Pintura

Joan Llimona: Modernismo y misticismo catalán

Junio 23, 2017

Clic en la imagen para ver más obras

Joan Llimona

Joan Llimona y Bruguera nació en Barcelona, el 23 de febrero de 1860.
Pintor modernista y máximo representante de la rama misticista, ortodoxamente católico.

Era hermano del escultor Josep Limona.
Se formó en la Escuela Llotja de forma oficial, y en los talleres de Ramon Martí Alsina y de Antoni Caba.
Tras abandonar la carrera de arquitectura, en 1879, viajó a Italia junto a su hermano, que había ganado la beca Fortuny, otorgada por el Ayuntamiento de Barcelona, residiendo en Roma un periodo de cuatro años.

En la capital italiana en un primer momento asistieron ambos hermanos, al taller de Enric Sierra, para posteriormente alquilar un estudio en la Villa Estrollfern , una antigua villa cercana a la Villa Borghese , que sería su taller y su residencia durante el resto de su etapa romana.
No hay constancia de que se relacionaran con círculos artísticos o mantuvieran amistad con otros artistas españoles establecidos en la ciudad.

En 1882 viajó a Venecia, con el objetivo de pintar al aire libre, para adquirir soltura en el dominio del color y de la luz con su paleta , y para practicar las pinceladas de toque o de punta.
A su vuelta de Roma realizó un viaje de estudios a Madrid; frecuentó el Museo del Prado , en el que hizo copias de algunas obras.

De entre todos los maestros que estudió en la pinacoteca madrileña, se sintió especialmente atraído por Velázquez, José de Ribera, Bartolomé Esteban Murillo, Tiziano, y según manifiesta en algunas cartas, no le gustaron ni Veronese ni Rafael Sanzio. Entre sus contemporáneos, admiró a Francisco de Pradilla.

En Barcelona, tras su etapa romana, existían dos círculos artistas diferenciados, los de clase más alta se reunían en el Ateneo barcelonès y otro en el Centro de Acuarela, que se reunía en la Plaza de la Catedral, a éste se unió Llimona.
En su primera época practicó una temática típica del realismo detallista, dotada con cierto dramatismo ambiental en sus escenas.

En 1884 participó en la Segunda Exposición de Bellas Artes dos de sus obras obtuvieron una favorable acogida por la crítica.
El 1886, con su obra “Al amanecer”, concurrió a la exposición colectiva del Salón de París, y en 1887 con “Los emigrantes”; en 1889 a la Extraordinaria de Bellas Artes, con “La primera dent”, obras muy características de su primera etapa.

En 1890, tras pasar por una seria crisis existencial, permanecía soltero y había vuelto de Roma con una salud precaria, siendo tratado por un médico muy religioso, fue probablemente definitivo que influyera para que Llimona se refugiara en la religiosidad y entrar de lleno en la vida de la Iglesia.

Esta vinculación eclesial, definió su estilo de vida, dedicó gran parte de su tiempo a los asuntos religiosos, practicando una fe pragmática, se centró en la lucha por la defensa de las buenas costumbres, la moral limpia, la protección del más débil y de la mujer, a quien consideraba víctima del vicio y de la sociedad; hechos estos que impregnaron su obra artística.

Desde entonces varias de sus obras fueron duramente criticadas, entre ellas “La muerte súbita”, que el artista destruyó, pintando encima en 1896: “Volviendo al campo”. Según el historiador Joaquim Folch i Torres, esta postura neo-cristiana, ejerció su influencia en la obra del alemán Frederic von Ude, que pondría de moda esta tendencia por toda Europa.

El 1893 los hermanos Llimona, junto con Antoni Gaudí y los pintores Dionís Baixeras y Joaquín Bancells fundaron el Círculo Artístico de Sant Lluc, con el fin de aglutinar los artistas cristianos, cuyos estatutos debían ser de un estricto catolicismo.
El año 1898, el Círculo celebró una muestra en memoria de Pierre Puvis de Chavannes y del prerrafaelita británico Edward Burne Jones; ambos junto a los realistas franceses, en especial Jean-François Millet, ejercerían una notable influencia en la pintura de Llimona.

El 1898 finalizó las pinturas de decoración del Camarín de Montserrat, que fueron muy elogiadas, a las que siguieron otros grandes murales.
Entre 1908 al 1912, pasó una época en la que escasearon sus exposiciones, posiblemente debido a que había enviudado.

En 1910 conoció a la que sería su segunda esposa, veinte años más joven que él, con la que tuvo cuatro hijos más, que se unieron a los seis hijos del matrimonio anterior, creando una gran familia, circunstancias que llenaron su vida de optimismo que se puede ver reflejado en su obra.

Pasaron los veranos de 1912 y 1913 en Blanes, donde pintó unas magníficas vistas de la Costa Brava.
En la última etapa de su vida viajó con frecuencia a París, donde supo captar la luz y el color de los impresionistas y el sentir de algunos simbolistas, y de los fauvistas.

En 1924 y el 1925 realizó exposiciones individuales en las Galerías Layetanas y en la Sala Parés.
Murió en Barcelona, cuando contaba con 66 años de edad, el 23 de junio de 1926.

*Entrada actualizada y ampliada el 23 de junio de 2017.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

You Might Also Like

1 Comment

  • Reply Bitacoras.com Febrero 23, 2016 at 6:00 pm

    Información Bitacoras.com

    Valora en Bitacoras.com: Joan Llimona: Modernismo y misticismo catalán La entrada Joan Llimona: Modernismo y misticismo catalán aparece primero en Trianarts.

  • Deja un comentario