Pintura

Jean-Michel Basquiat: Graffiti y expresionismo afroamericano

Agosto 12, 2017

Clic en la imagen para ver más obras

Jean-Michel Basquiat

Nació en Brooklyn, Nueva York, el 22 de diciembre de 1960.
Está considerado como el artista visual negro más exitoso de la historia del arte afroamericano.
Poeta, músico, dibujante y pintor, recibió una apreciable educación artística informal; su madre lo llevó a visitar museos (fue miembro júnior del Museo de Brooklyn a los seis años), también lo inició en la lectura de literatura poética, y más tarde lo impulsó a escribir la propia.

Era hijo de un contable haitiano, y de una diseñadora gráfica portorriqueña, que creció en un entorno familiar complicado, el divorcio de sus padres cuando era muy niño, tuvo que cambiar en numerosas ocasiones de domicilio y por tanto de escuela.
Con 16 años ingresó en un centro para alumnos superdotados, del que fue expulsado por su tenaz rebeldía cuando sólo le faltaba un curso para su graduación.

Comenzó a relacionarse con el mundo de los barrios más conflictivos de la ciudad, el ambiente de las drogas y las bandas callejeras.
A partir de 1977 comenzó a practicar el graffiti en los vagones del metro y en fachadas del barrio del Soho, zona donde hay numerosas galerías de arte.

Abandonó su casa y vivió durante dos años en la calle, en casas abandonadas, pudiendo sobrevivir gracias a las camisetas y postales, que pintaba y vendía.
A la vez que continuaba con el graffiti, escribía de forma poética, filósofica, pero sobre todo, practicaba la sátira.

Compartió junto con su compañero inseparable, Al Díaz el pseudónimo: SAMO, (las siglas de Same old shit), es decir, “la misma mierda de siempre”, “la misma porquería”, con el que ambos firmaban sus tags y graffitis, con mensajes crípticos, algo que fue decisivo en su vida.

Sus murales llevaban inscripciones como: “SAMO salva idiotas” o “SAMO pone fin al lavado de cerebro religioso, la política de la nada y la falsa filosofía”. Un artículo publicado sobre esta escritura callejera publicado en The Village Voice, fue la primera señal de que el mundo del arte se interesaba por él.

En 1979 escribió en los muros del SoHo: “SAMO is dead”, desde entonces, abandonó el graffiti, y fundó el Gray, un grupo musical en el que tocaba el clarinete.
En el East Village, músicos y artistas elaboraron su propia subcultura, el hip hop, compartieron su afición por la música rock, por el break y el rap, y llevaron a cabo performances, filmes underground y graffitis.

Fue a partir de 1980, cuando aún continuaba su vida de vagabundo, cuando comenzó a dedicarse en serio a la pintura.
Admiraba el expresionismo abstracto, sobre todo a Franz Kline, los primeros trabajos de Jackson Pollock, las figuras de Willem de Kooning, y las caligrafías de Cy Twombly, esto junto a sus raíces haitianas y portorriqueñas, lograron que tuviera un gran dominio de la expresión gestual.

También fue influenciado por Robert Rauschenberg, y por el Art Brut, de Jean Dubuffet, así como por la cultura popular, sus graffitis lograron una expresividad cada vez más cercana a la que se practicaba en la más nueva pintura norteamericana.
Expuso por primera vez en 1980, en el Times Square Show, donde se exhibía arte alternativo, en un almacén abandonado del Bronx. En ella los diferentes artistas profesionales y graffiteros fueron presentados de forma anónima e indiscriminada, todos mezclados (no había nombres de autores ni rótulos con los títulos de las obras).

Basquiat expuso un mural donde reunía algunos graffitis de SAMO; a pesar de las malas críticas que tacharon la muestra como algo en estado primitivo, irreverente, rebelde, y un ejemplo de mal gusto ,carente de cualquier atisbo de artisticidad, desde ese momento, los artistas los graffiteros fueron objeto de un cada vez mayor reconocimiento, posibilitando su integración en el mundo del arte. Algunas galerías del Soho, como el White Columns y Fashion Moda, cedieron sus espacios para que los grafiteros colgaran en ocasiones sus obras.

En 1981 expuso sus obras en la P.S.1 del Instituto de Arte y Recursos Urbanos de Nueva York.
El artista estrella de la muestra era el fotógrafo Robert Mapplethorpe, por lo que, y como era habitual en este, se cuido al extremo la puesta en escena, logrando un gran éxito de público y crítica, sobre todo para Basquiat, que pudo exponer sus pinturas fuertes, agresivas, de gestos ásperos, de colores simples, pero contundentes. Basquiat acudió a la inauguración fuertemente drogado de cocaína, algo que fue muy desagradable para el público asistente.

Fue en esta muestra donde conocería a Andy Warhol, con el que entabló una gran amistad y una importante colaboración en sus profesiones.
Ese mismo año (1981) expuso sus graffitis en la Documenta de Kassel.
1982 es el año definitivo en el éxito de Basquiat, exponiendo continuamente, de forma individual y colectiva,y es incluido en la exposición Transvanguardia: Italia-América con los más importantes artistas neoexpresionistas.

En 1983 participó en la Bienal del Museo Whitney de Nueva York junto a los representantes emergentes del arte apropiacionista, los nuevos expresionistas, y otros graffitistas.
En 1984 Warhol le presentó al galerista suizo Bruno Bischofberger, quien dio a conocer su obra en Europa y con quien colaboró estrechamente hasta su muerte.

Ese mismo año, su adición a las drogas fue cada vez más preocupante para sus amigos, en ocasiones lo encontraban en estado semicomatoso, sufriendo alucinaciones y tremendas paranoias persecutorias, aunque en esto último tenía sus motivos, era objeto de continuos robos de sus obras, por parte de visitantes a su estudio o en las galerías donde se exhibían.

Durante ese tiempo frecuentó la compañía de Madonna y a otras estrellas de la música y el espectáculo.
Entre 1984 y 1985 las obras transitaron de un estudio a otro, habitualmente los comenzaba Warhol, Clemente los perfeccionaba y Basquiat los remataba. Una de estas obras, “Celebridad”, podemos verla en el Museo Reina Sofía de Madrid, que en 2002 reunió en una muestra obras de los tres artistas.

El que Warhol y Basquiat pintaran juntos fue enriquecedor para ambos, Warhol, que en esa época, practicamente sólo empleaba la serigrafía como técnica, volvió a utilizar el pincel, y Basquiat comenzó a conocer las técnicas mecánicas aplicadas a la pintura.
En 1985 apareció en la portada de la revista dominical The New York Times, siendo así, el primer artista plástico negro en salir en primera plana, siendo algo curioso, teniendo en cuenta que en esa época el estereotipo racista blanco consideraba a los negros buenos deportistas, buenos bailarines o buenos músicos, pero no en campos como las artes plásticas.

En 1986 viajó a África, exponiendo en Abiyán, Costa de Marfil; ese mismo año lo hizo en una gran exposición con más de 80 obras en el Museo Kestner-Gesellschaft de Hanóver, convirtiéndose, con 25 años, en el artista más jovenen exhibir en ese museo.
En 1988 expuso en París y Nueva York, y poco después, ese mismo año con el fin de superar sus adicciones, se retiró a su casa de Hawái.

Volvió a Nueva York tres meses después, asegurando que haber superado su problema, pero el 12 de agosto de 1988, con sólo los 27 años de edad, murió por una sobredosis de heroína en su apartamento de Manhattan.
De julio a noviembre de 2015, el Museo de Bellas Artes de Bilbao, realizó una gran retrospectiva de la obra de Basquiat.

*Entrada actualizada y ampliada el 12 de agosto de 2017.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

You Might Also Like

No Comments

Deja un comentario