Pintura

Louis Icart: Símbolo del Art Decó y el glamour

Diciembre 18, 2015

Click en la imagen para ver más obras

Louis Icart

Nació en Toulouse, Francia en 1880.
Pintor y grabador, fue un artista autodidacta, no tuvo formación académica alguna; había comenzado a dibujar muy joven.
Fue además un apasionado de la moda, logrando el éxito y la fama de forma muy rápida, tanto en Francia como en Estados Unidos.

Trabajó para los más importantes centros de diseño, en una época en que la moda estaba sufriendo un cambio profundo y radical.
De familia modesta, vivían en una pequeña casa de ladrillos en la Traversière-de-la-balance en la rica Toulouse, cuna de importantes artistas y escritores, entre ellos Henri de Toulouse-Lautrec.

Se trasladó a París en 1907, para dedicarse al dibujo y la pintura en la capital, donde tendría más facilidades para hacerlo.
En esa primera época, realizó magníficos y bellos grabados, que como hemos dicho anteriormente, le dieron el éxito de inmediato, grabados que han hecho de él uno de los mejores dibujantes del siglo XX a decir de los expertos en arte.

Participó en la Primera Guerra Mundial, y para disminuir la ansiedad y la angustia que este hecho le ocasionaba, dibujaba y dibujaba en cualquier trozo de papel o superficie en la que pudiera hacerlo.

A su vuelta del frente realizó copias de esos dibujos, la mayor parte en aguatinta, normalmente dos copias, ya que estaban muy solicitados, una para Europa y otra para América; actualmente es raro encontrar alguna de estas piezas en subastas de arte, y cuando aparece alguna alcanza precios muy elevados.

Había conocido en 1914, cuando trabajaba en la casa de modas Paquin, a una bella joven llamada Fanny Volmers, con la que se casaría, y que posaría para él como modelo, siendo su fuente de inspiración toda su vida.

Representó a las mujeres de forma sensual, erótica en muchas ocasiones, pero casi siempre impregnando en sus creaciones algunos detalles de humor. Las mujeres de Icart son las mujeres que hemos podido imaginar, como a Eva, Leda, Venus, Scheherazade o Juana de Arco, todas ellas envueltas en un aire irresistible.

El Art Deco, término que se acuñó en París en 1925 en la Exposición de Artes decorativas, arrasaba en la capital francesa al final de esa década, en esos años, Icart trabajó para las más importantes firmas y talleres de moda parisinos, alcanzando enorme fama y a la vez que esplendidos ingresos económicos, el Art Deco de Icart se habían convertido en el símbolo de la época.

Aunque como decimos recreó la imagen de París y Nueva York en las décadas de 1920 y 1930, fue siempre fiel a su propio estilo que estuvo influenciado e inspirado en los grandes maestros franceses del siglo XVIII, Françoise Boucher, Antoine Watteau y Jean-Honoré Fragonard, entre otros.

En sus dibujos se pueden así mismo apreciar influencias de los impresionistas, sobre todo de Edgard Degas y Claude Monet, y en sus escasas acuarelas la de los simbolistas, como Odilon Redon y Gustave Moreau.

Se movió siempre fuera de los movimientos artísticos de moda, y de alguna forma no estaba de acuerdo con muchos de estos, no obstante plasmó en numerosas ocasiones escenas cotidianas de la vida de París, obras estas que siguen siendo muy populares.
Murió en París en 1950.

*Esta entrada fue publicada en este blog el 1 de enero de 2012. Ha sido actualizada el 18 de diciembre de 2015.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

You Might Also Like

No Comments

Deja un comentario