Pintura

Giovanni Battista Pittoni: Entre el barroco y el rococó veneciano

junio 20, 2019

Clic en la imagen para ver más obras

Giovanni Battista Pittoni

Nació en Venecia el 20 de junio de 1687.
Perteneciente a una familia de pintores, inició su aprendizaje con su tío Francesco Pittoni, con el que colaboró en el cuadro «Sansón y Dalila», en 1716.

Aunque se cree que no viajó fuera de Italia, realizó encargos para varias cortes europeas. Su obra logró una enorme difusión, en Bohemia, Colonia, Dresde, España y Polonia.

Realizó encargos para el palacio de Schönbrunn, en Viena; para el palacio real de San Ildefonso, en La Granja, en Polonia, para la iglesia de Mariacki, en Cracovia.

Sobre todo Bohemia tuvo una gran repercusión, ya que el pintor local Anton Kern, del que fue maestro, al regresar a su tierra natal se convirtió en el principal difusor de su estilo en Europa central.

En los inicios de su carrera su pintura guarda la influencia de los finales del barroco, observándose alguna influencia de Giambattista Tiépolo, Balestra y Sebastiano Ricci.

Es especialmente evidente la similitud con la pintura de Nicola Grassi y de Bencovich, por la plasticidad formal y la frescura en su paleta de cores, en ese tiempo realiza «San Pedro», «San Pablo y Pío V adorando a la Virgen», y el «Juramento de Aníbal», actualmente en la Pinacoteca de Brera de Milán.

En el década de 1730, realizó las que se consideran sus obras maestras,»La Natividad», actualmente en la Accademia dei Concordi, Rovigo y la «Continencia de Escipión», en el Museo del Louvre de París.

Pero fue evolucionando hasta absorber las influencias venecianas y desarrollar un estilo muy próximo al rococó francés, cuyas características se observan en su sofisticado y elegante colorido, libre distribución de las formas, un extremo rigor en la definición de los detalles y un sentido refinado de la composición, propios ya como decimos del rococó que se practicaba en Francia, hecho que se intenta explicar por medio de un posible viaje, siendo muy joven a París, en 1720, junto a su tío, Rosalba Carriera, Giovanni Antonio Pellegrini y Anton Maria Zanetti.

Fue además un excepcional dibujante, como se puede comprobar por los magníficos estudios que se conservan en la Galleria de la Accademia de Venecia y en la Fondazione Cini de Venecia, donde se conserva una magnifica colección de cabezas, animales y otras figuras.

Tras el periodo rococó, ya en sus obras más maduras, de alguna forma volvió al pasado, como se puede observar en «Santa Esteria», en la catedral de Bérgamo; la «Alegoría de las Ciencias y las Artes», en la Collezione Marzotto, Valdagno; «El saqueo de Craso en el Templo de Jerusalén», de 1473 y la «Anunciación» de 1757, en Galería de la Academia de Venecia.

Fue uno de los fundadores de la Academia de Venecia, institución que presidió tras la muerte de Giambattista Tiepolo, en 1758, que ostentaba el cargo hasta entonces.

En España hay muy pocas obras de Pittoni, como ocurre con el resto de los pintores venecianos que practicaron el rococó, la colección del Museo Thyssen Bornemisza posee dos de sus mejores obras: «El descanso en la huida a Egipto» de 1725 y » El Sacrificio de Políxena» de la década de 1730.

Así mismo podemos ver una obra en el Museo del Prado:»La Virgen con el Niño y santos»

Entre sus últimas obras destacan las que realizó para las iglesias de San Cassiano y de San Giacomo dell’Orio, en Venecia.
Murió el 17 de noviembre de 1767, en su ciudad natal.

*Entrada publicada el 13 de junio de 2013. Ha sido actualizada y ampliada el 20 de junio de 2019.

You Might Also Like

No Comments

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.