Pintura

John Ruskin: El paisaje y la teoría del arte

Enero 20, 2017

Clic en la imagen para ver más obras

“Cada vez que las facultades humanas alcanzan su plenitud, necesariamente se expresan mediante el arte.”

John Ruskin

Nació en Londres, Inglaterra, el 8 de febrero de 1819.
Fue además de pintor, escritor, uno de los grandes maestros de la prosa inglesa, crítico de arte, sociólogo, artista y reformador social.

Hijo de un rico comerciante de vinos, Telford y Domecq, se crio en South London y viajó mucho por Europa durante su juventud.

Fue una fuerte influencia para los intelectuales victorianos y para Mahatma Gandhi, así mismo gran defensor del socialismo cristiano.
En 1837 ingresó en Oxford, donde logró un importante premio con su poema “Salsette and Elephanta”, en 1839, y se graduó en 1842.

En 1843 se publicó el primer tomo de “Modern Painters, by a Graduate of Oxford”, en el que Ruskin sostenía la superioridad de los paisajistas modernos sobre los viejos maestros.

Los siguientes volúmenes afianzaron la obra, siendo todo un tratado sobre los principio en qué debe basarse el arte y su prestigio como crítico de arte.

Editó también “Seven Lamps of Architecture”, en 1849 y sus “Stones of Venice”, de 1851, libtos en los que analizó la importancia religiosa, moral, económica y política de la arquitectura civil.

Su teoría de que el arte, esencialmente espiritual, alcanzó su cenit en el Gótico de finales de la Edad Media, fue una manera de rebelarse contra la Revolución Industrial.

En 1851 viajó a Venecia tras enterarse de la muerte de William Turner. Había sido nombrado albacea del testamento de Turner, honor que Ruskin respetuosamente declinó, aunque terminaría aceptándolo más tarde.

Persuadió  a la Galería Nacional para que le permitiera trabajar en el legado de Turner, casi 20.000 obras de arte que había dejado a la nación el artista, trabajo de gran esfuerzo que finalizó en mayo de 1858.

Se sintió atraído por los prerrafalitas en 1851, conoció a Dante Gabiel Rossetti, Edward Burne-Jones y John Everett Millais, éste último se casaría con la esposa de Ruskin tras su divorcio.

Él apuntó que: “este movimiento era la esperanza artística de Inglaterra”.
Manifestó respecto a Rafael Sanzio que era “autor del pecado de pintar con más detalle unas partes que otras”. Sus alumnos fueron llamados prerrafaelitas.

Ruskín siempre se sintió fascinado por las niñas, en 1859 conoció en una escuela infantil a la que sería un poco más tarde su esposa, Effie Gray, tenía sólo 12 años de edad.
Tal vez ya en su noche de bodas, Effie sabía que había cometido un error. Aunque nadie sabe exactamente por qué, el matrimonio, a todas luces fue profundamente infeliz para ambas partes, nunca fue consumado. Y mientras estaba aún casada con Ruskin, se enamoró del que había sido su protegido, el prerrafaelita John Everett Millais. Tras de sufrir el abandono de su marido, desde hace años, en el lecho conyugal y en otros lugares, Effie finalmente buscó y obtuvo la anulación y finalmente se casó con Millais permaneciendo unidos hasta el final de sus días. La historia de este triángulo amoroso victoriano se ha dramatizado en obras de teatro, películas y una ópera. La más moderna de toda esta serie, es la llevada al cine con el título de “Effie Gray”, dirigida por Richard Laxton, escrito el guión por Emma Thompson y protagonizada por Dakota Fanning.

Según palabras de K. Clark, Ruskin tenía: “…una noción infantil de la feminidad, mitad gatito, mitad reina de las hadas, y cuando la confrontaba con la realidad retrocedía horrorizado”.

En 1869 logró la primera cátedra Slade de Arte de la Universidad de Oxford, en la que permaneció hasta 1879. Donó a la institución una importante colección de grabados, dibujos y fotografías, y una importante cantidad de dinero para la creación de un centro de enseñanza de dibujo.

Ilustró numerosas de sus obras con dibujos de su autoría.
A partir de 1885 hasta su muerte en 1900, vivió casi apartado del mundo en Brantwood, los episodios de locura que venía padeciendo desde 1870 se agravaron en 1889, incapacitándole.
Su 80 cumpleaños fue ampliamente celebrado en 1899, aunque Ruskin era apenas consciente de ello.

Murió en Brantwood, Cumbria, a causa de influenza, el 20 de enero de 1900, siendo enterrado cinco días más tarde en el cementerio de Coniston, según sus deseos.

Su producción pictórica, la mayor parte acuarelas, pasteles y aguafuertes, de gran belleza, van del perfecto y minucioso realismo de sus “arquitecturas” y retratos, a los efectos “Turner” de muchos de sus paisajes.

Algunas de sus frases más conocidas:

“La calidad nunca es un accidente; siempre es el resultado de un esfuerzo de la inteligencia.”

“El que tiene la verdad en el corazón no debe temer jamás que a su lengua le falte fuerza de persuasión.”

“La misma esperanza deja de ser felicidad cuando va acompañada de la impaciencia.”

“Educar a un niño no es hacerle aprender algo que no sabía, sino hacer de él alguien que no existía.”

“Lo que pensamos, lo que sabemos, lo que creemos, a fin de cuentas, es de poca importancia. Lo único realmente trascendente es lo que hacemos.”

“Desterrar la imperfección es destruir la expresión, oponerse al esfuerzo, paralizar la vitalidad.”

“Perder el dinero es a menudo un delito; adquirirlo por malas artes es aún peor, y malgastarlo es lo peor de todo.”

“Todos los libros pueden dividirse en dos clases: libros del momento y libros de todo momento.”

“Haz justicia con alguien y acabarás por amarlo. Pero si eres injusto con él, acabarás por odiarlo.”

“El mayor artista es aquel que en la suma de sus obras ha incorporado el mayor número de sus mejores ideas.”

“Da un poco de amor a un niño y ganarás un corazón.”

“De la rivalidad no puede salir nada hermoso; y del orgullo, nada noble.

“La belleza del fruto está en proporción del tiempo que transcurre entre la semilla y la recolección.”

“El conocimiento de la belleza es el verdadero camino y el primer peldaño para la comprensión de las cosas que son buenas.”

*Entrada actualizada y ampliada el 20 de enero de 2017.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

You Might Also Like

No Comments

  • Reply Henry van de Velde: Del neoimpresionismo al Art Nouveau - Trianarts Septiembre 27, 2015 at 9:40 pm

    […] París de 1900, se exhibieron obras de Van de Velde, fuertemente influido en estos trabajos por por John Ruskin y el citado Arts and Crafts […]

  • Reply William Blake: Símbolismo visionario - Trianarts Diciembre 16, 2015 at 3:48 pm

    […] trabajos merecieron la alabanza del mecenas John Ruskin, que comparó favorablemente a Blake con Rembrandt. Murió en Londres el 12 de agosto de 1827 y fue […]

  • Deja un comentario