Pintura

Valeriano Domínguez Bécquer: Costumbrismo romántico

diciembre 15, 2018

Clic en la imagen para ver más obras

Valeriano Domínguez Bécquer

Nació en Sevilla, el 15 de diciembre de 1833.
Fue hijo del pintor costumbrista José Domínguez Becquer, sobrino de Joaquín Domínguez Bécquer y hermano del poeta Gustavo Adolfo Bécquer.

Su formación inicial la recibió de su padre, aunque éste murió cuando Valeriano tenía sólo ocho años de edad, continuó estudiando en el taller de su tío Joaquín, que era profesor de la Escuela de Bellas Artes Santa Isabel de Hungría de Sevilla.

En dicho taller permaneció hasta 1853 donde apenas subsistía con el encargo de algunos retratos y pequeños cuadros costumbristas.

Tras un matrimonio fracasado y dos hijos a su cargo, se trasladó a Madrid en 1862, instalándose con su hermano Gustavo Adolfo que ya residía en la capital de España desde hacia varios años, y que le abriría muchas puertas para abrirse camino.

Gracias a una beca del Ministerio de Fomento, en 1865 viajó por tierras de Soria, Aragón, Navarra y el País Vasco, con el objetivo de estudiar los tipos, trajes y costumbres de aquellos lugares, tiempo en el que realizó escenas llenas de encanto, escenas captadas «in situ», de aldea en aldea y que son sus obras de mayor calidad.

En 1868, tras el levantamiento revolucionario español que tuvo lugar en septiembre, y que supuso el destronamiento de la reina Isabel II, conllevó la suspensión de su beca, que eran sus únicos ingresos, teniendo  que subsistir el resto de su vida con colaboraciones en periódicos como dibujante y articulista en El Museo Universal, Arte en España y La Ilustración Española y Americana.

El junto a su hermano fueron autores del libro titulado «Los Borbones en pelotas», escrito y dibujado en 1868-1869. Se trata de un libro de ilustraciones porno-satíricas firmado con el seudónimo «Sem», con textos de Gustavo Adolfo y dibujos de Valeriano sobre los últimos tiempos del reinado de Isabel II, tatarabuela del actual monarca.

Practicó también el retrato, siendo la considerada su obra maestra, el que realizó de su hermano Gustavo Adolfo, actualmente en el Museo de Bellas Artes de Sevilla, obra que sirvió de modelo para realizar el busto del monumento al poeta en la Glorieta de Bécquer, en el Parque de María Luisa de Sevilla. Es también muy notable «El pintor carlista y su familia», en el Museo del Prado de Madrid.

En enero de 1870, junto a su hermano, inició ilusionado una serie dibujos para en La Ilustración de Madrid, cuando una enfermedad hepática le provocó la muerte, el 23 de septiembre. Fue enterrado en la Sacramental de San Lorenzo de la capital española.

Sólo dos meses después moriría su hermano, uniéndose de esta forma el hado adverso del mundo de la bohemia romántica.
De la serie de cuadros que realizó sobre costumbres populares, se pueden ver en el Museo del Prado varias de ellas, algunos retratos y dibujos.

*Entrada publicada en este blog el 23 de septiembre de 2012. Ha sido actualizada y ampliada el 15 de diciembre de 2018.

You Might Also Like

No Comments

  • Reply Gustavo Adolfo Becquer: Cerraron sus ojos... - Trianarts noviembre 2, 2015 at 7:49 pm

    […] leyendas y las “Cartas desde mi celda”. En 1862 llegó a vivir con Bécquer su hermano Valeriano Becquer, célebre en Sevilla por su producción pictórica pero no por eso más afortunado que Gustavo, y […]

  • Reply Mi recuerdo a Gustavo Adolfo Bécquer: En la clave del arco ruinoso - Trianarts diciembre 22, 2015 at 3:43 am

    […] leyendas y las “Cartas desde mi celda”. En 1862 llegó a vivir con Bécquer su hermano Valeriano Becquer, célebre en Sevilla por su producción pictórica pero no por eso más afortunado que Gustavo, y […]

  • Deja un comentario

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.