Historia

Florence Nightingale: Madre de la enfermería moderna

agosto 13, 2017

“Educar no es enseñar al hombre a saber, sino a hacer”
FN

Florence Nightingale

Nació en Florencia, Italia, el 12 de mayo de 1820.
Está considerada como la madre de la enfermería moderna, siendo la creadora del primer modelo de enfermería como concepto.
Fue enviada a cuidar los heridos del hospital de campaña a la guerra de Krimea,  en unos meses consiguió descender, de forma importante, la mortalidad de los soldados heridos; sólo con la aplicación de medidas higiénicas se comprobó que las infecciones por falta de asepsia, causaban más bajas que las balas.

“El objetivo fundamental de su modelo es conservar la energía vital del paciente y, considerando la acción que ejerce la naturaleza sobre los individuos, colocarlo en las mejores condiciones posibles para que ésta actúe sobre él”.
Su teoría se centró en el medio ambiente. Creía que “un entorno saludable era necesario para aplicar unos adecuados cuidados de enfermería”. Afirmó que: ” hay cinco puntos esenciales para asegurar la salubridad de las viviendas: aire puro, agua pura, desagües eficaces, limpieza y luz”. Indicó la necesidad de la atención domiciliaria: “las enfermeras que prestan sus servicios en la atención a domicilio deben enseñar a los enfermos y a sus familiares a ayudarse a sí mismos para mantener su independencia”.

Su modelo considera la enfermería como una vocación religiosa, sólo para mujeres. Sus puntos fuertes fueron la educación, la experiencia y la observación. La práctica de la enfermería implica “el uso adecuado del aire fresco, la luz, el calor, la limpieza, la tranquilidad, y la oportuna selección y administración de dietas. Todo ello con el menor gasto posible de la energía vital del paciente para evitar la enfermedad”.
Fue la primera mujer miembro de la Royal Statistical Society británica, y miembro honorario de la American Statistical Association.
Murió en Londres el 13 de Agosto de 1910.

Algunas de sus frases:

Aunque desde el punto de vista intelectual se ha dado un paso adelante, desde el punto de vista práctico no se ha progresado. La mujer está en desequilibrio. Su educación para la acción no va al mismo ritmo que su enriquecimiento intelectual.

Cuando ya no sea ni siquiera una memoria, tan sólo un nombre, confío en que mi voz podrá perpetuar la gran obra de mi vida. Dios bendiga a mis viejos y queridos camaradas de Balaclava y los traiga a salvo a la orilla.

Educar no es enseñar al hombre a saber, sino a hacer.

Hay que realizar ensayos, hay que emprender esfuerzos; algunos cuerpos tienen que caer en la brecha para que otros pasen sobre ellos.

Lo primero que recuerdo, y también lo último, es que quería trabajar como enfermera o, al menos, quería trabajar en la enseñanza, pero en la enseñanza de los delincuentes más que en la de los jóvenes. Sin embargo, yo no había recibido la educación necesaria para ello

La observación indica cómo está el paciente; la reflexión indica qué hay que hacer; la destreza práctica indica cómo hay que hacerlo. La formación y la experiencia son necesarias para saber cómo observar y qué observar; cómo pensar y qué pensar.

Las mujeres anhelan una educación que les enseñe a enseñar, que les enseñe las reglas de la mente humana y cómo aplicarlas.

Lo importante no es lo que nos hace el destino, sino lo que nosotros hacemos de él.

Pero cuando haya suprimido todo aquel dolor y sufrimiento que en los pacientes son los síntomas, no de su enfermedad, sino de la ausencia de los ya mencionados elementos esenciales para que se realice el proceso reparador de la Naturaleza, entonces sabremos cuáles son los síntomas de la enfermedad.

Se supone que las mujeres no deben tener una ocupación suficientemente importante para no ser interrumpidas; ellas se han acostumbrado a considerar la ocupación intelectual como un pasatiempo egoísta, y es su deber dejarlo para atender a alguien más pequeño que ellas.

Si pudiéramos ser educados dejando al margen lo que la gente piense o deje de pensar, y teniendo en cuenta sólo lo que en principio es bueno o malo, ¡Qué diferente sería todo!

Tengo una naturaleza moral y activa, que requiere satisfacción y eso no lo encontraría si pasara la vida en compromisos sociales y organizando las cosas domésticas.

… Y sabiendo, en la situación actual, lo imperfecta que puede ser tal educación, anhelan una experiencia, pero una experiencia aplicada y sistematizada.

Yo solemnemente me prometo a mi misma ante Dios y la presencia de esta asamblea pasar mi vida en pureza y practicar mi profesión fielmente. Yo me abstendré de lo que nocivo y malicioso y no tomaré o intencionadamente administraré alguna droga nociva. Yo tendré todo en mi poder para mantener y elevar el nivel de mi profesión y mantener en confidencia todo el material comprendido a mi cargo y asuntos familiares aplicando mi conocimiento en la práctica de mi vocación. Con lealtad me esforzare a ayudar al médico en este trabajo, y me dedicaré a la salud de aquellos que están a mi cuidado.

Florence Nigthingale

*La primera imagen es un grabado de Everett
** La segunda imagen es de Jerry Barrett.
*** La tercera imagen es un retrato de Florence Nigthingale de hacia 1850.
**** La cuarta imagen es una fotografía del monumento a Florence Nigthingale, en la Plaza de Waterloo de Londres.
**** La quinta imagen es un grabado de Florence en los últimos años de su vida realizado por William Blake Richmond.

*Entrada publicada el 12 de mayo de 2009. Ha sido actualizada y ampliada el 13 de agosto de 2017.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

You Might Also Like

No Comments

  • Reply Bitacoras.com mayo 12, 2009 at 1:08 am

    Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com:   Florence Nightingale El 12 de mayo de 1820, nace en Florencia, considerada como la madre de la enfermeria moderna, creó el primer modelo de enfermeria como concepto, en unos meses consiguó descender, de forma importante, l…

  • Reply sergio astorga mayo 12, 2009 at 8:39 pm

    Triana, me reintegro con enorme gusto a tu casa, y con la mención de una mujer admirable, pionera corajosa, inteligente, Florence, figura que en este momento de pandemia resurge su figura.
    Un abrazo sin tapa bocas.
    Sergio Astorga

    Último post en la Web de…sergio astorga…Mayo

  • Reply Triana mayo 12, 2009 at 11:04 pm

    Sergio, Florence, fue un referente desde que decidí ser enfermera, su espiritu y la luz de su lampara, siempre me acompañaron junto Virginia Henderson, sus modelos han sido el camino que la nueva enfermeria, la que aplica el metódo científico en sus modelos, ha seguido para desarrollarse y evolucionar, fueron duros años de gran lucha en los que tuvimos que derribar grandes barreras hasta conseguir una identidad propia.

    No sabes como me alegra el reencuentro.

    Un abrazo blanco de luz.

  • Reply izaskun mayo 14, 2009 at 6:41 am

    Qué bellísima entrada, Triana querida. Qué bien contar con referentes que nos guíen. Un beso,
    Izaskun

  • Reply Triana mayo 19, 2009 at 12:57 am

    Fue muy importante Florence para el avance de la enfermeria y hasta la llegada de la enfermeria moderna, fue el unico que aplicó un metodo a los cuidados.
    Un beso grande.

  • Reply nayeli mayo 2, 2011 at 12:15 am

    hola!! estoy haciendo una investigación sobre Florence Nightingale & quiero decirle que me gusto mucho la informacion que encontre aqui ademas se que me servira de mucho, pero para mi trabajo necesito la referencia bibliografica & si encontre algunos datos como la fecha & el tema solo me falta el nombre de la autora & quisiera saber si podria darmelo, si no le molesta. muchas gracias!

    • Reply Triana mayo 2, 2011 at 12:35 am

      El nombre de la autora de que?

  • Reply nayeli mayo 3, 2011 at 12:52 am

    de quien escibio el texto.

  • Deja un comentario