Narrativa, Pintura

Sergio Astorga. «Cartas y asociados S.A. de R.L

julio 24, 2009

 las_cartas-1.jpg picture by TrianaTubes

Pinchar en el gráfico para ver tamaño real del acrílico.

Leer a Sergio Astorga cada día es un lujazo, es siempre un «cargapilas», es un malabarista del lenguaje y las palabras, da igual que nos cuente algo intrascendente que de pronto nos sorprenda con alegatos fuertes y densos siempre rebelandose contra todo lo que menoscabe la dignidad del ser humano, pero como digo lo hace de forma tan magistral, que siempre te gustaría seguir leyendo más…

    Gracias amigo por permitirme traer al Sr. L a Trianarts, que se viste de fiesta cada vez que tus letras y colores la enriquecen.

Sergio Astorga. «Cartas y asociados S.A. de R.L

«En mangas de camisa y con el corbatín anudado como símbolo de pulcritud, el señor L. acomodaba en riguroso orden temático las cincuenta y cinco cartas en sus respectivos expedientes.
Terminados los preparativos, el señor L. suspiró gozoso. De su gran escritorio, abrió el cajón izquierdo para sacar un pañuelo. La inicial de su nombre, bordada con hilo azul y en tipo gótico, contrastaba con la blancura del encaje. Dobló el pañuelo con delicadeza. Secó las pequeñas gotas de sudor que se aferraban a su frente. Tuvo la sensación de encontrarse bañado por una lucidez indómita, y con el vigor de un mariscal en campaña, presionó el botón del conmutador.

– ¡Buenos días señorita!
– Buenos- contestó una voz añeja en su fastidio.
– Haga el favor de pasar al expediente treinta y dos.

El señor L. sin esperar la respuesta se enfrascó en el aseo de su monóculo. Inspeccionó el expediente y no satisfecho con la transparencia de su visión, limpió de nueva cuenta el altivo monóculo.
Al abrirse la puerta de su oficina, un potente rayo de luz se ablandó sobre la alfombra.

-¡Adelante, adelante! –invitó el señor L. mientras jugueteaba con su pluma de carey.

Una gabardina impersonal se acercó presurosa al escritorio.

-Permítame su comprobante de registro… ¿lo trae?…perfecto.

Una mano huesuda extendió la tarjeta. Con mirada sagaz el señor L. observó la callosidad violeta del dedo medio.

-Escribe usted a mano, ¿verdad? Hábito irreprochable, es más permítame felicitarlo. No hay como escribir con su propio puño y letra… después, si se quiere, porqué no, podemos utilizar la máquina… Disculpe que no le ofrezca una silla, usted sabe que nos encontramos en plena mudanza y, para nosotros, lo más importante es tener las cartas y los expedientes en orden.

El señor L. sonrió benevolente al mirar su reloj, apoyó sus dedos sobre el escritorio y prosiguió solemne:

-En contra de nuestra costumbre, nos vimos obligados a enviarle un telegrama para solicitar su presencia. ¡Hecho inaudito!, créame. Quebrantar las reglas nos fue muy penoso. Hubiéramos preferido una carta, pero la urgencia del caso lo ameritaba… No se podrá quejar, la redacción del telegrama se hizo con el más riguroso estilo que exige el género: síntesis y claridad absoluta… pero, entremos en materia querido amigo; lo mandamos llamar por dos razones: la primera, para participarle los avances de este Centro y la segunda… bueno, usted habrá sacado sus conclusiones. Antes que nada, quiero aclararle que todos los pormenores se le harán llegar por carta a vuelta de correo. Nuestra reunión tiene exclusivamente un carácter informativo muy general… No se impaciente amigo mío, todo por orden, usted bien sabe que la estructura es lo primero.

El señor L. destapó el frasco de porcelana que siempre tenía sobre su escritorio, introdujo una cucharita de plástico y sorbió un poco de miel de abeja. Al sentir que lo invadía un aliento aterciopelado, su voz procuró acariciar cada palabra.

-Nuestra Mesa Directiva, a través de la Secretaría General de la Sección Cuarenta y Cinco, a mi cargo, se complace en informarle el éxito sin precedentes que ha tenido nuestro Centro, del que usted, sin lugar a dudas es un miembro distinguido. Cada día nuestro Centro se extiende incontenible, ganándose la confianza y respeto de nuestros asociados. Con decirle que ya en cualquier rincón del país, contamos con una Sección autorizada y en comunicación permanente con su Centro Madre. Tenemos Secciones regionales, municipales y de distrito que cubren prácticamente todo el territorio nacional… ¿No se alegra usted?… ¡Imagínese! cada hora recibimos un alud de cartas… Nuestra Mesa Directiva, con gran visión y después de acaloradas discusiones, aprobó la formación de un Instituto de Investigación con los mejores cartistas del mundo, que se encargarán de estudiar con profundidad el contenido de nuestro gran archivo, para después, publicar una antología semanal, que a petición de los asociados se les enviará por correo sin costo alguno. También se dispuso la creación de un Departamento de Archí bonhomía por computadora. La modernidad amigo mío… la modernidad.

Con la mirada atónita, el hombre del impermeable permanecía de pié, como un fantasma en su ambiente. El señor L. le ofreció un respiro cordial. Limpió su monóculo. Sacó la carta de un fólder y esperó a que llegara la inspiración.

-Amigo mío, ha llegado el momento que a usted más le interesa. Supongo que habrá intuido lo que voy a decirle… Tómelo con madurez, ¿quiere? Su carta ha sido rechazada. Vamos no se desanime… esto es así. Le aseguro que haremos todo lo que esté de nuestra parte para solucionar el problema… Su carta fue recibida por el Departamento de Estilística, el veinticuatro de febrero del año en curso. Después de un concienzudo análisis, y con sus respectivas acotaciones y sugerencias, se turnó a la Secretaría General. Yo personalmente la he leído con mucho cuidado y estoy de acuerdo con nuestro Departamento de Estilística. Amigo mío, usted se ha despeñado. Un error imperdonable, elemental… ¡Su carta ha perdido al sujeto!… No se preocupe, esto suele pasar… Nuestros expertos lo denominan error por ofuscamiento. Yo para serle sincero, califico ésta perdida del sujeto con más severidad. Usted ha cometido el error del testarudo. ¿No haberse dado cuenta de la pérdida del sujeto, porque me imagino que usted relee y corrige su carta antes de mandarla? En fin… no se preocupe. Su problema tiene solución… Lo que más me agrada –se lo digo de manera confidencial- es la inutilidad y obsesión del contenido. Una de las virtudes más caras de éste Centro, se encuentra precisamente en las cartas que nos dan a entender la inutilidad de la escritura, la obsesión en sí misma, la pérdida total de cualquier interés que no sea escribir. Egoísmo fascinante, ¿no cree usted?…

Conmovido por sus palabras, el señor L. sacó su libreta de apuntes y escribió con gran soltura: “obsesión más inutilidad, igual a escritura. La escritura es directamente proporcional al egoísmo que la provoca”. Guardó su libreta y continuó en tono familiar:

-¡Sí usted supiera la cantidad de cartas que he leído! Se sorprendería, se lo aseguro. En mis cuarenta años de servicio, he visto desaparecer familias enteras, ¿digo familias? Generaciones se han perdido por una obsesión. Mundos se inventan y se destruyen al mismo tiempo. Suicidios, abandonos, homicidios. La relación humana pierde sentido. ¡Imagínese! Y esto lo sabe mejor que yo, que de buenas a primeras un individuo lo deje todo: esposa, familia, amigos, trabajo; porque decide que la única finalidad de su existencia se encuentra en escribir sus propias cartas, pensar que el mundo sólo le pertenece al escribirlo… Usted se preguntará ¿cuáles son los temas más frecuentes?. No existe respuesta. Me he encontrado, desde la transformación de un individuo por tener una piedra en el zapato, hasta la perdida total de la identidad. Nada se escapa a la obsesión amigo mío… nada. Según veo en su expediente, usted ha enviado treinta cartas. Debe estar tranquilo, su existencia no es tan inútil… Sólo me resta recordarle que a la mayor brevedad posible, le enviaremos por escrito el estado que guardo nuestro Centro; los éxitos y proyectos para éste año; la lista de todos lo asociados, así como de sus direcciones.
La carta rechazada no se la podemos entregar en éste momento, usted la recibirá junto con otra, donde se amplía nítidamente el motivo del rechazo… Quiero ofrecerle de nuevo la disculpa de nuestra Mesa Directiva y la mía en lo personal, por haberlo citado a través de un telegrama. Le aseguro que no se repetirá.

El hombre del impermeable se alejó muy despacio, mientras fijaba en su memoria la imagen del frasco de porcelana, que obsesivamente contempló todo el tiempo.
Con una satisfacción refulgente, el señor L. arregló los papeles de su escritorio, limpió su monóculo y presionó el botón del conmutador.

– Señorita, haga pasar al expediente dieciocho… ¿No me escucha?… Que pase el expediente dieciocho.
– ¿Qué nombre?
El mundo estalló en los oídos del señor L. tiró el monóculo, derramó la miel sobre el escritorio.

-¿Cómo es posible que corrompa la razón de ser de nuestro Centro? Es inconcebible… ¿Quién la contrató?… Lo que importa señorita, escúchelo bien, lo que importa en éste Centro no son los individuos, mucho menos sus nombres. Grábeselo señorita, lo que importa son las cartas… únicamente las cartas.»
Sergio Astorga.
Acuarela/papel 56 x 76 cm.

Podeis leer esta y otras magnificas entradas de Sergio, como tambien ver un gran numero de su obra pictorica en uno de los mejores blogs que conozco de la red: Antojos

You Might Also Like

No Comments

  • Reply Bitacoras.com julio 24, 2009 at 3:26 pm

    Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com:   Pinchar en el gráfico para ver tamaño real del acrílico. Leer a Sergio Astorga cada día es un lujazo, es siempre un “cargapilas”, es un malabarista del lenguaje y las palabras, da igual que nos cuente algo intrascendente qu…..

  • Reply Antonio Ruiz Bonilla julio 24, 2009 at 4:46 pm

    Realmente original, ya conocía su blog.
    Un saludo

  • Reply izaskunlegarza julio 24, 2009 at 11:07 pm

    Por la cuenta que me trae y la amistad de múltiples patas que nos une, gracias, muchas gracias Maribel por traernos de nuevo a Sergio. A mí este relato me resultó triste y requetebueno. Pero ya saben:yo soy así.
    Un beso y mil gracias por la visita. 😛

  • Reply Webmaster julio 25, 2009 at 12:43 pm

    :cigarette:

  • Reply sergio astorga julio 27, 2009 at 8:50 pm

    Triana, llego tarde, fui a Colorado a las montañas por cuatro días, y hoy que me integro veo con gran felicidad que estoy otravez dando lata en tu casa, no creas que soy ingrato,
    Muchas gracias Triana, es para mi un lujazo tener lectores tan inteligentes que me toleran mis multiples antojos.
    Un gran abrazo al mejor estilo del género.
    Sergio Astorga

  • Reply Triana julio 27, 2009 at 11:05 pm

    Sergio, el lujazo es para mi que me permitas traerme tus magníficos antojos, sabes que los admiro y los disfruto y que además me halagues de esa forma.
    De todo corazón, gracias por estar y por ser como eres.
    Un abrazo de fans incondicional.

  • Reply Sergio Astorga: Mi amigo | Trianarts septiembre 26, 2011 at 1:18 am

    […] “Sergio Astorga. “Cartas y asociados S.A. de R.L” […]

  • Deja un comentario

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.