Pintura

Giandomenico Tiepolo: Los finales del barroco italiano

septiembre 11, 2018

Clic en la imagen para ver más obras

Giandomenico Tiepolo

Giovanni Domenico (o Giandomenico) Tiepolo nació en Venecia, el 30 de agosto de 1727.
Pintor y grabador, era hijo de Giambattista Tiepolo, el que fue el último gran representante de la monumental pintura veneciana del siglo XVII, cuya influencia es muy fuerte en toda la obra de Giandomenico. Así mismo era hermano del también pintor Lorenzo Tiepolo.

Está considerado como un maestro de transición entre el rococó y la pintura del siglo XIX, ejerció una notable influencia en la obra más joven de Francisco de Goya.

Inició su formación en el taller de su padre, con el que trabajó y colaboró en un buen número de obras hasta la muerte de éste.
No obstante, con veinte años de edad era un artista independiente, y ya realizaba sus propio encargos que le llegaban de Venecia, Brescia, y otras ciudades italianas.

De 1747, son sus primeras obras, ya en solitario, de estas destaca su serie de catorce telas en las que representó la Pasión de Jesus; fueron realizadas para el oratorio de la Cruz, anexo a la iglesia de San Polo, en Venecia; estas pinturas, dotadas de una gran fuerza expresiva, serían el precedente de las que en la pintaría hacia 1771 para la iglesia de San Felipe Neri de Madrid, conservadas actualmente en el Museo del Prado.

Entre 1750 y 1753 pintó con su padre en Würzburg, a la vez que a nivel personal realizó varios óleos, entre ellos una de sus obras más conocidas de tema profano: “El minué”, actualmente en el Museo Nacional de Arte de Cataluña.

Es curioso observar como en las obras religiosas e históricas, es muy fuerte la influencia de su padre, tanto que a veces, es complicado atribuirlas a uno o a otro, mientras que en las de tema profano desarrolló un estilo muy personal; en sus escenas de género, es espléndida su imaginación y originalidad, siendo un gran entusiasta de los bailes de máscaras.
Para la decorar Villa Valmarana, pintó una serie de escenas de fantasía, sirva como ejemplo: “Campesinos comiendo al aire libre”.

En 1762 viajo a España junto a su padre, como ayudante, aunque libre para ejercer su expresividad, como es patente en la “Alegoría de la Monarquía española, del Palacio Real de Madrid”.

A la muerte de su padre, volvió a Italia, donde continuó su trabajo en Venecia, quizá su época más interesante y exitosa, y tal vez la más significativa y personal de toda su trayectoria.

Fue nombrado Presidente de su Academia, en 1780, y pintó frescos para los techos de la Sala Mayor del Consejo del Palacio Ducal.
En la última década de su vida realizó algunos frescos en la villa de su familia en Zianigo, que había comenzado en 1759, y que no finalizó hasta en 1797. En ellos representó la vida del famoso Polichinela, personaje de la Commedia dell’Arte, y que seria un temas recurrente de esta etapa.

Fue altamente reconocido y valorado también por sus grabados, y un gran dibujante, de entre los que destacan algunos caricaturescos y provocativos, aunque de gran sutileza. Fue igualmente un notable retratista.

El Museo del Prado de Madrid, el de Arte de Cataluña y el Museo Thyssen Bornemisza de Madrid, albergan sendas y magníficas muestras de su pintura.
Murió en Venecia, el 3 de marzo de 1804.

*Entrada actualizada y ampliada el 11 de septiembre de 2018.

You Might Also Like

1 Comment

  • Reply Bitacoras.com febrero 21, 2016 at 11:42 pm

    Información Bitacoras.com

    Valora en Bitacoras.com: Giandomenico Tiepolo: Los finales del barroco italiano La entrada Giandomenico Tiepolo: Los finales del barroco italiano aparece primero en Trianarts.

  • Deja un comentario

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.