Refranero y Frases.

Virginia Woolf: Sus frases

enero 25, 2018

“Amar nos separa de los demás. “
VW

Recordando a la escritora feminista británica en el aniversario de su nacimiento.

Virginia Woolf

Algunas de sus frases recogidas de sus obras:

Amar nos separa de los demás. (La Señora Dalloway).

Cada secreto del alma de un escritor, cada experiencia de su vida, cada atributo de su mente, se hallan ampliamente escritos en sus obra.

Cada uno tenía su pasado encerrado dentro de sí mismo, como las hojas de un libro aprendido por ellos de memoria; y sus amigos podían sólo leer el título. (El cuarto de Jacobo)

Creo que todas las novelas tratan del carácter y que es para expresar el carácter, no el sueño de doctrinas, el cantar canciones o el celebrar las glorias del Imperio Británico que la forma de la novela, tan rica, elástica y viva, va evolucionando. (Mr Bennett and Ms. Brown).

El amor es una ilusión, una historia que una construye en su mente, consciente todo el tiempo de que no es verdad, y por eso pone cuidado en no destruir la ilusión.

Es obvio el que los valores de las mujeres difieren con frecuencia de los valores creados por el otro sexo y sin embargo son los valores masculinos los que predominan. (Una habitación).

Es vano y una tontería el hablar de conocer el Griego. (El lector común).

La vida es sueño; el despertar es lo que nos mata.

La vida misma, cada momento de ella, cada gota de ella, aquí en este instante, ahora, en el Sol, en Regent’s Park, fue suficiente, de hecho, demasiado. (La señora Dalloway).

La vida. es un halo luminoso, una envoltura semitransparente que nos envuelve desde que tenemos una conciencia hasta el final. (Ficción Moderna).

Las mujeres han vivido todos estos siglos como esposas, con el poder mágico y delicioso de reflejar la figura del hombre, el doble de su tamaño natural. (Una habitación).

No había que traer hijos a un mundo como éste. No había que perpetuar el sufrimiento, ni acrecentar el número de animales lujuriosos, carentes de emociones duraderas, que sólo se movían, que iban de aquí para allá, llevados por sus caprichos y por sus vanidades. (“La Señora Dalloway”)

No hay barrera, cerradura ni cerrojo que puedas imponer a la libertad de mi mente.

No son las catástrofes, los asesinatos, las muertes, las enfermedades las que nos envejecen y nos matan; es la manera como los demás miran y ríen y suben las escalinatas del autobús. (El cuarto de Jacobo)

Nos produce náusea la vista de personalidades triviales que se descomponen en la eternidad de lo impreso. (El lector común).

Sí, siempre mantened los clásicos a la mano para prevenir la caída. (Diario).

Somos siluetas recortadas, somos hueros fantasmas que se mueven en la niebla, sin perspectiva. (“Las olas”)

Uno no puede pensar bien, amar bien, dormir bien, si no ha comido bien. (Una habitación propia)

Virginia Woolf

Adeline Virginia Stephen, su nombre de soltera, nació en Hyde Park Gate, en Kensington, Londres, el 25 de enero de 1882.
Novelista, ensayista, feminista y escritora de cuentos de origen británico, está considerada como una de las figuras más relevantes del modernismo literario del siglo XX.
Tras la muerte de su padre, ella junto a sus hermanos Vanessa y Adrian vendieron la casa Hyde Park Gate y compraron una casa en Gordon Square, en Bloomsbury.
Se casó con el escritor Leonard Woolf, el 10 de agosto de 1912.
La casa pronto se convirtió en un punto de reunión de artistas y escritores, entre los que estaban su hermana, la pintora Vanessa Bell, su marido Clive Bell, el pintor Roger Fry, Marjorie Snowdon, Mary Creighton, Sylvia Milman, Duncan Grant, John Nash, Henry Lamb, Edward Wadsworth, y Mary Hutchinson entre otros.
Su libro: “Una habitación propia”, de 1929, se convertiría en un auténtico estandarte del movimiento feminista, ya que en él se relatan las dificultades de las mujeres para poder ser escritoras en un mundo dominado por los hombres.
A lo largo de su vida tuvo varios episodios depresivos muy fuertes, padeciendo lo que posteriormente se conocería como trastorno bipolar, durante una de estas crisis, el día 28 de marzo de 1941, cuando contaba con 59 años de edad, se llenó los bolsillos con piedras y se arrojó al río Ouse, muy cerca de su casa, muriendo ahogada; su cuerpo no fue recuperado hasta casi un mes después.

Entrada actualizada y ampliada el 25 de enero de 2017.

You Might Also Like

1 Comment

  • Reply Bitacoras.com enero 25, 2016 at 2:38 am

    Información Bitacoras.com

    Valora en Bitacoras.com: Recordando a Virginia Woolf: Sus frases La entrada Recordando a Virginia Woolf: Sus frases aparece primero en Trianarts.

  • Deja un comentario

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.