Pintura

Il Padovanino: El barroco italiano

julio 20, 2018

Clic en la imagen para ver más obras

Il Padovanino

Alessandro Leone Varotari, conocido como Il Padovanino, nació en Padua, Italia, el 4 de abril de 1588.
Activo en el barroco italiano, era hijo del pintor y arquitecto Dario Varotari, discípulo de Veronés, y de Samaritana, hija de Giovanni Battista Ponchino.

Sus inicios en la pintura fueron de su padre, aunque no se sabe a quien tuvo como maestro posterior, su padre murió cuando él sólo contaba con diez años.
Tras casarse en Padua con Caterina Mesa en 1612, se trasladan a Venecia en 1614, en 1615 ya aparece inscrito en Venecia como pintor, desde donde viajará con frecuencia a Roma.

Estudió profusamente los frescos de Tiziano en la Scuola di San Antonio de Padua en su juventud, de hecho realizó incontables copias de sus obras, siendo clara la influencia que el veneciano ejerció en las primeras obras temprana de Varotari.

En 1618 recibió su primer encargo de importancia para un prócer veneciano “Victoria de los carnutos sobre los normandos”.
En 1619 realizó los diseños para los mosaicos que decoran parte de la Basílica de San Marcos.
Los años siguientes trabajó en la decoración de la iglesia Santa Maria Maggiore.

1625 viajó de nuevo a Roma, donde le llegaron nuevos encargos, entre ellos copiar algunas de las grandes obras de artistas de la generación anterior a la suya.
En la Ciudad de los Papas estudió a grandes maestros, como Michelangelo Buonarotti, Annibale Carracci o Palma el Joven, la influencia de este último se dejó ver en sus obras posteriores.

Participó en el concurso de diseños para la construcción de Santa María della Salute, aunque estos fueron derrotados por los de Baldassare Longhena, teniendo que conformarse con pintar una obra para el altar mayor de dicha basílica.
Aunque debe su fama sobre todo por sus copias, siendo muy respetado en su tiempo, es cierto que se merece por derecho propio, un lugar en la historia de la pintura.

Fue fiel toda su vida al legado que recibió de Tiziano, al que añadió una gran capacidad para la narración y una alta carga sensual en sus figuras, que puede trascender el contrarreformismo de la época.

Tuvo numerosos discípulos, entre ellos: Pietro Liberi, Bartolomeo Scaligeri, Pietro della Vecchia, Giulio Carpioni y su propio hijo, Dario Varotari el Joven y su hermana Chiara Varotari que fue una excelente retratista.
Desde la década de 1640, su pintura evoluciona hacia un barroco más retórico, aunque no perdió nunca la referencia de los maestros del siglo XVI, de cuyas obras hizo numerosas copias que le reportaron otros tantos éxitos.

El Museo del Prado de Madrid alberga una de sus obras “Orfeo y los animales”, que recuerda a su época tizianesca, tanto así que en un principio varios historiadores de arte habían adscrito a este, procedente de la colección de Isabel de Farnesio e inventariado en 1746 en el Palacio de La Granja de San Ildefonso.
Murió en Venecia, el 20 de julio de 1649.

*Entrada publicada el 4 de abril de 2014. Ha sido actualizada y ampliada el 20 de julio de 2018.

You Might Also Like

No Comments

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.