Pintura

Wols: Pionero del informalismo y tachista

septiembre 1, 2018

Clic en la imagen para ver más obras

Wols

Alfred Otto Wolfgang Schulze, nombre real de Wols, nació en Berlín, el 27 de mayo de 1913.
Pintor y fotógrafo, está considerado en la historia del arte como uno de los pioneros del informalismo y uno de los máximos representantes del tachismo.

Hijo del canciller de Sajonia en Dresde, desde que era un niño, niño mostró una gran capacidad para la música y tocar el violín.
Inició su carrera pictórica realizando dibujos, pinturas y acuarelas bajo la influencia del automatismo psíquico y de los surrealistas.

A partir de 1930 comenzó a interesarse por la fotografía, que compaginó tras trasladar su residencia a Berlín en 1932, con el dibujo y la pintura.

En la capital alemana quiso acceder a la Bauhaus, pero su gran amigo László Moholy-Nagy le recomendó que marchase a París, ya allí entró en contacto con Amédée Ozenfant, Fernand Léger, Jean Arp y César Domela, y con Max Ernst, Joan Miró y otros artistas del movimiento surrealista, que le dejaron una importante influencia sus dibujos y fotografías de esa época.

En 1937, año en que comenzó a firmar sus obras con el seudónimo de Wols, fue fotógrafo oficial del Pavillon de l’Elégance de la exposición internacional celebrada en París.

Al estallar la Segunda Guerra Mundial, fue detenido e internado en un campo de concentración, más tarde pudo huir, refugiándose en Montélimar, donde pintó y dibujó acuarelas hasta el final de la contienda; estas fueron expuestas por primera vez en 1945 en la Galerie Drouin de París.

Esta muestra supuso el comienzo de su reconocimiento como pintor.
En esa época entró en contacto con Jean-Paul Sartre, a partir de entonces, el existencialismo dejó huella en su obra.
A partir de 1946 comenzó a practicar el óleo, siguiendo los consejos de marchante René Drouin.

En su época más madura modifica su pincelada que se vuelve más vigorosa y empastada, dando a sus composiciones aspecto de relieve.
En ocasiones introduce lineas y formas entre sus figuras, como una forma de reaccionar contra la abstracción academicista.

Son muy notables sus aguafuertes y su época de manchas (taches en francés) de color sobre el lienzo; un buen ejemplo de estas telas es su Composición de 1950.
No obtuvo el éxito en vida, sin embargo fue un pionero del estilo que llegaría después, el expresionismo abstracto, en línea con el que se practicaba en Estados Unidos.

Hay una cita atribuida a él, aunque nada confirma su autoría: “Para ver, no es necesario saber nada, excepto cómo ver.”
Otra cita suya, en esta ocasión confirmada: “La imagen puede estar en relación con la naturaleza como la fuga de Bach con Jesucristo; un caso así no es una copia, sino una creación análoga.”

Llevó una vida turbulenta, se dice que una parte importante de su obra fue realizada bajo los efectos del alcohol y las drogas.
Murió en París, el 1 de septiembre de 1951.
En España podemos ver varias de sus obras en el Museo Reina Sofía de Madrid, y una en el Museo Thyssen Bornemisza, “La ciudad”.

*Entrada publicada el 1 de septiembre de 2015. Ha sido actualizada y ampliada el 1 de septiembre de 2018.

You Might Also Like

No Comments

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.