Poesia

Yorgos Seferis: Tres mulas

febrero 11, 2014

“El sueño lo inundó con imágenes d frutas y de hojas;
la vigilia no lo dejó coger ni siquiera una mora.
Y juntos los dos repartieron sus miembros entre las Señoras.”

YS

“Tres mulas”

Carta a Mastro

Y la reina montó la prodigiosa mula llamada Margarita,
que había sido de su esposo el rey Pierre; y se sentó
sobre ella a mujeriegas, y mandó a su escudero, que se
llamaba Putsurello, que le trajera las espuelas, y le dijo
que cuando le hiciera seña pasara por encima su pierna,
de manera que quedara sentada como hombre…
Crónica de Majerás

En Damasco, una noche en que no dormí,
se me apareció Oum Haram
de la familia venerable del Profeta.
Oí el choque de las pezuñas como dinares de plata
y luego la vi a ella, cruzando al parecer colinas de sal
hacia Larnaca, montada en una mula.
Esperé ahí, entre entre las húmedas ramas,
mordiendo los frutos del arrayán;
una blancura punzó mis ojos,
quizá la sal, quizá su espectro. Y entonces,
entre las matas, un susurro:
«Fue aquí
donde resbaló mi bestia. Esta piedra
golpeó la nuca de mis traslucido cuello
y el alma rendí victoriosa.
Iba llena de la voluntad de Dios;
una mula no soporta tal peso;
no lo olvidéis; y no la culpéis por ello».

Dijo, y desapareció. Y sin embargo, aún ahora
su mula pasta en mi memoria,
como aquella otra, cuyo corazón se detuvo
cuando le descargaron los dos ataúdes
de los dos hermanos injustamente ejecutados
por el verdugo de Kutsovendi.

Pero de la más grande de todas ¿que puedo decir? En un país
donde los que viven al pie de los castillos
eran olvidados como tierra de otros años
ella vuela libremente aún en las alas de la fama,
la celebrada bestia de la reina Leonor.
Contra sus ijares, las espuelas de oro;
en la silla, el insaciable lomo;
en su trote, los pechos sacudidos
madurados como granadas por el crimen.
Y cuando los napolitanos, los genoveses, los lombardos
llevaron a la mesa real
en bandeja de plata
la camisa del rey bañada de sangre
y se deshicieron del miserable Juan,
me imagino cuánto debió relinchar aquella noche,
más allá de la apatía de su especie,
como aúlla un perro,
enjaezada con gualdrapas, las ancas doradas, en el establo,
la mula Margarita.

Yorgos Seferis

De: “El zorzal” – 1947

Incluído en “Mythistórima – Poesía Completa”
Traducción, prólogo y notas de Selma Ancira y Francisco Segovia
Ed. Galaxia Gutenberg
ISBN: 9788481099782

Giorgios Stylianou Seferiadis nació en 1900 en Esmirna, entonces Grecia, ahora Turquía.
Le fue otorgado el Premio Nobel de Literatura en 1963.
Murió en Atenas, el 20 de septiembre de 1971.

Magnifica reseña escrita por Santos Domínguez Ramos de “Mythistórima – Poesía Completa” : AQUÍ 

También de Yorgos Seferis en este blog:

“Yorgos Seferis: Relato”: AQUÍ

“Yorgos Seferis: Te llamo en nombre de la diosa…”: AQUÍ

“Yorgos Seferis: La forma del destino”: AQUÍ

“Yorgos Seferis: Santorini, de Gimnopedia”: AQUÍ

“Yorgos Seferis: Compañeros en el Hades, de Estrofa” AQUÍ

“Yorgos Seferis: Eurípides el ateniense, de Bitácoras”: AQUÍ

“Giorgos Seferis: La hoja del álamo”: AQUÍ

“Yorgos Seferis: El viejo, de Cuaderno de ejercicios”: AQUÍ

“Yorgos Seferis: Padum, de Poemas entregados”: AQUÍ

“Yorgos Seferis: Huida, de Cuaderno de ejercicios”: AQUÍ

“Yorgos Seferis: Farsantes, Medio Oriente, de Bitácoras II”: AQUÍ 

“Yorgos Seferis: Nuestro sol, de Bitácoras I”: AQUÍ

“Yorgos Seferis: Argonautas”: AQUÍ

“Recordando a Yorgos Seferis: Hampstead”: AQUÍ

“Yorgos Seferis: Novela IX”: AQUÍ

Bibliografía poética:

– I Strofi El momento crucial -1931
– I Sterna La cisterna – 1932
– Mythistórima Novela (serie de poemas basados en la Odisea) – 1935
– Ghimnopedhia – 1935
– Tetrádhio Yimnasmáton – Cuaderno – 1940
– Imerologuio Katastrómatos I, II y III 1940, 1944 y 1955. (diarios)
– Kijli – 1947
– El rey de Asine – 1948
– Poiímata, 1924-46 – 1950
– Poems – 1960
– Tría kryfá poiímata (Tres poemas secretos) – 1966
– Delphi – 1963

You Might Also Like

No Comments

  • Reply Bitacoras.com febrero 12, 2014 at 1:02 am

    Información Bitacoras.com

    Valora en Bitacoras.com: “El sueño lo inundó con imágenes d frutas y de hojas; la vigilia no lo dejó coger ni siquiera una mora. Y juntos los dos repartieron sus miembros entre las Señoras.” YS “Tres mulas” Carta a Mastro Y la reina mont…

  • Reply Yorgos Seferis: La forma del destino | Trianarts mayo 2, 2014 at 9:10 pm

    […] “Yorgos Seferis: Tres mulas”: AQUÍ […]

  • Reply Yorgos Seferis: Santorini | Trianarts agosto 28, 2014 at 9:06 pm

    […] “Yorgos Seferis: Tres mulas”: AQUÍ […]

  • Reply Yorgos Seferis: Relato | Trianarts septiembre 20, 2014 at 10:09 am

    […] “Yorgos Seferis: Tres mulas”: AQUÍ […]

  • Reply Mi recuerdo a Yorgos Seferis: Aquí, entre los huesos | Trianarts marzo 2, 2015 at 8:25 pm

    […] “Yorgos Seferis: Tres mulas”: AQUÍ […]

  • Deja un comentario

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.