Literatura, Poesia

Álvaro Salvador Jofre: El padre

junio 1, 2014

“Uno, a veces, quisiera no haber sido
ese joven feliz que en los guateques
se drogaba con la melancolía…”

ASJ

“El padre”

El tendría por entonces mi misma edad de ahora
y recuerdo su mano apretando la mía
al cruzar, los domingos, la calle hasta la iglesia.
Después, mi mano olía durante varias horas
a jabón de lavanda y rubio americano.
Solíamos deambular las mañanas soleadas
por céntricos jardines o estrechas callejuelas
y él parecía no tener un rumbo prefijado,
desconocer adrede el destino final de aquellos pasos
que me brindaba a mí, su hijo más pequeño,
con la alegría sin norte de un muchacho.
Al final, el camino siempre nos conducía
a un gran café del centro, hermoso y concurrido.
Y allí me transformaba,
feliz explorador de un territorio íntimo,
en héroe sideral o enmascarado rey de los pigmeos
mientras él repasaba lentamente el periódico
o hablaba apasionado con algunos amigos
de temas misteriosos que yo nunca acababa de entrever
más allá de sus risas
y la expresión profundamente viva de unos rostros
tiernos y cariñosos al dirigirse a mí.
Más tarde, al retirarnos,
siempre con la sorpresa de un truco inesperado
aparecía en su mano un crujiente paquete
lleno de dulces frescos para tomar en casa.
Otras veces, recuerdo, en tardes de verano
solíamos caminar a la luz del crepúsculo
y su mirada de hombre, madura, ensombrecida
por unos pensamientos que yo no comprendía
pero que adivinaba próximos,
cercanos a una suerte de tristeza muy honda,
me acercaba a mí mismo
a la intuición de una edad mayor,
poderosa y extraña como sus palabras.
Se marchó una mañana dorada de Diciembre
-como aquellas mañanas azules de mi infancia-
hace ya veinte años.Y, sin embargo,
aún en los días más serenos
puedo escuchar su voz con un escalofrío,
oír como resuena, amable, enronquecida,
en mi propia garganta.
A veces veo sus ojos en mis ojos sin brillo.
Y la mano de mi hijo,anidada en mi mano,
me hace sentir de nuevo el amor de su mano.

Álvaro Salvador Jofre

Álvaro Salvador Jofre nació en Granada, en 1950.
Es catedrático de Literatura Hispanoamericana y Española en Granada.
Junto a Luis García Montero y a Javier Egea, inició en los inicios de la década de 1980, la tendencia poética “Otra sentimentalidad”, germen de lo que años más tarde sería llamada “Poesía de la experiencia” en la poesía española contemporánea.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

You Might Also Like

No Comments

  • Reply Luis García Montero: Invitación al regreso | Trianarts junio 1, 2014 at 11:16 pm

    […] Luis García Montero nació en Granada, el 4 de diciembre de 1958. Es poeta, crítico literario, ensayista, y profesor de Literatura Española en la Universidad de Granada. Le fue concedido el Premio Adonáis en 1982, por “El jardín extranjero”. Obtuvo el Premio Nacional de Poesía, por “Habitaciones separadas” en 1995. Estuvo vinculado al grupo poético de “La Otra Sentimentalidad”, corriente poética española contemporánea, que toma el nombre de su primer libro en conjunto, de 1983, y de la que formaron Javier Egea y Álvaro Salvador. […]

  • Reply Bitacoras.com junio 2, 2014 at 12:26 am

    Información Bitacoras.com

    Valora en Bitacoras.com: “Uno, a veces, quisiera no haber sido ese joven feliz que en los guateques se drogaba con la melancolía…” ASJ “El padre” El tendría por entonces mi misma edad de ahora y recuerdo su mano apretando la mía al cruzar, los doming..…

  • Reply Mi emocionado recuerdo a Javier Egea: Me inventé las estrellas tan negras | Trianarts julio 29, 2014 at 12:05 am

    […] años más tarde sería llamada “Poesía de la experiencia”, junto con Luis García Montero y Álvaro Salvador Jofre. Fue galardonado entre otros con los premios literarios: el “Antonio González de Lama” […]

  • Reply Javier Egea: Paseo de los tristes | Trianarts agosto 28, 2014 at 10:22 pm

    […] años más tarde sería llamada “Poesía de la experiencia”, junto con Luis García Montero y Álvaro Salvador Jofre. Fue galardonado entre otros con los premios literarios: el “Antonio González de Lama” […]

  • Deja un comentario