Poesia

Jesús Delgado Valhondo: El tonto del pozo

enero 14, 2009

«El tonto del pozo»

Se ha caído en el pozo.
Iba a coger pájaros de luz
y su mano encontró la sombra
que tiró de su sangre.
Y ahí está, en el pozo,
por los siglos de los siglos del agua.
Las golondrinas lo llevan en la garganta
y hacen con él gárgaras de lirios.
El culantrillo le crece por la piel
y la humedad le mantiene
sin raíces.
Hoy ha cogido un gorrión por las patas
y ríe a reventar.
Igual que cuando el cubo se sale
y el agua le da en la cara
arrugada como una carta que se tira
al fondo del tiempo

Jesus Delgado Valhondo.

Nació en Mérida, Badajoz, el 19 febrero de 1909
Hoy quiero recordar a otro de mis poetas cotidianos, a otro de los que casi cada día me cruzaba en cualquier calle de mi Badajoz natal, o en «La Marina», la cafetería donde con frecuencia se reunía con otros escritores y pintores que formaban la élite de la cultura en lo que entonces era una pequeña y muy provinciana ciudad, cuando casi todos nos conocíamos, era uno de «nuestros» maestros… Jesús Delgado Valhondo, al que recuerdo con muchísimo cariño, fue uno de los responsables de mi eterno amor por la poesía.
Poeta intimista y narrador profundamente humano, buscó la sencillez y la profundidad en todo aquello que hacía y así nos dejó, en su faceta de narrador, cuentos y relatos incluidos en sus libros: «Yo soy el otoño»; «Cuentos y narraciones»; «Ayer y ahora»; «El otro día», entre otros.
Sin embargo su proyección se asentó sobre la poesía. Sus poemas recogen los matices existenciales, religiosos y hasta neorrománticos que se dieron en los poetas de la Generación del 36, pero tratados de un modo cotidiano.
Delgado Valhondo fue un poeta intensamente lírico tanto en la materia como en la expresión.
En cuanto a la métrica, pasó con naturalidad de la cancioncilla asonatada al molde rígido del soneto, y de éste a la fluencia del verso libre.
Murió en Badajoz, el 23 de julio de 1993.

*La imagen es parte del monumento de los tres grandes poetas extremeños de su generación, en él, junto a Delgado Valhondo, aparecen las cabezas de Manuel Pacheco y de Luis Alvarez Lencero y está situado en uno de los lugares más emblemáticos de Badajo, junto al río Guadiana a un lado y a los pies del cerro de la Muela, donde se levanta la Alcazaba pacense al otro.

You Might Also Like

No Comments

  • Reply Jesús Delgado Valhondo: Esa mano de tierra | Trianarts mayo 19, 2013 at 4:30 pm

    […] “Jesus Delgado Valhondo: Merida, Badajoz,1909 – Badajoz,1993″: AQUÍ […]

  • Reply Recordando a Jesús Delgado Valhondo: El desconocido | Trianarts febrero 19, 2014 at 12:23 am

    […] “Jesús Delgado Valhondo: El tonto del pozo”: AQUÍ […]

  • Reply Jesús Delgado Valhondo: La ciudad de los hombres | Trianarts febrero 3, 2015 at 1:59 pm

    […] “Jesús Delgado Valhondo: El tonto del pozo”: AQUÍ […]

  • Deja un comentario

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.