Poesia

Richard Bach: Juan Salvador Gaviota

junio 23, 2018

“La única Ley verdadera es aquella que conduce a la libertad…”
RB

Richard Bach cumple hoy 82 años, hace 50, alguien, a quien quiero mucho, me regaló su libro más famoso; desde entonces lo he leído y releído muchas veces a lo largo de mi vida…

“Juan Salvador Gaviota”

“Amanecía, y el nuevo sol pintaba de oro las ondas de un mar tranquilo. Chapoteaba un pesquero a un kilómetro de la costa cuando, de pronto, rasgó el aire la voz llamando a la Bandada de la Comida y una multitud de mil gaviotas se aglomeró para regatear y luchar por cada pizca de comida. Comenzaba otro día de ajetreos. Pero alejado y solitario, más allá de barcas y playas, está practicando Juan Salvador Gaviota. A treinta metros de altura, bajó sus pies palmeados, alzó su pico, y se esforzó por mantener en sus alas esa dolorosa y difícil posición requerida para lograr un vuelo pausado. Aminoró su velocidad hasta que el viento no fue mas que un susurro en su cara, hasta que el océano pareció detenerse allá abajo…” (Primer párrafo)

“… De modo que esto es el cielo, pensó, y tuvo que sonreírse. No es muy respetuoso analizar el cielo justo en el momento en que uno está a punto de entrar en él.
Al venir de la Tierra por encima de las nubes y en formación cerrada con las dos resplandecientes gaviotas, vio que su propio cuerpo se hacía tan resplandeciente como el de ellas.
En verdad, allí estaba el mismo y joven Juan Gaviota, el que siempre había existido detrás de sus ojos dorados, pero la forma exterior había cambiado.
Su cuerpo sentía como gaviota, pero ya volaba mucho mejor que con el antiguo.
¡Vaya, pero si con la mitad del esfuerzo, pensó, obtengo el doble de velocidad, el doble de rendimiento que en mis mejores días en la Tierra¡
Brillaban sus plumas, ahora de un blanco resplandeciente, y sus alas eran lisas y perfectas como láminas de plata pulida. Empezó gozoso, a familiarizarse con ellas , a imprimir potencia en estas nuevas alas.
… De pronto se separaron las nubes y sus compañeros gritaron:
─Feliz aterrizaje, Juan- y desaparecieron sin dejar rastro.
… El recuerdo de su vida en la Tierra se le estaba haciendo borroso. La Tierra había sido un lugar donde había aprendido mucho, por supuesto, pero los detalles se le hacían ya nebulosos; recordaba algo de la lucha por la comida, y de haber sido un Exiliado.
La docena de gaviotas que estaba cerca de la playa vino a saludarle sin que ni una dijera una palabra. Sólo sintió que se le daba la bienvenida y que ésta era su casa. Había sido un gran día para él, un día cuyo amanecer ya no recordaba.
… Durante los próximos días vio Juan que había aquí tanto que aprender sobre el vuelo como en la vida que había dejado. Pero con una diferencia. Aquí había gaviotas que pensaban como él. Ya que para cada una de ellas lo más importante de sus vidas era alcanzar y palpar la perfección de lo que más amaban hacer: volar. Eran pájaros magníficos, todos ellos, y pasaban hora tras hora cada día ejercitándose en volar, ensayando aeronáutica avanzada.
… La única respuesta que puedo dar, Juan, es que tú eres una gaviota en un millón. La mayoría de nosotros progresamos con mucha lentitud. Pasamos de un mundo a otro casi exactamente igual, olvidando en seguida de dónde habíamos venido, sin preocuparnos hacia dónde íbamos ¿ Tienes idea de cuantas vidas debinos cruzar antes de que lográramos la primera idea de que hay más en la vida que comer, luchar o alcanzar poder en la Bandada? ¡Mil vidas, Juan, diez mil. Y luego cien vidas más hasta que empezamos a aprender que hay algo llamado perfección y otras cien para comprender que la meta de la vida es encontrar esa perfección y reflejarla… La misma norma se aplica ahora a nosotros, por supuesto: elegimos nuestro mundo venidero mediante lo que hemos aprendido de éste. No aprendas nada, y el próximo mundo será igual que éste, con las mismas limitaciones y pesos de plomo que superar.
─Pero tú, Juan, aprendiste tanto de una vez que no has tenido que pasar por mil vidas para llegar a ésta.
Una noche, las gaviotas que no estaban practicando vuelos nocturnos se quedaron en la arena, pensando. Juan echó mano de todo su coraje y se acercó a la Gaviota  Mayor, de quien se decía iba pronto a trasladarse más allá de este mundo.

… Y aunque intentó parecer adecuadamente severo ante sus alumnos, Pedro Gaviota les vio de pronto tal y como eran realmente, sólo por un momento, y más que gustarle, amó aquello que vio. ¿ No hay límites Juan? pensó, y sonrío. Su carrera hacia el aprendizaje había empezado.”

Richard Bach

Fragemento final de: “Juan Salvador Gaviota” – 1970
Traducción de Carol y Frederick Howell
Ed. Pomaire 1972
ISBN: 978-84-286-0066-X

Richard Bach nació en Oak Park, Illinois, el 23 de junio de 1936.
Escritor y piloto de aviación norteamericano, y al que todos conocemos especialmente por su obra. “Juan Salvador Gaviota” (Jonathan Livingston Seagull), que publicó en 1970, y que fue llevada al cine en 1973.
De 1957 a 1962 fue piloto de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos. Durante esa época empezó a escribir algunos artículos para revistas especializadas en aviación, convirtiéndose en 1963 en editor de la revista Flying, cargo que ocupó hasta el 1964.
Toda su vida ha estado unida a la aviación llegando a afirmar que volar era su religión.

El cantante norteamericano Neil Diamond compuso y grabó la banda sonora de Juan Salvador Gaviota:

Obra:

Ajeno a la Tierra (Stranger to the Ground) – 1963
Biplano (Biplane) – 1966
Nada es azar (Nothing by Chance) – 1969
Juan Salvador Gaviota (Jonathan Livingston Seagull) – 1970
El don de volar (A Gift of Wings) – 1974
Ningún lugar está lejos (There’s No Such Place as Far Away) – 1976
Ilusiones (Illusions: The Adventures of a Reluctant Messiah) – 1977
El puente hacia el infinito (The Bridge Across Forever: A Love Story) – 1984
Uno (One) – 1988
Al otro lado del tiempo – 1993
Alas para vivir (Running from Safety) – 1995
Fuera de mi Mente (Out of my Mind) – 2000
Crónicas de los hurones I. En el mar – 2002
Crónicas de los hurones II. En el aire – 2002
Crónicas de los hurones III. Con las musas – 2003
Crónicas de los hurones IV. En el rancho – 2003
Manual del Mesías: Recordatorios para el Alma Avanzada (Messiah’s Handbook: Reminders for the Advanced Soul) – 2004
Vidas Curiosas: Las Aventuras de las Crónicas del Hurón (Curious Lives: Adventures from the Ferret Chronicles) – 2005
Vuela Conmigo (Hypnotizing Maria) 2009
Gracias a tus malos padres (Thank Your Wicked Parents: Blessings from a Difficult Childhood) – 2012
Viajes con Puff (Travels with Puff: A Gentle Game of Life and Death) – 2013)

You Might Also Like

No Comments

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.