Literatura, Poesia

Vicente Huidobro: Total

diciembre 8, 2014

“He oído un ruido de cadenas que se rompen. Ha nacido un hombre”
VH

“Total”

Basta ya de vuestros pedazos de hombre, de vuestros pequeños trozos de vida. Basta ya de cortar el hombre y la tierra y el mar y el cielo.

Basta de vuestros fragmentos y de vuestras pequeñas voces sutiles que hablan por una parte de vuestro corazón y por un dedo precioso.

No se puede fraccionar el hombre, porque hay todo el universo, las estrellas, las montañas, el mar, las selvas, el día y la noche.

Basta de vuestras guerras adentro de vuestra piel o algunos pasos más allá de vuestra piel.

El pecho contra la cabeza, la cabeza contra el pecho.

El ojo contra la oreja, la oreja contra el ojo.

El brazo derecho contra el brazo izquierdo, el brazo izquierdo contra el brazo derecho.

El sentimiento contra la razón, la razón contra el sentimiento.

El espíritu contra la materia, la materia contra el espíritu.

La realidad contra el sueño, el sueño contra la realidad.

Lo concreto contra lo abstracto, lo abstracto contra lo concreto.

El día contra la noche, la noche contra el día.

El Norte contra el Sur, el Sur contra el Norte.

¿No podéis dar un hombre, todo un hombre, un hombre entero?

El mundo está harto de vuestras voces de canario monocorde. Tenéis lengua de príncipes y es preciso tener lengua de hombre.

Es preferible oír los discursos de un picapedrero, porque él al menos siente su cólera y conoce su destino, él está en la pasión y quiere romper las limitaciones.

En cambio, vosotros no dais la gran palabra que se mueve en su vientre. No sabéis revelarla.

La gran palabra que será el clamor del hombre en el infinito, que será el alarido de los continentes y los mares hacia el cielo embrujado y la tierra escamoteada, el canto del ser realizando su gran sueño, el canto de la nueva conciencia, el canto total del hombre total.

El mundo os vuelve las espaldas, poetas, porque vuestra lengua es demasiado diminuta, demasiado pegada a vuestro yo mezquino y más refinada que vuestros confites. Habéis perdido el sentido de la unidad, habéis olvidado el verbo creador.

El verbo cósmico, el verbo en el cual flotan los mundos. Porque al principio era el verbo y al fin será también el verbo.

Una voz grande y calma, fuerte y sin vanidad.

La voz de una nueva civilización naciente, la voz de un mundo de hombres y no de clases. Una voz de poeta que pertenece a la humanidad y no a cierto clan. Como especialista, tu primera especialidad, poeta, es ser humano, integralmente humano. No se trata de negar tu oficio, pero tu oficio es oficio de hombre y no de flor.

Ninguna castración interna del hombre ni tampoco del mundo externo. Ni castración espiritual ni castración social.

Después de tanta tesis y tanta antítesis, es preciso ahora la gran síntesis.

Nuestra época posee también sus bellas cabezas de algodón. De algodón con pretensiones explosivas, pero absolutamente hidrófilo.

¡Ah, ya sé! La medida, la famosa medida. Sois todos muy medidos. Si a veces esto no fuera un pretexto, si a veces ello no sirviera sino para esconder vuestro vacío.

Habéis nacido en la época en que se inventó el metro. Todos medís un metro sesenta y ocho, y tenéis miedo, miedo de romperos la cabeza contra el techo.

Pero necesitamos un hombre sin miedo. Queremos un ancho espíritu sintético, un hombre total, un hombre que refleje toda nuestra época, como esos grandes poetas que fueron la garganta de su siglo.

Lo esperamos con los oídos abiertos como los brazos del amor.

Vicente Huidobro

Vicente García-Huidobro Fernández nació en Santiago de Chile el 10 de enero de 1893.
Creador y exponente del “creacionismo”, está considerado como uno de los cuatro grandes de la poesía de Chile junto a Pablo Neruda, De Rokha y Gabriela Mistral.
Murió en Cartagena, Chile, el 2 de enero de 1948.

*La imagen es una obra del pintor Carlos Sangro

También de Vicente Huidobro en este blog:

“Vicente Huidobro: Fatiga”: AQUÍ

“Vicente Huidobro: El célebre océano”: AQUÍ

“Vicente Huidobro: Días y noches te he buscado…”: AQUÍ

“Vicente Huidobro – La poesía – Aforismos”: AQUÍ

“Mi recuerdo a Vicente Huidobro: Noche, de Poemas árticos”: AQUÍ

Bibliografía:

Ecos del alma, Santiago de Chile, Imprenta Chile, 1911.
La gruta del silencio, Santiago de Chile, Imprenta Universitaria, 1913.
Canciones en la noche, Santiago de Chile, Imprenta Chile, 1913.
Pasando y pasando, Santiago de Chile, Imprenta Chile, 1914; descargable desde el portal Memoria Chilena
Las pagodas ocultas, Santiago de Chile, Imprenta Universitaria, 1914.
Adán, Santiago de Chile, Imprenta Universitaria, 1916.
El espejo de agua, Buenos Aires, Orión, 1916.
Horizon carré, París, Paul Birault, 1917.
Poemas árticos, Madrid, Pueyo, 1918.
Ecuatorial, Madrid, Pueyo, 1918.
Tour Eiffel, Madrid, s. e., 1918. (escrito en francés)
Hallali, Madrid, Ediciones Jesús López, 1918.
Saisons choisies, París, La Cible, 1921.
Finis Britannia, París, Fiat Lux, 1923.
Automne régulier, París, Librairie de France, 1925.
Tout à coup, París, Au Sans Pareil, 1925.
Manifestes, París, Revue Mondiale, 1925.
Vientos contrarios, Santiago de Chile, Nascimento, 1926.
Mío Cid Campeador, Madrid, Compañía Iberoamericana de Publicaciones, 1929.
Temblor de cielo, Madrid, Plutarco, 1931.
Altazor o el viaje en paracaídas, Madrid, Compañía Iberoamericana de Publicaciones, 1931; descargable desde el portal Memoria Chilena
Tremblement de ciel, París, l’As de Coeur, 1932.
Gilles de Raíz, París, Totem, 1932; descargable desde el portal Memoria Chilena
La próxima, Santiago de Chile, Walton, 1934.
Papá o el diario de Alicia Mir, Santiago de Chile, Walton, 1934.
Cagliostro, Santiago de Chile, Zig-Zag, 1934.
En la luna, Santiago de Chile, Ercilla, 1934.
Tres novelas ejemplares, Santiago de Chile, Zig-Zag, 1935 (con Hans Arp).
Sátiro o el poder de las palabras, Santiago de Chile, Zig-Zag, 1939.
Ver y palpar, Santiago de Chile, Ercilla, 1941.
El ciudadano del olvido, Santiago de Chile, Ercilla, 1941.
Últimos poemas, Santiago de Chile, Ahués Hermanos, 1948; descargable desde el portal Memoria Chilena
Obras completas, 2 vols., Santiago de Chile, Zig-Zag, 1964 (recopilación de Braulio Arenas).
Obras completas, 2 vols., Santiago de Chile, Andrés Bello, 1976 (recopilación ampliada de Hugo Montes).
Epistolario entre Huidobro y su madre; Archivo del Escritor, LOM, Santiago, 1997 descargable desde el portal Memoria Chilena
Obra poética, edición crítica bajo la coordinación de Cedomil Goic; ALLCA XX, Colección Archivos, 45, Madrid, 2003
Poesía y creación, antología, selección de Gabriele Morelli; Fundación Banco Santander, Madrid, 2013
“Antología, Altazor y otros poemas”. Selección de José Manuel Zañartu, Ilustraciones de Catalina Silva Guzmán. Editorial Zigzag, Santiago, Chile, 2013.

You Might Also Like

No Comments

  • Reply Bitacoras.com diciembre 8, 2014 at 7:43 pm

    Información Bitacoras.com

    Valora en Bitacoras.com: “He oído un ruido de cadenas que se rompen. Ha nacido un hombre” VH “Total” Basta ya de vuestros pedazos de hombre, de vuestros pequeños trozos de vida. Basta ya de cortar el hombre y la tierra y el mar y el cielo. Basta de v..…

  • Reply Vicente Huidobro: Fatiga | Trianarts febrero 25, 2015 at 12:24 am

    […] “Vicente Huidobro: Total”: AQUÍ […]

  • Deja un comentario

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.