptual retrato pastoril, que le alejaban del los principios del recargado y grandilocuente barroco a la forma que había introducido en Francia Hyacinthe Rigaud. Sus clientes disfrutaron de sus composiciones menos pomposas, que convirtieron a principes y princesas en «campesinos y jardineros». Idealizó a miembros de la corte y de la alta sociedad parisina, tanto adultos como niños, sin ahondar en la personalidad de estos, que dado su alto grado de refinamiento y estilización, aparecen más como maniquies que como personas. Su tela «Concierto en el campo», de 1758, está considerada una de sus obras maestras, junto a el retrato de Luis XV, ambos en el Museo del Palacio de Versalles. Desde 1771 fue primer pintor del conde de Provence y desde 1774 consejero de la Academia de París. Practicó también la miniatura. En los pequeños lienzos que guarda el Museo del Prado están copiados los retratos de Madame de Pompadour, que finalizó después del fallecimiento de ésta, se alberga en National Gallery de Londres, realizado entre 1763 y 1764, y de Madame du Barry, original en una colección particular, que fue expuesto en el Salón y firmado en 1770. Su hijo Jean Germain Drouais fue también pintor. Murió en París, el 21 de octubre de 1775.

You Might Also Like

No Comments

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.