Pintura

Ernst Fuchs: Padre del realismo fantástico

Marzo 20, 2014

Click en la imagen para ver más obras

Ernst Fuchs

Nació el 13 de febrero 1930 en Viena, Austria
Fue uno de los iniciadores del realismo fantástico de Escuela de Viena. Artista polifacético, es además de pintor, dibujante, grabador, escultor , arquitecto , escenógrafo, compositor , poeta y cantante.

Inició su formación artística en escultura a cargo de  Emmy Steinbock y en la Escuela de Pintura de Santa Ana, en la que tuvo como maestro al profesor Fröhlich.
Más tarde, en 1945,  ingresó en la Academia de Bellas Artes de Viena, estando a cargo de Robin C. Anderson y de Albert Paris von Gütersloh.

En la Academia, conoció a los que serían sus compañeros en la fundación de la Escuela de Viena del realismo fantástico: Arik Brauer, Rudolf Hausner, Wolfgang Hutter, y Lehmden Antón.

Igualmente fue uno de los fundadores de la “Arte Club y la Hundsgruppe”, que estuvo  activo entre 1945 y 1951. En estos años en los que conoció a Gustav Klimt, del que recibió una fuerte influencia y a Egon Schiele, posteriormente  de Max Pechstein , Campendonck Heinrich, Edvard Munch, Henry Moore y de Pablo Picasso.

También en esta época, estudio a viejos maestros, como Albrecht Altdorfer , Alberto Durero, Matthias Grünewald y Martin Schongauer, reviviendo la técnica mixta de la pintura (Mischtechnik); en esta técnica, se utiliza el temple al huevo, que sirve para incrementar el volumen, y óleo mezclado con resina para crear efectos de cristal o de joya.

De entre los maestros que recibió influencias, ademas del citado Klimt, se encuentran Jacques Callot, Jan Van Eyck y Jean Fouquet.
En 1958, fundó en Viena, la Galerie Fuchs-Fischoff, con el fin de promover y apoyar los pintores vieneses más jóvenes del realismo fantástico.
De 1950 a 1961, residió en París, viajando a Estados Unidos y de Israel.

Apasionado de estos temas, estudió el simbolismo de los alquimistas y la lectura de Psicología y Alquimia de Jung.
Se convirtió al catolicismo en 1956, estaba bautizado, su madre lo había hecho para eludir ser enviado a un campo de concentración nazi; y en 1957, ingresó en la Abadía de la Dormición en el Monte Sión, en la que comenzó a trabajar en su monumental “Última Cena” además de realizar pinturas de pequeño tamaño sobre temas religiosos como “Moisés y la zarza ardiente”.

En 1972, compró la villa abandonada de Otto Wagner en Hütteldorf, tras rehabilitarla, en 1988, la convirtió en el Museo de Ernst Fuchs.
A partir de 1974, diseñó escenografías y vestuario para  óperas de Mozart y Wagner; en esta misma década realizó también diseños industriales para vajillas de porcelana.

En 1993, se le hizo una exposición retrospectiva en el Museo Estatal Ruso de San Petersburgo, una de las primeras realizadas en este lugar de pintores occidentales que tuvo una importante acogida.

*Esta entrada fue publicada en este blog el 11 de diciembre de 2011. Ha sido actualizada y ampliada con mas de cien obras el 20 de marzo de 2014.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

You Might Also Like

2 Comments

  • Reply Bitacoras.com Diciembre 11, 2011 at 6:02 pm

    Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: Click en la imagen para ver más obras Ernst Fuchs Nació el 13 de febrero 1930 en Viena, Austria Uno de los iniciadores del realismo fantástico de Escuela de Viena, es además de pintor, dibujante, grabador, escultor , arqu……

  • Reply Jean-Marie Poumeyrol y el realismo fantástico | Trianarts Junio 1, 2013 at 11:28 pm

    […] Ernst Fuchs recuerda vívidamente la atmósfera de estos días: Ernst Fuchs, fundador de la Escuela de Viena del realismo fantástico recuerda: “Era 1945,  un rayo de esperanza, un anhelo de libertad despertó en el pueblo, todavía rodeado por el humo y la oscuridad de la guerra final. Ahora que la guerra había terminado en Europa, un pequeño grupo de pintores se reunieron en la devastada por las bombas, Academia en la Schillerplatz, para iniciar una nueva dirección en el arte. Ellos sólo estaban vagamente orientados: no había nada para ver y guiarse en este nuevo arte moderno, sólo se podían escuchar cuentos de la meca de la pintura: París.” […]

  • Deja un comentario