Poesia

Walt Whitman: Una hoja de hierba

marzo 26, 2020


«…El último celaje del día,
se detiene a esperar por mí…!
WW

Mi recuerdo al poeta estadounidense, en el aniversario de su muerte.

«Una hoja de hierba»

Creo que una hoja de hierba, no es menos
que el día de trabajo de las estrellas,
y que una hormiga es perfecta,
y un grano de arena,
y el huevo del régulo,
son igualmente perfectos,
y que la rana es una obra maestra,
digna de los señalados,
y que la zarzamora podría adornar,
los salones del paraíso,
y que la articulación más pequeña de mi mano,
avergüenza a las máquinas,
y que la vaca que pasta, con su cabeza gacha,
supera todas las estatuas,
y que un ratón es milagro suficiente,
como para hacer dudar,
a seis trillones de infieles.

Descubro que en mí,
se incorporaron, el gneiss y el carbón,
el musgo de largos filamentos, frutas, granos y raíces.
Que estoy estucado totalmente
con los cuadrúpedos y los pájaros,
que hubo motivos para lo que he dejado allá lejos
y que puedo hacerlo volver atrás,
y hacia mí, cuando quiera.
Es vano acelerar la vergüenza,
es vano que las plutónicas rocas,
me envíen su calor al acercarme,
es vano que el mastodonte se retrase,
y se oculte detrás del polvo de sus huesos,
es vano que se alejen los objetos muchas leguas
y asuman formas multitudinales,
es vano que el océano esculpa calaveras
y se oculten en ellas los monstruos marinos,
es vano que el aguilucho
use de morada el cielo,
es vano que la serpiente se deslice
entre lianas y troncos,
es vano que el reno huya
refugiándose en lo recóndito del bosque,
es vano que las morsas se dirijan al norte
al Labrador.
Yo les sigo velozmente, yo asciendo hasta el nido
en la fisura del peñasco.

Walt Whitman

Traducción de León Felipe

Walt Whitman nació en Long Island, Nueva York, el 31 de Mayo de 1819.
Desde niño leyó con avidez los clásicos, interesándose muy especialmente en Goethe, Hegel y Emerson, quienes se convirtieron luego en su fuente de inspiración.
Abandonó los estudios básicos para emplearse como ayudante de imprenta y más tarde ofició como maestro y periodista, escribiendo artículos para diversas revistas y periódicos.
En 1850 se trasladó a New Orleans para trabajar en el campo de la construcción. Cinco años más tarde, tras un gran esfuerzo económico, publicó su famosa obra “Hojas de hierba”, alabada en todos los medios literarios y reeditada un sinnúmero de veces.
Durante la Guerra Civil norteamericana sirvió como ayudante de enfermería. Al terminar el conflicto continuó añadiendo poemas para las nuevas ediciones de su obra y escribiendo ensayos de contenido político.
El poeta se refirió a temas políticos durante toda su vida. Apoyó la cláusula Wilmot y se opuso a la extensión de la esclavitud, si bien fue muy crítico con el movimiento abolicionista. En 1865 escribió el famoso poema “¡Oh, Capitán! ¡Mi Capitán!” en homenaje a Abraham Lincoln después de su asesinato.
Whitman estaba altamente influido por el deísmo. Negaba que alguna fe fuese más importante que otra y abrazaba todas las religiones por igual.
En Canto a mí mismo realizó un catálogo de las grandes religiones indicando en ellas que respetaba y aceptaba todas ellas, un sentimiento que más tarde plasmaría en su poema “With Antecedents”, afirmando: “Adopto cada teoría, cada mito, cada dios y semi dios. Veo que los viejos mitos, biblias y genealogías son ciertos, sin excepción”.
El estilo de vida vagabundo de Whitman fue adoptado por el movimiento beat y sus líderes como Allen Ginsberg o Jack Kerouac.
Aquejado por varias enfermedades, se estableció en Camden, New Jersey, donde falleció el 26 de marzo de 1892.

Alianza Editorial reeditó «Hojas de hierba» – Antología bilingüe, con selección, traducción e introducción de Manuel Villar Raso.
Reseña de «Hojas de hierba», escrita por  Santos Domíngez Ramos, en su blog: «Encuentros de lecturas»: AQUÍ

También de Walt Whitman en este blog:

«Walt Whitman: Mira hacia abajo, hermosa luna»: AQUÍ

«Walt Whitman: Veintiocho muchachos…»: AQUÍ

«Walt Whitman: Hay algo en mí…»: AQUÍ

«Walt Whitman: El pasado y el presente se marchitan»: AQUÍ

«Walt Whitman: La antorcha»: AQUÍ

«Walt Whitman: Con potente música vengo…»: AQUÍ

«Walt Whitman: Una araña paciente y silenciosa…»: AQUÍ

«Walt Whitman: La extensión de mi cuerpo»: AQUÍ

«Walt Whitman: Oh capitán, mi capitán»: AQUÍ

«Vive, de Walt Whitman»: AQUÍ

«Walt Whitman: El halcón moteado cala sobre mí…»: AQUÍ

«Walt Whitman: Postrera invocación»: AQUÍ

«Walt Whitman: Una hoja de hierba»: AQUÍ

«Walt Whitman: Canto a mi mismo (fragmento)»: AQUÍ

«Walt Whitman: Mira tan lejos como puedas»: AQUÍ

«Una hoja de hierba de Walt Whitman»: AQUÍ

Bibliografía poética:

Franklin Evans – 1842
Hojas de hierba (Leaves of Grass) – 1855 y sucesivas ediciones ampliadas hasta 1892
Drum-Taps – 1865
Memoranda During the War
Specimen Days
Democratic Vistas – 1871
*La fotografía es de Alexander Kitsenko

You Might Also Like

No Comments

  • Reply Bitacoras.com julio 27, 2012 at 4:46 pm

    Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: “…El último celaje del día, se detiene a esperar por mí…! “Una hoja de hierba” Creo que una hoja de hierba, no es menos que el día de trabajo de las estrellas, y que una hormiga es perfecta, y un grano de arena,……

  • Reply Walt Whitman: El halcón moteado cala sobre mí… | Trianarts septiembre 16, 2012 at 11:40 pm

    […] “Walt Whitman: Una hoja de hierba: AQUÍ […]

  • Reply Walt Whitman: Oh capitán, mi capitán » Trianarts | Trianarts enero 31, 2013 at 2:13 am

    […] “Walt Whitman: Una hoja de hierba: AQUÍ […]

  • Reply Recordando a Walt Whitman: Postrera invocación | Trianarts mayo 31, 2013 at 11:25 pm

    […] “Walt Whitman: Una hoja de hierba: AQUÍ […]

  • Reply Mi recuerdo a Walt Whitman: Una araña paciente y silenciosa… | Trianarts mayo 30, 2014 at 11:20 pm

    […] “Walt Whitman: Una hoja de hierba”: AQUÍ […]

  • Responder a Bitacoras.com Cancelar respuesta

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.