Poesia

Gustavo Adolfo Bécquer: Como en un libro abierto…

diciembre 22, 2012


«Serpiente del amor, risa traidora,
verdugo del ensueño y de la luz,
perfumado puñal, beso enconado…
¡eso eres tú!»
GAB

Gustavo Adolfo Becquer

El poeta romántico por excelencia está siempre en mi vida…
En su recuerdo, hoy en el aniversario de su muerte dos de sus rimas, quizá menos conocidas.

Rima XLIV

Como en un libro abierto
leo de tus pupilas en el fondo.
¿A qué fingir el labio
risas que se desmienten con los ojos?
¡Llora! No te avergüences
de confesar que me quisiste un poco.
¡Llora! Nadie nos mira.
Ya ves; yo soy un hombre… y también lloro.

Rima XC

Yo soy el rayo, la dulce brisa,
lágrima ardiente, fresca sonrisa,
flor peregrina, rama tronchada;
yo soy quien vibra, flecha acerada.
Hay en mi esencia, como en las flores
de mil perfumes, suaves vapores,
y su fragancia fascinadora,
trastorna el alma de quien adora.
Yo mis aromas doquier prodigo
ya el más horrible dolor mitigo,
y en grato, dulce, tierno delirio
cambio el más duro, cruel martirio.
¡Ah!, yo encadeno los corazones,
más son de flores los eslabones.
Navego por los mares,
voy por el viento
alejo los pesares
del pensamiento.
yo, en dicha o pena,
reparto a los mortales
con faz serena.
Poder terrible, que en mis antojos
brota sonrisas o brota enojos;
poder que abrasa un alma helada,
si airado vibro flecha acerada.
Doy las dulces sonrisas
a las hermosas;
coloro sus mejillas
de nieve y rosas;
humedezco sus labios,
y sus miradas
hago prometer dichas
no imaginadas.
Yo hago amable el reposo,
grato, halagüeño,
o alejo de los seres
el dulce sueño,
todo a mi poderío
rinde homenaje;
todo a mi corona
dan vasallaje.
Soy el amor, rey del mundo,
niña tirana,
ámame, y tú la reina
serás mañana.

Gustavo Adolfo Bécquer

Rima recogidas en: Gustavo Adolfo Bécquer – Obras Completas.
Ed. Cátedra 2004©
ISBN: 978-84-3762141-0

Gustavo Adolfo Bécquer, nació en Sevilla, a escasos metros de la Plaza de San Lorenzo, el 17 de Febrero de 1836.
Fue bautizado en su Parroquia, la de San Lorenzo, Sede canónica en ese momento de la Hermandad del Gran Poder.
Su padre era un conocido pintor costumbrista que murió cuando él tenía sólo cinco años, a los nueve años quedó también huérfano de madre, siendo acogido por su madrina de bautismo, hasta que a los 17 años, viajó a Madrid en busca de fortuna.
Vivir de la literatura nunca fue fácil, por lo que se vio obligado a servir de escribiente en la Dirección de Bienes Nacionales, donde su habilidad para el dibujo fue admirada por sus compañeros, aunque esto fue motivo de que fuera cesado al ser sorprendido por el Director haciendo dibujos de escenas de Shakespeare.
De este modo volvió Gustavo a vivir de sus artículos literarios que eran entonces de poca demanda, por lo que alternó esta actividad con la elaboración de pinturas al fresco.
Tiempo después encontró una plaza en la redacción de «El Contemporáneo», y fue entonces que escribió la mayoría de sus leyendas y las Cartas desde mi celda.
En 1862 llegó a vivir con él su hermano Valeriano Bécquer, célebre en Sevilla por su producción pictórica, pero no por eso más afortunado que Gustavo, y juntos vivieron al día, uno traduciendo novelas o escribiendo artículos y el otro dibujando y pintando por destajo; mucho les costó a los hermanos salir adelante de su infortunio y con el tiempo lograron juntos una modesta estabilidad que les permitía a uno retratar por obsequio y al otro escribir una oda por entusiasmo.
En septiembre de 1870 murió Valeriano, duro golpe para Gustavo, que pronto enfermó sin ningún síntoma preciso, una pulmonía que se convirtió luego en hepatitis, para tornarse en una pericarditis que pronto había terminar su vida, el 22 de diciembre de ese mismo año.

También de Gustavo Adolfo Becquer en este blog:

«Gustavo Adolfo Bécquer: Si al mecer las azules campanillas»: AQUÍ

Gustavo Adolfo Bécquer: Cerraron sus ojos…

«Gustavo Adolfo Bécquer: De lo poco de vida que me resta…»: AQUÍ

«Gustavo Adolfo Bécquer: Rima LXVI ¿De donde vengo?»: AQUÍ

«Gustavo Adolfo Bécquer: Cuántas veces, al pie de las musgosas paredes…»: AQUÍ

«Gustavo Adolfo Bécquer: El Rayo de Luna»: AQUÍ

«Gustavo Adolfo Bécquer: Maese Pérez el Organista»: AQUÍ

«Gustavo Adolfo Bécquer: Como en un libro abierto…»:AQUÍ

«Gustavo A. Bécquer: El monte de las ánimas»: AQUÍ

«Gustavo Adolfo Bécquer: La Venta de los Gatos»: AQUÍ

«Gustavo Adolfo Bécquer y sus Musas: El amor que pasa, Rima X»: AQUÍ

«Gustavo Adolfo Bécquer: Rimas IV – VII XIV – LII – LXX y LXXVIII»: AQUÍ

«Sevilla: La glorieta de Bécquer en el Parque de María Luisa»: AQUÍ

«Sevilla: también llueve en la Glorieta de Bécquer»: AQUÍ

«Homenaje a Gustavo Adolfo Bécquer en el Parque de María Luisa: 14 de Febrero»: AQUÍ

Bibliografía

Rimas. Obra que recogieron sus amigos, tras el incendio de la casa donde estas obras poéticas se guardaban, como una especie de historia de amor en la que se ve como el poeta va pasando por el proceso creador, el amor esperanzado, el desengaño y el dolor o la muerte.
Historia de los templos de España, Madrid, 1857, publicada sólo el tomo I.
Cartas literarias a una mujer, 1860-1861, publicadas en El Contemporáneo.
Cartas desde mi celda, Madrid, 1864, son nueve, publicadas en El Contemporáneo, y reunidas posteriormente en la edición de Fortanet con el título Desde mi celda.
Libro de los gorriones, 1868, manuscrito.
Obras completas, Madrid, Fortanet, 1871, dos volúmenes.

Leyendas:

Artículo principal: Leyendas de Bécquer
El caudillo de las manos rojas, 1858.
La vuelta del combate, 1858.
La cruz del diablo, 1860.
La ajorca de oro, 1861.
El monte de las ánimas, 1861.
Los ojos verdes, 1861.
Maese Pérez, el organista, 1861.
Creed en Dios, 1862.
El rayo de luna, 1862.
El Miserere, 1862.
Tres fechas, 1862.
El Cristo de la calavera, 1862.
El gnomo, 1863.
La cueva de la mora, 1863.
La promesa, 1863.
La corza blanca, 1863.
El beso, 1863.
La Rosa de Pasión, 1864.
La creación, 1861.
¡Es raro!, 1861.
El aderezo de las esmeraldas, 1862.
La venta de los gatos, 1862.
Apólogo, 1863.
Un boceto del natural, 1864.
Un lance pesado,1864
Memorias de un pavo, 1865.
Las hojas secas,1865
Historia de una mariposa y una araña.
La mujer de piedra, inacabada.
Amores prohibidos.
El rey Alberto.
Teatro
La novia y el pantalón
La venta encantada
Las distracciones
La cruz del valle
Tal para cual

Artículos:

Crítica literaria
El maestro Herold
La soledad
El Carnaval
La Nena
Las perlas
La mujer a la moda
La pereza
La ridiculez
Caso de ablativo
El grillito cantor

Otras obras:
El Talismán, zarzuela con música de Joaquín Espín y Guillén y libreto de Bécquer, basado en la obra Nuestra Señora de París, de Víctor Hugo. La obra no llegó a estrenarse, creyéndose perdida hasta su descubrimiento en 2014.
Los Borbones en pelotas, junto con su hermano Valeriano Domínguez Bécquer. Aunque algunos investigadores rechazan la autoría de los hermanos por la de Francisco Ortego.

You Might Also Like

No Comments

  • Reply Bitacoras.com diciembre 22, 2010 at 11:49 pm

    Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: Gustavo Adolfo Becquer nació en el sevillano barrio de San Lorenzo  el 17 de febrero de 1836 El poeta romántico por excelencia está siempre en mi vida… Murió el 22 de diciembre de 1870 en Madrid. En su recuerdo, hoy en el ani…..

  • Reply Tweets that mention Gustavo Adolfo Becquer “In memorian” » Trianarts -- Topsy.com diciembre 23, 2010 at 12:06 am

    […] This post was mentioned on Twitter by Trianarts and others. Trianarts said: En mi blog Gustavo Adolfo Becquer “In memorian” http://bit.ly/fqGaQO […]

  • Reply Joaquín Domínguez Bécquer: Costumbrismo sevillano del siglo XIX » Trianarts | Trianarts enero 27, 2013 at 2:23 am

    […] en Sevilla, en 1817. Tío de los hermanos Valeriano y Gustavo Adolfo Becquer, primo de José Domínguez Bécquer, fue uno de los más importantes representantes […]

  • Reply Sevilla: La glorieta de Becquer en el Parque de María Luisa | Trianarts junio 11, 2013 at 12:31 pm

    […] “Gustavo Adolfo Becquer: In memorian”: AQUÍ […]

  • Reply Las leyendas de Gustavo Adolfo Becquer: El Rayo de Luna | Trianarts junio 11, 2013 at 12:45 pm

    […] “Gustavo Adolfo Becquer: In memorian”: AQUÍ […]

  • Reply Recordando a Gustavo Adolfo Becquer: No dormía: vagaba en ese limbo | Trianarts febrero 17, 2014 at 12:21 am

    […] “Gustavo Adolfo Becquer: In memorian – Rimas XLIV – XC”: AQUÍ […]

  • Responder a Bitacoras.com Cancelar respuesta

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.