Efemerides, Poesia

Novalis: El hombre de la flor azul

mayo 2, 2010

“Cuando veas un gigante, examina antes la posición del sol. no vaya a ser la sombra de un pigmeo.”

Novalis

Friedrich Freiherr von Hardenberg nació en el Castillo de Oberwiederstedt, Sajonia, Alemania, el 2 de mayo de 1772.
Encuadrado en el “Primer Romanticismo”, es uno de los pocos poetas que alcanzó de una fama y veneración casi de santidad, debido quizá a una biografía poco menos que de leyenda, leyenda que crearon sus propios amigos, y se convirtió en un icono del espíritu romántico tras su muerte muy temprana.
Es conocido como “el poeta del alma” o “el hombre de la flor azul“.
Estaba iniciado en todas las ciencias e hizo de ellas un uso particularísimo, como nos lo hace ver su predilección por las matemáticas. Todas las tendencias profundas de su ser lo impulsaban a buscar, con ayuda de las adquisiciones científicas más diversas, una fórmula del universo, única y soberana… Espíritu religioso ante todo, encariñado con los secretos y los progresos del alma, atrajo hacia su experiencia personal lo que para otros no pasaba de comprobación objetiva.
“Novalis, gran iniciador de los filósofos de la naturaleza los supera a todos”, dijo de él Albert Béguin.
Contradictorio en todo caso: místico profano y libertario religioso, nos dejó un legado extenso de aforismos y comentarios.
Murió de tisis en Weißenfels el 25 de marzo de 1801.

1

Qué hubiera sin ti sido? me pregunto.
¿Qué es lo que yo sin ti no hubiera sido?
Al temor y a la angustia destinado,
Sólo en el mundo hubiérame yo visto.
No sabría de cierto lo que amara,
Me sería el futuro un negro abismo;
Y cuando el corazón se conturbase
¿Quién dar podría a mi dolor alivio?

Consumido de amor y de tristeza
Fuérame el día cual la noche obscuro;
Sólo viera, a través de amargas lágrimas,
De nuestra vida el desbocado curso.
En mi hogar hallaría sólo angustia
Y perpetua inquietud dentro del mundo.
¿Quién sin un fiel amigo allá en el cielo
En la tierra podría estar seguro?
Pero Cristo se me ha manifestado
Y firmemente en Él desde ahora creo.
Vida de luz, !cuán presto tú disipas
La vacua obscuridad sin fundamento!
Sólo Él, sólo Él me ha vuelto hombre;
Claro el destino a su presencia veo;
La flora tropical, hasta en el Norte,
En torno surgirá del que yo quiero.

Hora de amor es para mi la vida;
Habla amor y es delicia el mundo todo;
De salud brota hierba en toda herida
Y todo corazón late de gozo.
Sus infinitos dones, cual un niño
Dócil y humilde, sonriendo acojo;
Cierto que entre nosotros Él alienta,
Aun cuando nos reunamos dos tan sólo.

Salid, salid por todos los caminos,
Id a buscar a los que van errantes,
Tendedles compasivos vuestra mano
Y a nuestra compañía convidadles.
El cielo ha descendido ya a la tierra;
Unidos todos en la fe veámosle.
De par en par también lo tendrá abierto
Aquel que en la fe nuestra comulgare.

El antiguo delirio del pecado
Anidaba de tiempo en nuestro pecho;
Meros juguetes del dolor y el goce,
En la noche vagábamos cual ciegos.
Parecía enemigo de los dioses
El hombre, un crimen cada acción; si el cielo
Pareció alguna vez querer hablarnos,
Tan sólo nos habló de muerte y miedo.

El corazón, la fuente de la vida,
De maldad al espíritu alojaba;
Aun en nuestros días más risueños,
Era inquietud tan sólo la ganancia.
Aquí en la tierra férreas ligaduras
A los hombres temblando aprisionaban:
El temor a la muerte justiciera
Ahogaba el postrer rasgo de esperanza.

Un salvador, un hijo de los hombres,
El gran libertador entonces vino,
Y encendió en lo interior de nuestro pecho
Fuego purificante de amor vivo.
Sólo entonces el cielo, como el nuestro
Antiguo solar patrio, abierto vimos;
Podíamos tener fe y esperanza,
Y con Dios nos sentíamos unidos.

Desapareció el pecado de nosotros;
Gozoso se volvió nuestro camino;
Como el mejor de todos los regalos
Se hizo presente de esta fe a los niños.
Así santificada nuestra vida,
Transcurrió como un sueño beatífico,
Y, apenas se notó, de tan sereno,
De nuestra muerte el tránsito temido.

Helo aquí aún a nuestro dulce Amado,
Envuelto en su esplendor maravilloso,
De espinas, su corona ensangrentada,
Acerbo llanto arranca a nuestros ojos.
Bienvenido nos sea todo hermano
Cuyas manos se tiendan a nosotros;
Limpio de corazón, pronto sazone
Del paraíso en fruto deleitoso.

4
Entre tantas horas gratas
Que he pasado en mi existencia,
una tan sólo amo yo:
En que, entre acerbos dolores,
Descubrí dentro del alma
Quien por nosotros murió.

Vi mi mundo hecho pedazos,
Por un gusano roído;
Marchito mi corazón;
Toda ilusión, toda dicha,
Yacía bajo su losa;
En mí, todo era aflicción.

Enfermaba yo en silencio,
Dejar el mundo anhelaba
En mi eterno delirar,
Cuando al pronto, de la tumba,
Se alzó la losa, y el alma
Abrióse de par en par.

A quien vi, quien de su mano
Llevaba, nadie lo supo;
Lo veré en eternidad.
Y esta serena, entre todas

Mis horas, cual mis heridas,
Abierta por siempre está.

Novalis

Obras:
La casa de Novalis en Weißenfels, Alemania. Aquí murió Novalis, el poeta romántico temprano, en 1801.La enciclopedia. Editorial Fundamentos, 1976. ISBN 978-84-245-0173-0.
La cristiandad o Europa. Centro de Estudios Políticos y Constitucionales, 1977. ISBN 978-84-259-0608-4.
Enrique de Ofterdinguen. Bruguera, 1983. ISBN 978-84-02-09737-8.
Escritos escogidos. Visor Libros, 1984. ISBN 978-84-7522-184-7.
Los discípulos en Sais. Ediciones Hiperión, 1988. ISBN 978-84-7517-228-6.
Himnos a la noche. Editorial Pre-Textos, 1995. ISBN 978-84-8191-027-8.
Himnos a la noche. Cuadernos Pau de Damasc, 1995.
Himnos a la noche; Enrique de Ofterdingen. Ediciones Altaya, 1996. ISBN 978-84-487-0387-5.
Escritos escogidos. Ediciones Orbis, 1998. ISBN 978-84-402-2328-9.
Poesías completas; Los discípulos en Sais. Dvd Ediciones, 2000. ISBN 978-84-95007-23-0.
Himnos a la noche. Cánticos espirituales. Círculo de Lectores, 2001. ISBN 978-84-226-8893-8.
Canciones espirituales. Editorial Renacimiento, 2006. ISBN 978-84-8472-148-2.
Gérmenes o fragmentos. Editorial Renacimiento, 2006. ISBN 978-84-8472-162-8.
Estudios sobre Fichte y otros escritos. Ediciones Akal, 2007. ISBN 978-84-460-1204-7.

You Might Also Like

No Comments

  • Reply Bitacoras.com mayo 2, 2010 at 3:24 pm

    Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com:   Novalis nació en el Castillo de Oberwiederstedt, Sajonia (Alemania) el 2 de mayo de 1772 Friedrich Freiherr von Hardenberg, Novalis, encuadrado en el “Primer Romanticismo”, es uno de los pocos poetas que alcanzó de u……

  • Reply Johann Heinrich Füssli: Neoclasicismo trágico | Trianarts julio 20, 2013 at 5:57 pm

    […] tiene muchos paralelismos con el “romanticismo oscuro” que habían practicado Novalis, Hölderlin, Jean Paul y […]

  • Reply Georg Trakl: Grodek | Trianarts agosto 3, 2014 at 4:38 pm

    […] Austria. Su obra, con una clara influenciada de autores como Arthur Rimbaud, Friedrich Hölderlin y Novalis, osciló entre el expresionismo y el simbolismo, convirtiéndose en un gran legado para […]

  • Reply George Trakl: De profundis | Trianarts octubre 10, 2014 at 1:44 am

    […] siempre dentro de la estética expresionista, aunque también su poesía estuvo influenciada por Novalis y Arthur Rimbaud. Murió el 3 de noviembre de 1914, en Cracovia, Polonia. También de George Trakl […]

  • Reply Georg Trakl: Crepúsculo en el alma | Trianarts octubre 18, 2014 at 11:36 am

    […] Austria. Su obra, con una clara influenciada de autores como Arthur Rimbaud, Friedrich Hölderlin y Novalis, osciló entre el expresionismo y el simbolismo, convirtiéndose en un gran legado para […]

  • Reply George Trakl: A los enmudecidos | Trianarts octubre 18, 2014 at 11:43 am

    […] Austria. Su obra, con una clara influenciada de autores como Arthur Rimbaud, Friedrich Hölderlin y Novalis, osciló entre el expresionismo y el simbolismo, convirtiéndose en un gran legado para […]

  • Reply Georg Trakl: De profundis II | Trianarts enero 13, 2015 at 1:21 am

    […] siempre dentro de la estética expresionista, aunque también su poesía estuvo influenciada por Novalis y Arthur Rimbaud. Murió el 3 de noviembre de 1914, en Cracovia, […]

  • Reply George Trakl: La iglesia muerta » Trianarts abril 9, 2015 at 12:30 am

    […] siempre dentro de la estética expresionista, aunque también su poesía estuvo influenciada por Novalis y Arthur Rimbaud. Inició una vida bohemia al entrar a formar parte del círculo poético Apollo, en […]

  • Reply Recordando a Novalis: El extranjero » Trianarts mayo 2, 2015 at 12:36 am

    […] “Novalis: ¿Qué hubiera sin tí sido? me pregunto.”: AQUÍ […]

  • Reply Georg Trakl: Queja - Trianarts octubre 19, 2015 at 12:12 am

    […] Austria. Su obra, con una clara influenciada de autores como Arthur Rimbaud, Friedrich Hölderlin y Novalis, osciló entre el expresionismo y el simbolismo, convirtiéndose en un gran legado para […]

  • Deja un comentario