Pintura

Mujeres Pintoras: La impresionista Marie Bracquemond

diciembre 1, 2020

Clic en la imagen para ver más obras

Marie Bracquemond

Marie Bracquemond, nacida Marie Quiveron, nació en Landunvez, Bretaña, departamento de Finisterre, el 1 de diciembre de 1840.

Pintora, grabadora y ceramista, incluida por el crítico de arte Gustave Geffroy en su libro «Historia del impresionismo», de 1894, en el trío al que denominó: «Las tres damas del impresionismo», junto con Mary Cassatt y Berthe Morisot, y una de las consideradas mujeres claves del impresionismo, las tres citadas y Eva Gonzales.

En palabras de Berthe Morisot a Pierre, hijo de Marie: «su primer trabajo pictórico fue un regalo que hizo a su madre por su cumpleaños, que llevó a cabo con pigmentos de los pétalos de algunas flores.»
Se inició en el mundo de la pintura junto con su hermana Louise a través de las lecciones de un artista local de la región llamado Wasser.

Con diecisiete años de edad participó en el Salón de París con un dibujo de su madre, su hermana y su profesor. Tras la muestra, un amigo de la familia le presentó al pintor Jean-Auguste Dominique Ingres, del que recibiría clases de dibujo académico

Según escribe en un manuscrito su hijo Pierre, «La vie de Félix et Marie Bracquemond», Ingres «Dudaba del coraje y la perseverancia de las mujeres en el campo de la pintura. Quería imponer límites a las mujeres artistas en el campo de la pintura, encasillarlas en la pintura de flores, de bodegones, de retratos y escenas propias de su sexo».

A pesar de ello, ella le mostró unos dibujos que había hecho de su hermana Louise, y el maestro asombrado le recomendó abandonara los temas banales de su localidad para centrarse en la representación de la naturaleza, así Ingres reforzó sus deseos por continuar adentrándose en la pintura a pesar de los obstáculos que se le interponían, al respecto escribió por esas fechas: «No quiero pintar flores. Quiero pintar y expresar los sentimientos que el arte me inspira».

Pronto empezó a tener encargos importantes, entre ellos de la corte de la emperatriz Eugenia, esposa de Napoleón III, y del Conde de Nieuwerkerke, director general de los museos franceses, para copiar pinturas del Louvre.
En 1866 conoció al pintor Félix Bracquemond, con quien se casó en 1869 y con el que tuvo a su hijo Pierre en 1870.

Merced a su matrimonio pudo conocer a numerosos artistas y relacionarse asiduamente con algunos, entre ellos: Edouard Manet, Edgar Degas yHenri Fantin-Latour, Claude Monet, Alfred Sisley, Camille Pisarro y Paul Gauguin, a éste que pasaba por un momento de penuria económica, le llevó a su casa y tendría una influencia decisiva en Marie, él le enseñó a preparar lienzos.

A pesar de que muchas de sus obras ofrecen una sensación de espontaneidad, las preparaba de manera tradicional a través de bocetos y dibujos antes de comenzar a pintar sobre el lienzo.
Monet la animó a alejarse de los tonos oscuros utilizados por Ingres para acercarse a paletas impresionistas y pincelada libre.

Su manera de abordar la luz y el color son un reflejo de las clases de Marie sobre el Impresionismo, haciendo que sus pinturas se relacionen con las de Renoir y Monet.
Sus modelos solían ser miembros de la familia, como su hijo, hermana y amigos cercanos, incluidos Sisley y su esposa.

En el año 1873, Félix fue nombrado director artístico de la fábrica de cerámicas Haviland de Limoges, en la que Marie realizó diseñós platos para cenas y creó su trabajo más ambicioso hasta el momento: una serie de paneles de gran tamaño con el tema de Las Musas del Arte, en 1878 presentó el boceto preliminar utilizado en el Salón de Impresionistas, Edgar Degas estuvo entre sus mayores admiradores.

1870 cambió su estilo, sus lienzos se hicieron más grandes y se intensificó su paleta. Comenzó a dibujar y pintar «au plein air» (al aire libre) , y Monet , Renoir y Degas se convirtieron en sus mentores. Su fascinación por los efectos coloristas sobre la luz del sol sobre el blanco fueron utilizados en pinturas como «Woman in White» y «The Terrace at Sévres» , que se exhibió en la Exposición de 1880.

«Woman in White», pintado al aire libre en un jardín, se convirtió en un arquetipo impresionista a nivel mundial, numerosos artistas lo designaron un vehículo perfecto para investigar las propiedades formales de la luz reflejada y el color.

También experimentó con diferentes efectos de luz, pasando del trabajo que exploraba la luz natural del día, como «Tea Time», a pinturas bajo luz artificial, como «Under the Lamp», de 1887.

Desavenencias con Félix, que tenía celos del talento de su mujer, hizo que Marie dejara de pintar en 1890, aunque ella siguió siendo una ferviente defensora del impresionismo; “El impresionismo ha producido … no solo una nueva, sino una forma muy útil de ver las cosas. Es como si al mismo tiempo se abriera una ventana y el sol y el aire entren en tu casa en torrentes».

Paralelamente aumentó el reconocimiento a Félix Bracquemond, que siguió creciendo, fue nombrado Oficial de la Legión de Honor y recibió la Medalla de Honor de la Exposición Universal de 1900. Su hijo Pierre escribe sobre el ambiente opresivo en el que su madre vivía cuando trabajaba en casa: «Satisfecha con algunos de sus cuadros, quería mostrarlos, deseaba contactar con otros artistas, y soñaba con el éxito y con una vida de lucha y de productividad».

Su trabajo no obtuvo el reconocimiento oficial hasta tres años después de su muerte, en 1919, con motivo de la exposición organizada por su amigo Gustave Geffroy y por su hijo Pierre en la Galerie Berheim-Jeune de París, en la que se expusieron noventa pinturas de la artista, treinta y cuatro acuarelas, veintitrés dibujos y nueve grabados. Aunque, la mayor parte de su producción es aún desconocido.

En la actualidad es aún complicado saber el conjunto completo de su obra, ya que la mayoría de ella se encuentra en colecciones particulares y muy repartida. Sólo cuando se disponga de un catálogo razonado será posible valorar de forma completa su producción.
Murió en Sèvres, Altos del Sena, el 17 de enero de 1916.

Sus obras más notables, de las catalogadas, son: «Autorretrato» (1870), «Mujer en el jardín» (1877), «Louise Quivaron en el jardín» (1877), «Pierre de niño», (1878) «Dama de blanco» (1880), «La Merienda» (1880), «Mujer con sombrilla» (1880), «Las Tres Gracias» (1880), «En la Terraza de Sévres», (1880), «Pierre pintando un bodegón de flores», (1887), «Bajo la lámpara», (1887), «Pierre y su tía en el jardín de Sévres», (1886). «Vista del jardín desde la ventana», (1890).

*Entrada actualizada y ampliada el 1 de diciembre de 2020.

You Might Also Like

No Comments

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.