Pintura

George Morren: Luminismo belga

enero 15, 2019

Clic en la imagen para ver más obras

George Morren

Nació en Ekeren, Bélgica, el 20 de julio de 1868.
Creció en una familia burguesa y francófila, que desde niño le instruyó en educación artística.

El pintor y amigo de la familia Émile Claus, enseñó a él ya sus hermanos, siendo su primer maestro.

En 1888, Claus convenció a Arthur Morren para que ingresara a su hijo en el Artesis Hogeschool Antwerpen, centro que abandonó poco después descontento con la rigidez academicista de su enseñanza.

En 1888 se instaló en París, donde completó su formación artística; frecuentó los estudios de Alfred Roll, Pierre Puvis de Chavannes y Eugène Carrière, y entusiasmado con la técnica, comenzó a practicar el impresionismo.

En 1889 conoció a Henry van de Velde, gracias a él asistió a las ferias comerciales de Bruselas, las exposiciones de la Société des Vingt, las exposiciones de arte de los pintores independientes de París y la de los artistas belgas y extranjeros de Avantgarde.

Bajo la influencia de van de Velde, realizó algunas pinturas entre 1890 y 1892, aplicando las teorías puntilistas Georges Seurat.

En 1892, huyendo del neoimpresionismo, comenzó a pintar de una forma más espontánea, influenciado por los pintores británicos William Morris y Walter Crane.

Tras tres años en París, regresó a Amberes, donde participó en varios grupos de vanguardia.

En este tiempo creó pinturas muy luminosas que expuso en las ferias de La Libre Esthétique de Bruselas, la ‘compite et Lumière, y en numerosas exposiciones internacionales entre 1895 y 1913.

Contribuyó al Luminismo que se practicaba en Bélgica con el que alcanzó la cumbre de su segundo período artístico que fue de 1904 al inicio de la Primera Guerra Mundial.

En 1897 se casó con Juliette Melges, instalándose en Amberes donde vivieron diez años antes de mudarse a Bruselas en 1910.

También adquirió una propiedad en Francia, cerca de de Saint-Germain-en-Laye, no lejos de las fincas de los pintores Maurice Denis, Pierre Bonnard y Édouard Vuillard, a quienes visitó con frecuencia, pasando en la localidad casi de forma permanente.

Hacia 1913 inició un nuevo período creativo, su paleta de colores se hizo más tenue. Utilizó pigmento áspero rallado y el pastel, aunque siempre se mantuvo fiel a los ideales impresionistas y no participó en nuevas tendencias que se iniciaban, como el cubismo o el expresionismo.

Su temática variada fue el de las escenas de la vida cotidiana, interiores, bellos bodegones, paisajes y retratos.

En su época más madura se volvió más oscura y sus pinturas adquirieron solemnidad y claridad de expresión.

Regresó definitivamente a Bélgica en 1926 exponiendo en la Galerie Georges Giroux de Bruselas. La prensa elogió unánimemente la retrospectiva pero atrajo menos atención del público. En 1931 tuvo lugar una nueva retrospectiva en el Palais des Beaux-Arts de Bruxelles. Esta vez la exposición fue un gran éxito de crítica y público.

Murió en su casa en Bruselas el 21 de noviembre de 1941 durante la preparación para una nueva retrospectiva en el Palacio de Bellas Artes de Bruselas, que se celebró en abril de 1942.

You Might Also Like

No Comments

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.