Pintura

Max Liebermann: Naturalismo e impresionismo alemán

julio 20, 2017

Click en la imagen para ver más obras

Max Liebermann

Nació el 20 de julio de 1847, en Berlín, Alemania.
De origen judío, fue líder de la pintura en su país natal durante  más de 30 años y uno de los máximos exponentes del impresionismo alemán.

Inició su formación artística dando clases privadas de pintura con Eduard Holbein y Carl Steffeck por las tardes.

Finalizada la enseñanza media, realizó la carrera de química, que hizo sólo para contentar a su padre, dedicando todo su tiempo libre al arte, cabalgaba en el zoológico y se ponía a dibujar.

Entró como ayudante en el en el taller del pintor Carl Steffeck, donde se encargaba de colaborar en pinturas monumentales de batallas, solicitadas cada vez con mayor frecuencia.

En dicho taller conoció a Wilhelm Bode, director del Museo Kaiser-Friedrich o Museo Bode, quien posteriormente se convertiría en su mecenas.

Tras una fuerte discusión con su padre, que no estaba de acuerdo con la forma de vida de su hijo, se le permitió asistir a la Escuela de Arte de Weimar, donde fue alumno del pintor de historia, el belga Ferdinand Pauwels, que le mostraría la obra de Frans Hals y de Rembrandt en una visita realizada por su clase al museo Fridericianum en Cassel.

Tras el citado contacto con la obra de Rembrandt, la influencia de este sería definitiva en el estilo de Liebermann.
A partir de 1871 residió en Düsseldorf, ciudad en la que  la influencia de la pintura francesa, era más notoria que en Berlín.

Conoció a Mihály Munkácsy, cuyo retrato de las damas hilando, una sencilla escena de la vida cotidiana, provocó un gran interés en él. Gracias a la ayuda de su hermano Georg, viajó por primera vez a los Países Bajos, a Ámsterdam y a Scheveningen, en donde se apasionó por la luz, sus paisajes y su gente.

Precisamente sus cuadros con escenas holandesas son sus obras más reconocidas, sirva como ejemplo,”Mujeres desplumando ocas”,  de 1871, en ella plasmó, junto con el naturalismo de Munkászy, elementos de la pintura de historia.

Al ver la obra, incluso antes de terminada, su maestro se despidió de él expresando que a su parecer ya no había nada más que pudiera enseñarle. En 1874 Max presentó el cuadro en el Salón de París, en donde, a pesar de haber sido aceptado, provocó críticas negativas por parte de la prensa y del público.

En 1872  presentó su lienzo en la Exposición de Arte en Hamburgo causando aversión y conmoción en el público asistente por la extraña escena; aunque las críticas elogiaban su habilidad técnica,  se le tachó de  “pintor de lo feo”.

Ese mismo año llevó su obra a Berlín. y aunque encontró opiniones similares, apareció un comprador, el magnate ferroviario Bethel Henry Strousberg.

Con su segundo cuadro de gran formato “Mujeres que fabrican conservas”, acudió a la Exposición anual en Amberes,  pintura que fue vendida inmediatamente.

Liebermann había encontrado su primer estilo: pintar personas que trabajan de forma realista y no sentimental, sin condescendiente misericordia ni idealizado romanticismo, plasmaba la dignidad natural, sin necesidad de transmitir disimular nada, en este, su realismo inicial lleno de sentimentalismo que evolucionó al modernismo acabando el siglo XIX;  siempre se mostró reacio a aceptar el Expresionismo de Ernst Ludwig Kirchner que venía irrumpiendo con fuerza en aquellos años en su país.

En 1873 ante las puertas de Weimar, observó a unos campesinos cosechando nabos, escena que decidió plasmar; sin embargo, cuando Karl Gussow le sugirió cínicamente que era mejor no pintar el cuadro, Liebermann raspó el lienzo que ya había empezado a pintar dejando una tela en blanco. Se sentía débil y falto de motivación.

Se encaminó a Viena a visitar al reconocido pintor de historia y autor de obras que se expusieron en el Salón de París, Hans Makart, sólo permaneció allí dos días, decidió darle la espalda a Alemania y al escenario artístico de aquel entonces, que según él, estaba obsoleto.

En diciembre de 1873 partió a París, instalándose un taller en Montmartre. Quiso entrar en contacto con los líderes realistas franceses, pero sólo encontró vacío a este respecto.

En ese verano, viajó por primera vez a Barbizon, en el que se reunían pintores de gran significado para el desarrollo del Impresionismo: Lieberman manifestó sobre los artistas de la colonia, “Munkácsy me atrajo mucho, pero más me atrajeron Troyon, Daubigny, Corot y sobre todo Millet“.

Tras este primer contacto, Lieberman se alejó del arte serio y pasado de moda de Munkácsy y adoptó los métodos de la Escuela de Barbizon, recordó la obra no realizada en Weimar “Trabajadores en un campo de nabos”, buscó un motivo parecido y creó la obra su “Cosecha de patatas en Barbizon”.

En 1875 pasó tres meses en Zandvoort y Haarlem, en los que copió muchas obras de Frans Hals; volvería en 1876, para continuar sus estudios sobre Hals.

En este segundo viaje, conoció a Jozef Israëls y la “Escuela Haager”. En su cuadro “Escuela holandesa de costura”, en esta tela,  Liebermann utilizó el efecto de la luz ya de forma impresionista.

A pesar de sus repetidas participaciones en el Salón de París, su pintura nunca fue aceptada en Francia, no podía ofrecer nada al escenario artístico parisino, llegando a ser rechazado.

Sus obras no se “afrancesaron”, por contra, se basaron en la fuerte influencia de la pintura holandesa, con todo esto y la fuerte oposición de su familia a su vocación entró una fuerte depresión, tomando la decisión de dejar París definitivamente.

En 1878 viajó a Italia por primera vez, en Venecia conoció la pintura de Vittore Carpaccio y Gentile Bellini, en las que encontró una nueva fuente de inspiración.

Así mismo se relacionó con un grupo de artistas de Munich, en el que se encontraba Franz von Lenbach, tras tres meses con ellos, siguió al grupo hasta Baviera, que junto a la Escuela de Munich era el centro alemán del naturalismo.

A finales de 1878 comenzó a pintar “Jesús, con 12 años, en el templo”, para realizarlo unió los estudios que había hecho de personas en interiores de las sinagogas, esbozos que había hecho con desnudos, que juntó y “vistió”,  inmersa en una luz casi mística que partía de la imagen de Jesús, haciéndolo ver como el centro luminoso. La obra levantaría una ola de indignación en todo el imperio, el diario bávaro “Augsburger Allgemeine” publicó que el artista había pintado al niño judío más feo y entrometido que uno se pudiera imaginar. Liebermann fue difamado por “deshonrar a Dios”. El diputado conservador Daller le prohibió, en su calidad de judío, exhibir a Jesús de esa forma en el Landtag. Entre tanto, la oposición de los críticos y de la Iglesia se volvía cada vez más inexorable, varios reconocidos artistas y colegas decidieron apoyar la obra.

A pesar de que el incidente pudiera parecer negativo, sirvió a Liebermann para alcanzar la fama; en 1880 participó en el Salón de París.
En 1890 fue elegido miembro de la Académia Prusiana de las Artes.

En 1899, a causa de polémicas causada por los estrechos horizontes de la pintura en su país, estuvo entre los promotores, conjuntamente con Lovis Corinth y Max Slevogt, de la creación de la “Secesión Berlinesa”, de la cual fue presidente por un largo período.

En 1920 fue electo presidente de la Académia, hasta  1933 que con la subida al poder de Adolf Hitler, y  la consecuente política antisemita, comenzaron las persecuciones nazis contra él.

Se le prohibió pintar y después de que la Academia decidiera no exponer más cuadros de hebreos, fue obligado a dimitir. Su obra fue incluida en la lista de “arte degenerado”, y su obra fue purgada de todos los museos públicos
Murió algo más de un año más tarde, el 8 de febrero de 1935, cuando contaba 87 años de edad.

En el Museo Thyssen Bornemisza de Madrid podemos ver dos obras del pintor.

*Esta entrada fue publicada en este blog el 24 de julio de 2011. Ha sido actualizada y ampliada con más de 50 nuevas obras, el 20 de julio de 2016.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

You Might Also Like

No Comments

  • Reply Bitacoras.com julio 24, 2011 at 12:57 am

    Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: Para ver más obras en slide, hacer click en la imagen Max Liebermann, nació el 20 de julio de 1847 en Berlín, Alemania De origen judío, fue líder de la pintura en su país natal por más de 30 años y uno de los máximos exponent…..

  • Reply Lovis Corinth: Del impresionismo al expresionismo más dramático | Trianarts marzo 8, 2012 at 6:07 pm

    […] hacia un expresionismo dramático en su estapa más madura. Se puede observar la influencia de Max Lieberman, aunque este último no observamos la violencia expresiva de Corinth. Sus obras más importantes […]

  • Reply Georg Tappert: Expresionismo, Neue Secession y arte degenerado » Trianarts | Trianarts marzo 1, 2013 at 10:27 pm

    […] de la “Neue Secession”, junto a Emil Nolde y Max Pechstein. Por recomendación de Max Liebermann, inició sus estudios de arte formales, en la Academia de Bellas Artes de Karlsruhe, de 1900 a.  A […]

  • Reply Paul Hoecker: La Escuela de Munich » Trianarts | Trianarts abril 16, 2013 at 10:56 pm

    […] Sus telas, muestran un gran gusto por el color y la luz y están influenciadas por el estilo de Max Liebermann o Fritz von […]

  • Reply Mujeres pintoras: Sonia Delaunay, orfismo, diseño y moda | Trianarts diciembre 5, 2013 at 5:11 pm

    […] Max Liebermann, amigo de su tío, hizo posible que se relacionara con el mundo artístico alemán, traslándadose en 1903 a Karlsruhe donde inició sus estudios de pintura. […]

  • Reply Albert Birkle: Expresionismo y arte degenerado | Trianarts febrero 15, 2014 at 4:38 pm

    […] Fue el miembro más joven admitido por la “Berliner Sezession” y en la “Preußische Akademie der Künste” que dirigía Max Liebermann. […]

  • Reply Hans Purrmann: Expresionismo alemán » Trianarts abril 10, 2015 at 12:16 am

    […] a Berlín en donde expuso con los más jóvenes pintores de la secesión berlinesa. En 1919, Max Liebermann y Slevogt le proponen para ingresar a la Academia Prusiana de Artes de […]

  • Deja un comentario