Pintura

André Masson: Surrealismo y expresionismo abstracto

enero 4, 2017

Clic en la imagen para ver más obras

André Masson

Nació en Balagny-sur-Thérain, departamento de Oise, Francia, el 4 de enero de 1896.
Pasó su infancia en un ambiente rural, en contacto directo con la naturaleza, algo que fue una fuerte influencia en su obra a lo largo de toda su carrera.

Inició su formación con sólo once años de edad, matriculándose en la Académie Royale des Beaux-Arts y las artes Décoratifs École des en Bruselas, en la que tuvo como maestro al simbolista Constant Montald.
Con dieciséis años logró el el Gran Premio de Pintura de l’Académie.

Marchó a París para continuar sus estudios en L’École des Beaux-Arts.
Captó su interés la obra de Nicolas Poussin, en especial, sus temas mitológicos, motivo que él mismo practicaría con frecuencia en su pintura.

En 1914, conoció la obra de Friedrich Nietzsche, que ejercería una poderosa influencia sobre él a lo largo de toda su vida.
Durante la Primera Guerra Mundial, en 1915 se unió a la Infantería francesa, luchando en la Batalla del Somme, siendo herido gravemente en el pecho necesitando una prolongada hospitalización.

La experiencia bélica le traumatizó a la vez que le ocasionó una crisis espiritual, por lo que fue ingresado, aunque por un espacio breve de tiempo en un sanatorio mental.
En la década de 1920 practico durante un tiempo el cubismo, hasta que entró en contacto con los surrealistas, al conocer a Max Jacob.

En 1922, el marchante Kahnweiler le ofreció un contrato, y Ernest Hemingway y Gertrude Stein le compraron algunas cuadros; su estudio de la rue Blomet se convirtió en ese tiempo en un concurrido lugar de reunión de artistas y escritores
En 1924, André Breton le invitó a unirse al Movimiento Surrealista, tras visitar la primera exposición individual de Masson, celebrada en la en la Galería Simon.

En esos momentos el artista se vuelca de lleno en las técnicas del automatismo surrealista.
A partir de 1925 numerosos de sus dibujos fueron publicados en la revista: La révolution surrealiste.

Curioso y experimentador siempre, comenzó a utilizar la arena en sus cuadros, arrojándola sobre el lienzo previamente engrasado.
En 1927 conoce a Alberto Giacometti y bajo su supervisión, realizó su primera escultura: Metamorfosis.
En 1929 fue de alguna forma distanciándose de los surrealistas por no sentirse cómodo con la orientación política de estos.
En 1931, pintó la serie Masacres y al año siguiente conoció a Henri Matisse, con quien pasó una temporada en Niza.

En 1933 llevó a cabo varios diseños de escenografía teatral, entre ellos “Los Destinos”, de Léonide Massine.
En 1936 dibujó la cubierta para la reedición de “Bataille Acéphale”, y continuó realizando dibujos para distintas publicaciones hasta 1939.

También en 1936 visitó España, y algunas de las obras realizadas durante la estancia en el país, “Aube a Montserrat” y “Paysage aux prodiges”, se publican en la revista Minotaure.

Reanudó el contacto con el grupo en 1936, para romper definitivamente con ellos, en 1943.
Durante la Segunda Guerra Mundial se exilió a Estados Unidos, estableciéndose en Nueva York, donde continuó experimentado y asimilando la influencia de pintores más jóvenes que él, como Jackson Pollock.

Poco después paso un tiempo en una localidad de rural de Connecticut, donde de nuevo la naturaleza volvió a inspirarle, dando lugar a una serie de obras expresionistas, a los que incorporó motivos sobre los indios americanos, y otros mitológicos.
Volvió a Francia en 1946, época en la que su pintura había evolucionado con diferentes influencias, incluso de atrás en el tiempo, como de los impresionistas, el expresionismo abstracto y el tachismo.

En 1954 le fue concedido el Gran Premio Nacional de Artes.
Su pintura fue haciéndose cada vez más abstracta.
En 1958 la Bienal de Venecia le dedicó una sala entera a su obra.

En 1965 el novelista, y en ese momento Ministro de Asuntos Culturales, André Malraux, le encargó a pintar el techo del Théâtre de l’Odéon de París.
Su primera gran retrospectiva tuvo lugar en el Museo de Arte de Baltimore en 1941.

Le sucedieron otras en: la Akademie der Künste, Berlín, en 1964; en el Stedelijk Museum, Amsterdam, en 1964; en el Museo de Arte Moderno de Nueva York, en 1976; en el Museo de Bellas Artes de Houston, en 1976-77; en el Musée d’Art Moderne de la Ville de Paris, en 1976-77; en el Centro Georges Pompidou de París, en 1981; y en la Hayward Gallery de Londres, en 1987.

Murió en París, el 28 de octubre de 1987.
Su obra está representada en los más importantes museos de arte moderno de todo el mundo. En España podemos ver una muestra importante de ella en el Museo Reina Sofía de Madrid.

*Entrada actualizada y ampliada el 4 de enero de 2017.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

You Might Also Like

No Comments

Deja un comentario