Pintura

Sebastiano Ricci: Los finales del barroco

Agosto 1, 2016

 photo - copy Sebastiano Ricci - 2 La Magdalena confortada por aacutengeles-detalle - 1694 - MThyssen_zps4hidgivt.jpg
Clic en la imagen para ver más obras

Sebastiano Ricci

Nació en Belluno, Italia, el 1 de agosto de 1659.
Con catorce años de edad se trasladó a Venecia entrando como discípulo en el taller de Federico Cervelli, y más tarde con Sebastiano Mazzoni.
En sus primeras obras destaca la influencia de los tenebristas y el uso del claroscuro.
En 1678 dejó embarazada una joven y para no casarse con ella intentó envenenarla. Tras ser juzgado fue encarcelado, siendo liberado gracias, probablemente, a la importante familia Pisani, tras lo que se trasladó a Bolonia.
En 1682 recibió un encargo de la Confraternità di San Giovanni de Fiorentini para pintar una “Degollación de San Juan Bautista”, para su Oratorio.
Más tarde viajó a Parma, donde trabajó para Ranuccio II, duque de Parma.
También para este  duque realizó la decoración del Palazzo Farnese, en Piacenza, y así mismo gracias a este mecenas  pudo trasladarse a Roma para completar su formación.
En Roma estudió la obra de Annibale Carracci y de Pietro da Cortona, que ejercieron una poderosa influencia en su pintura, junto con a El Veronés, Magnasco y Luca Giordano.

 photo 780 Sebastiano Ricci - 19 Sacrifice_To_Silenus_zps8lpvvsra.jpg

Pintó en el palacio de la familia Colonna: “La gloria de Marcantonio Colonna”.
En Roma recibió el encargo, en 1692, de copiar la “Coronación de Carlomagno” de Rafael Sanzio en el Vaticano, a cuenta de Luis XIV de Francia, obra que terminó en 1694, tras muchas dificultades para reproducir el diseño de Rafael.
Realizó innumerables viajes, entre otras ciudades, pasó además de las ya citadas por Milán y Padua.
En 1702 se trasladó a Viena, desde donde le había sido encargado participar en la decoración del palacio de Schönbrunn.
En dicho palacio pintó al fresco: “Alegoría de las Virtudes principescas”, que ilustra la educación del futuro emperador José I, representando una figura alegórica: el “Amor de la Virtud”, que aparta al príncipe de los placeres de Venus guiándolo al trono donde lo aguardan la “Gloria y la Eternidad”.
En Viena recibió también el encargo de una “Ascensión” para el elector de Sajonia Federico Augusto II, convertido al catolicismo para garantizarse la sucesión a la corona polaca.
En esa época su estilo se había vuelto más elegante y delicado.
También trabajó en Florencia, en el Palazzo Marucelli-Fenzi, donde su pintura comenzó a acusar la influencia del rococó francés.
A su regreso a Venecia colaboró durante varios años con su sobrino Marco Ricci.
En 1712 ambos fueron llamados a Inglaterra por Lord Burlington, para pintar en su palacio, actual sede de la Royal Academy.
Realizó, por 700 libras esterlinas, ocho telas de tema mitológico: “Cupido ante Júpiter”, “Encuentro de Baco” y “Ariadna”, las más notables.
Parte de los bocetos, que llevó a cabo al óleo de estas obras, se encuentran entre la National Gallery de Washington y el Metropolitan Museum of Art de Nueva York.
Trabajó también para el duque de Portland.
En 1716 visitó París, donde fue admitido el año siguiente en la Real Academia de Pintura, gracias a su pintura: “Triunfo de la Sabiduría sobre la Ignorancia”.
La tela, actualmente en el Museo del Louvre, representa a Minerva, diosa de la Sabiduría.
En la capital francesa conoce a Jean Watteau y Fragonard.
A su regresó a Venecia continuó trabajando para distintos clientes, entre los que se encontraba la Casa de Saboya, para la que realizó “La expulsión de Agar”, hoy en la Galleria Sabauda de Turín.
Con la importante suma de dinero ganado en Londres, compra una casa en la Procuratie Vecchie de la Piazza San Marco.
En 1724 pintó la “Expulsión de Agar” y “Salomón adora los ídolos”; en 1725 la “Virgen en la gloria”; en 1726 “Susana ante Daniel” y “Moisés hace brotar el agua de la roca”.
En 1727 fue admitido en la Accademia Clementina de Venecia.
En 1730 hizo su segundo testamento ─el primero databa de 1718─, pero al fallecer su sobrino Marco Ricci realizó otro testamento el 18 de diciembre de 1732.
Terminó el Festín de Baltasar y Ester ante Asuero para el Palazzo Reale de Turín, actualmente en la National Gallery de Londres.
En 1734 terminó su última obra importante: la “Asunción de la Karlskirche” de Viena.
No tendría tiempo de cobrar los seis mil florines de sus honorarios, tras enfermar, se sometió a una operación quirúrgica a la que no sobrevivió, muriendo en Venecia, el 15 de mayo de 1734.
En el Museo Thyssen Bornemisza de Madrid podemos tres magnificas obras de Ricci, ” La Magdalena confortada por ángeles”, “Neptuno y Anfitrite” y “Baco y Ariadna”.

 photo Sebastiano Ricci - 20 Esther vor dem persischen Koumlnig Ahasver-1733_zpsdzsdgd5d.jpg

*Esta entrada fue publicada en este blog el 11 de enero de 2013. Ha sido actualizada y ampliada el 1 de agosto de 2016.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

You Might Also Like

No Comments

  • Reply Bitacoras.com Enero 11, 2013 at 11:19 pm

    Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com:  Clic en la imagen para ver más obras Sebastiano Ricci Nació en Belluno, Italia, el 1 de agosto de 1659. Con catorce años de edad se trasladó a Venecia entrando como díscipulo en el taller de Federico Cervelli y más ta……

  • Reply Giovanni Battista Pittoni: Del barroco al rococó veneciano | Trianarts Junio 13, 2013 at 3:45 pm

    […] de los finales del barroco, observándose alguna influencia de Giambattista Tiépolo, Balestra y Sebastiano Ricci, es especialmente evidente la similitud con la pintura de Nicola Grassi y de Bencovich, por la […]

  • Reply Francesco Guardi: Pittura di Tocco | Trianarts Junio 17, 2013 at 10:30 pm

    […] de vista arquitectónico, más suelto, que fue así mismo usado por Giovanni Battista Piazzetta y Sebastiano Ricci. Canaletto con frecuencia presentan intrincadas líneas y brillantes detalles de las estructuras […]

  • Reply Giambattista Tiépolo: El último gran barroco | Trianarts Julio 20, 2014 at 3:44 pm

    […] una primera época siguió el estilo de Giovanni Battista Piazzetta, de Bencovich y de Sebastiano Ricci. El claroscuro del barroco dio paso en su obra a los colores claros. En Venecia desarrolló un […]

  • Reply William Hogarth: El barroco, la sátira y el rococó | Trianarts Octubre 25, 2014 at 6:51 pm

    […] Hans Holbein “el Joven”, Pedro Pablo Rubens, Anton Van Dyck, Orazio Gentileschi, Sebastiano Ricci y […]

  • Deja un comentario