Poesia

Pedro Garfias: Asturias

agosto 9, 2019


«… Dejadme a mí, dejadme a la ventura
andar, llorar sin voz, mirar en vano
hasta caer sobre la tierra oscura
con la frente en el cuenco de mi mano.»

PG

Mi recuerdo al poeta salmantino, en el aniversario de su muerte.

«Asturias»

Asturias, si yo pudiera,
si yo supiera cantarte…
Asturias verde de montes
y negra de minerales.

Yo soy un hombre del Sur
polvo, sol, fatiga y hambre,
hambre de pan y horizontes…
¡Hambre!
Bajo la piel resecada
ríos sólidos de sangre
y el corazón asfixiado
sin venas para aliviarte.
Los ojos ciegos, los ojos
ciegos de tanto mirarte
sin verte, Asturias lejana,
hija de mi misma madre.

Dos veces, dos, has tenido
ocasión para jugarte
la vida en una partida,
y las dos te la jugaste.

¿Quién derribará ese árbol
de Asturias, ya sin ramaje,
desnudo, seco, clavado
con su raíz entrañable
que corre por toda España
crispándonos de coraje?

Mirad, obreros del mundo
su silueta recortarse
contra este cielo impasible
vertical, inquebrantable,
firme sobre roca firme,
herida viva  su carne.

Millones de puños gritan
su cólera por los aires,
millones de corazones
golpean contra sus cárceles.

Prepara tu salto último
lívida muerte cobarde
prepara tu último salto
que Asturias esta aguardándote
sola en mitad de la Tierra,
hija de mi misma madre.

Pedro Garfias – 1937

De: «Poesías de la guerra española» – México 1941
Recogido en: Pedro Garfias – Poesías completas
Ed. Alpuerto 1996©
ISBN: 978-84-381026-1-9

Pedro Garfias Zurita nació en Salamanca, el 20 de mayo de 1901.
Poeta perteneciente a la Generación del 27′ que pasó su juventud entre Sevilla y Córdoba, hasta 1918 que marchó a Madrid para estudiar Derecho.
Ese mismo año en la tertulia de Rafael Cansinos Assens del Café Colonial, junto a un grupo de jóvenes poetas, Guillermo de Torre, César A. Comet, José Rivas Panedas redactaron el primer Manifiesto ultraísta. En 1919 participó en la Fiesta del Ultra organizada por el Ateneo de Sevilla y en 1920 recitó algunos de sus poemas en un acto presentado por Adriano del Valle. Ese mismo año figuró entre los firmantes de un poema automático colectivo enviado por Jorge Luis Borges a Tristán Tzara, que había proyectado junto a Gerardo Diego y Juan Larrea, que jamás se publicó.
En 1921 participó en una velada ultraísta y frecuentó la Residencia de Estudiantes.
En 1923 volvió a Andalucía, residiendo en varios pueblos sevillanos y cordobeses como recaudador de impuestos.
En 1926 dio un nuevo recital en el Ateneo de Sevilla y en 1927 participó en el famoso Homenaje a Luis de Góngora, aunque no aparece en la conocida foto de la Generación del 27.
Fue un entusiasta de las Vanguardias literarias: Dadaísmo, Ultraísmo y Creacionismo.
Con la llegada de la Segunda República ingresó y participó de forma activa con su pluma en el Partido Comunista de España.
De vuelta a Madrid, en 1934, publico sus poemas en diversas revistas, entre ellas, Horizonte, donde también había colaborado Rafael Alberti y Federico García Lorca.
Participó intensamente en la Guerra Civil, en el bando republicano, desempeñando la comisaría del batallón Villafranca y del batallón Bautista Garcet. Fue uno de los fundadores de la Alianza de Intelectuales Antifascistas para la Defensa de la Cultura. Así mismo estuvo en el frente de Córdoba como comisario político en Pozoblanco, más tarde en Valencia como Comisario General de Guerra; colaboró en el periódico Frente Rojo y en las revistas Hora de España, El Mono Azul y otras varias publicaciones de poesía recogidas en el volumen Poesías de guerra, publicada en Valencia en 1937.
En 1938 le fue concedido el Premio Nacional de Poesía por un jurado formado por Antonio Machado, Enrique Díez Canedo y Tomás Navarro, por «sus Poesías de la guerra española».
Tras la derrota del bando republicano, huyó a Francia, donde fue detenido e internado en un campo concentración; a finales de abril de 1939 logró salir y llegar a Inglaterra, residiendo en un castillo donde empezó su problema de alcoholismo.
En junio de 1939 llegó al puerto de Veracruz, México, tras haber sido evacuado a bordo del buque francés Sinaia, formando parte del primer contingente de mil seiscientos veinte republicanos que habían logrado salir de España.
Residió en México, hasta su muerte en la ciudad de Monterrey, ocurrida el 9 de agosto de 1967, donde está enterrado.
Le fue levantada una estatua en la plaza Sevilla de Guadalajara.

También de Pedro Garfias en este blog:

«Pedro Garfias: Porque te siento lejos…»: AQUÍ

«Pedro Garfias: Por el aroma roto de un recuerdo»: AQUÍ

Bibliografía poética:

Primavera en Eaton Hastings – México, Tezontle, 1939.
Poesías de la guerra española – 1941. (Prólogo de Juan Rejano).
Elegía a la presa de Dnieprostoi – 1943.
De soledad y otros pesares – 1948.
Viejos y nuevos poemas – 1951 (Prólogo de Juan Rejano).
Río de aguas amargas – 1953.
Veintidós poemas – 1969.
Vida y obra. Poesía inédita. Autógrafos. Málaga – 1982.
Poesía completa, Ayuntamiento de Córdoba 1989.
Obra poética completa – 1993.
Poesías Completas – 1997

Victor Manuel San José le puso música a este soberbio poema dedicado a Asturias:

You Might Also Like

No Comments

  • Reply Bitacoras.com agosto 24, 2014 at 10:50 pm

    Información Bitacoras.com

    Valora en Bitacoras.com: “…Dejadme a mí, dejadme a la ventura andar, llorar sin voz, mirar en vano hasta caer sobre la tierra oscura con la frente en el cuenco de mi mano.” PG “Asturias” Asturias, si yo pudiera, si yo supiera cantarte… A…

  • Deja un comentario

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.