Historia

Salvador Allende, Pablo Neruda y La mamadre: 11 de septiembre

septiembre 11, 2019


«La historia los juzgará.»
Salvador Allende

11 de septiembre en Chile, hace hoy 46 años…

El 11 de septiembre de 1973 una acción militar llevada a cabo por la Fuerzas Armadas derrocó al presidente socialista Salvador Allende y a su  gobierno izquierdista de la Unidad Popular, tras un período de gran convulsión política y social.

Los militares contaron con el apoyo de la derecha política y también de un sector del Partido Demócrata Cristiano.
El golpe planeado inicialmente por un sector de la Armada de Chile, contó también con el apoyo de los Estados Unidos. Más tarde se sumaron los generales del alto mando de las Fuerzas Armadas y de Carabineros.

El comandante en jefe del ejército, Augusto Pinochet asumió la jefatura del complot. Está comprobado que hubo influencia de varios grupos de poder nacionales e internacionales, entre los que destacaron el presidente de los Estados Unidos, Richard Nixon, y el vicepresidente Gerald Ford, George H. W. Bush y la CIA.

Último discurso del Presidente Allende emitido por radio:

A las 10:15, a través de Radio Magallanes (la única pro-gubernamental aún no silenciada), Allende emite su último mensaje a la Nación:

«Quizás sea ésta la última oportunidad en que me pueda dirigir a ustedes. La Fuerza Aérea ha bombardeado las torres de Radio Portales y Radio Corporación. Mis palabras no tienen amargura, sino decepción, y serán ellas el castigo moral para los que han traicionado el juramento que hicieron: Soldados de Chile, comandantes en jefe y titulares… …el almirante Merino… más el señor Mendoza, general rastrero que sólo ayer manifestara su solidaridad y lealtad al gobierno, también se ha denominado director general de Carabineros.
“Ante estos hechos sólo me cabe decirle a los trabajadores: Yo no voy a renunciar. Colocado en un tránsito histórico, pagaré con mi vida la lealtad del pueblo. Y les digo que tengo la certeza de que la semilla que entregáramos a la conciencia digna de miles y miles de chilenos no podrá ser segada definitivamente. Tienen la fuerza, podrán avasallarnos, pero no se detienen los procesos sociales ni con el crimen ni con la fuerza.
La historia es nuestra y la hacen los pueblos.
¡Trabajadores de mi Patria!: Quiero agradecerles la lealtad que siempre tuvieron, la confianza que depositaron en un hombre que sólo fue intérprete de grandes anhelos de justicia, que empeñó su palabra en que respetaría la Constitución y la ley, y así lo hizo. En este momento definitivo, el último en que yo pueda dirigirme a ustedes, espero que aprovechen la lección.
El capital foráneo, el imperialismo, unidos a la reacción, crearon el clima para que las Fuerzas Armadas rompieran su tradición: la que les señaló Schneider y que reafirmara el Comandante Araya, víctimas del mismo sector social que hoy estará en sus casas esperando, con mano ajena, reconquistar el poder para seguir defendiendo sus granjerías y sus privilegios…
Me dirijo a los profesionales de la Patria, a los profesionales patriotas que siguieron trabajando contra la sedición auspiciada por los colegios profesionales, colegios de clases para defender también las ventajas de una sociedad capitalista de unos pocos.
Me dirijo a la juventud, a aquellos que cantaron y entregaron su alegría y espíritu de lucha. Me dirijo al hombre de Chile, al obrero, al campesino, al intelectual, a aquellos que serán perseguidos, porque en nuestro país el fascismo ya estuvo hace muchas horas presente; en los atentados terroristas, volando los puentes, cortando las vías férreas, destruyendo lo oleoductos y los gaseoductos, frente al silencio de quienes tenían la obligación de proceder. Estaban comprometidos. La historia los juzgará.
…Seguramente Radio Magallanes será acallada y el metal tranquilo de mi voz no llegará a ustedes. No importa, la seguirán oyendo. Siempre estaré junto a ustedes. Por lo menos mi recuerdo será el de un hombre digno que fue leal con la Patria.
El pueblo debe defenderse, pero no sacrificarse. El pueblo no debe dejarse arrasar ni acribillar, pero tampoco puede humillarse.
¡Trabajadores de mi Patria!: Tengo fe en Chile y en su destino. Superarán otros hombres este momento gris y amargo donde la traición pretende imponerse. Sigan ustedes sabiendo que, mucho más temprano que tarde, se abrirán de nuevo las grandes alamedas por donde pase el hombre libre, para construir una sociedad mejor. ¡Viva Chile!, ¡Viva el pueblo!, ¡Vivan los trabajadores!
Éstas son mis últimas palabras, teniendo la certeza de que mi sacrificio no será en vano. Tengo la certeza de que, por lo menos, habrá una sanción moral que castigará la felonía, la cobardía y la traición.»

Como homenaje de respeto y cariño al pueblo chileno por todo lo que tuvo que sufrir en los largos años de la dictadura del génocida Pinochet, un poema de Pablo Neruda:

«La mamadre»

La mamadre viene por ahí,
con zuecos de madera. Anoche
sopló el viento del polo, se rompieron
los tejados, se cayeron
los muros y los puentes,
aulló la noche entera con sus pumas,
y ahora, en la mañana
de sol helado, llega
mi mamadre, doña
Trinidad Marverde,
dulce como la tímida frescura
del sol en las regiones tempestuosas,
lamparita
menuda y apagándose,
encendiéndose
para que todos vean el camino.

Oh dulce mamadre
-nunca pude
decir madrastra-,
ahora
mi boca tiembla para definirte,
porque apenas
abrí el entendimiento
vi la bondad vestida de pobre trapo oscuro,
la santidad más útil:
la del agua y la harina,
y eso fuiste: la vida te hizo pan
y allí te consumimos,
invierno largo a invierno desolado
con las goteras dentro
de la casa
y tu humildad ubicua
desgranando
el áspero
cereal de la pobreza
como si hubieras ido
repartiendo
un río de diamantes.

Ay mamá, cómo pude
vivir sin recordarte
cada minuto mío?
No es posible. Yo llevo
tu Marverde en mi sangre,
el apellido
del pan que se reparte,
de aquellas
dulces manos
que cortaron del saco de la harina
los calzoncillos de mi infancia,
de la que cocinó, planchó, lavó,
sembró, calmó la fiebre,
y cuando todo estuvo hecho,
y ya podía
yo sostenerme con los pies seguros,
se fue, cumplida, oscura,
al pequeño ataúd
donde por vez primera estuvo ociosa
bajo la dura lluvia de Temuco.

Pablo Neruda

De «Memorial de Isla negra» de 1966.

Ricardo Eliecer Neftalí Reyes Basoalto, que era su nombre real, nació en Parral, Chile, el 12 de julio de 1904.
Está considerado uno de los más notables e influyentes artistas del siglo XX.
Fue además de escritor, activista político, senador, miembro del Comité Central del Partido Comunista, pre-candidato a la presidencia de su país y embajador en Francia.
Tras el estallido de la Guerra Civil en España y el posterior asesinato de su amigo Federico García Lorca, Neruda se comprometió con el movimiento republicano español, primero, y después en Francia; en el país galo comenzó a escribir: «España en el corazón», en 1937.
Ese mismo año regresó a Chile, y su producción poética del período siguiente se caracterizó por su compromiso político y social.
En 1939 fue designado cónsul especial para la inmigración española en París, donde ejerció una importante y activa labor gestionando el proyecto Winnipeg, barco que llevó a cerca de 2000 inmigrantes españoles desde Francia a Chile.
Tras ser candidato en 1963, en 1971 le fue concedido el Premio Nobel de Literatura.
Le fue concedido el Premio Nacional de Literatura de Chile, en 1945.
Tras del golpe militar golpe encabezado por el general Augusto Pinochet del 11 de septiembre su salud se agravó, muriendo en la Clínica Santa María de Santiago de Chile, el 23 de septiembre de 1973.
Su casa de Santiago fue saqueada y sus libros, incendiados.
Al funeral del poeta acudieron los miembros de la directiva del Partido Comunista, a pesar de estar perseguidos por el régimen. Aunque los asistentes estaban rodeados de soldados armados de ametralladoras, se pudieron escuchar gritos de homenaje a él y a Salvador Allende, entonándose la Internacional. Tras el acto, muchos de los asistentes que no pudieron huir acabaron engrosando las listas de desaparecidos por la dictadura.

Último discurso de Salvador Allende el 11 de septiembre de 1973.

España y Chile unidos por la música, Victor Jara y la voz de José Mercé

También de Pablo Neruda en este blog:

«Pablo Neruda: Las furias y las penas»: AQUÍ

«Pablo Neruda: Madrid»: AQUÍ

«Pablo Neruda: El monte y el río»

«Pablo Neruda: No tan alto»: AQUÍ

«Pablo Neruda: América insurrecta»: AQUÍ

«Pablo Neruda: El pozo»: AQUÍ

«Pablo Neruda: Oda a Federico García Lorca»: AQUÍ

«Pablo Neruda: Las viejas del océano»: AQUÍ

«Pablo Neruda: Agua sexual»: AQUÍ

«Pablo Neruda: Vuelve el amigo»: AQUÍ

«Pablo Neruda: Así Salen»: AQUÍ

«Pablo Neruda: España en el corazón»: AQUÍ

«Pablo Neruda: Lamento lento»: AQUÍ

«Pablo Neruda: Recabarren, de Canto General»: AQUÍ

«Pablo Neruda: Pido silencio»: AQUÍ 

«Pablo Neruda: Oda a la tristeza»: AQUÍ 

«Pablo Neruda: A todos vosotros…»: AQUÍ

«Pablo Neruda: Agua sexual»: AQUÍ

«Pablo Neruda: A Miguel Hernández, asesinado en los presidios de España»: AQUÍ

«Pablo Neruda: Walking around»: AQUÍ

«Pablo Neruda: Mariposa de otoño»: AQUÍ

«Pablo Neruda: Las flores de primavera y Oda a la Alegría»: AQUÍ

«Las flores de Nora Kasten y Las flores de Pablo Neruda»: AQUÍ 

«Pablo Neruda: Llénate de mí»: AQUÍ 

«Pablo Neruda: Eres toda de espumas delgadas y ligeras…»: AQUÍ 

Pablo Neruda “Amor, en Estravagario”: AQUÍ

«Pablo Neruda, murió el 23 de Septiembre de 1973»: AQUÍ

Pablo Neruda. el 15 de Junio de 1924, se publicó: “20 poemas de amor y una canción desesperada”: AQUÍ

«Pablo Neruda: No me hagas caso»: AQUÍ

«Pablo Neruda – Muere lentamente»: AQUÍ

«Pablo Neruda: Oda a la Paz»: AQUÍ 

Bibliografía publicada en vida:

Crepusculario. Santiago, Ediciones Claridad, 1923.
Veinte poemas de amor y una canción desesperada. Santiago, Editorial Nascimento, 1924.
Tentativa del hombre infinito. Santiago, Editorial Nascimento, 1926.
Anillos. Santiago, Editorial Nascimento, 1926. (Prosa poética de Pablo Neruda y Tomás Lago.)
El hondero entusiasta. Santiago, Empresa Letras, 1933.
El habitante y su esperanza. Novela. Santiago, Editorial Nascimento, 1926.
Residencia en la tierra (1925–1931). Madrid, Ediciones del Árbol, 1935.
España en el corazón. Himno a las glorias del pueblo en la guerra: (1936–1937). Santiago, Ediciones Ercilla, 1937.
Nuevo canto de amor a Stalingrado. México, 1943.
Tercera residencia (1935–1945). Buenos Aires, Losada, 1947.
Canto general. México, Talleres Gráficos de la Nación, 1950.
Los versos del capitán. Imprenta L’Arte Tipografica, Napoli, 1952, 184 pp.
Todo el amor. Santiago, Editorial Nascimento, 1953.
Las uvas y el viento. Santiago, Editorial Nascimento, 1954.
Odas elementales. Buenos Aires, Editorial Losada, 1954.
Nuevas odas elementales. Buenos Aires, Editorial Losada, 1955.
Tercer libro de las odas. Buenos Aires, Losada, 1957.
Estravagario. Buenos Aires, Editorial Losada, 1958.
Navegaciones y regresos Buenos Aires, Editorial Losada, 1959.
Cien sonetos de amor. Santiago, Editorial Universitaria, 1959.
Canción de gesta. La Habana, Imprenta Nacional de Cuba, 1960.
Poesías: Las piedras de Chile. Buenos Aires, Editorial Losada, 1960.Las Piedras de Pablo Neruda
Cantos ceremoniales. Buenos Aires, Losada, 1961.
Memorial de Isla Negra. Buenos Aires, Losada, 1964. 5 volúmenes.
Arte de pájaros. Santiago, Ediciones Sociedad de Amigos del Arte Contemporáneo, 1966.
Fulgor y muerte de Joaquín Murieta. Santiago, Zig-Zag, 1967. La obra fue escrita con la intención de servir de libreto para una ópera de Sergio Ortega.
La Barcarola. Buenos Aires, Losada, 1967.
Las manos del día. Buenos Aires, Losada, 1968.
Comiendo en Hungría. Editorial Lumen, Barcelona, 1969. (En co-autoría con Miguel Ángel Asturias)
Fin del mundo. Santiago, Edición de la Sociedad de Arte Contemporáneo, 1969. Con Ilustraciones de Mario Carreño, Nemesio Antúnez, Pedro Millar, María Martner, Julio Escámez y Oswaldo Guayasamín.
Aún. Editorial Nascimento, Santiago, 1969.
Maremoto. Santiago, Sociedad de Arte Contemporáneo, 1970. Con Xilografías a color de Carin Oldfelt Hjertonsson.
La espada encendida. Buenos Aires, Losada, 1970.
Las piedras del cielo. Editorial Losada, Buenos Aires, 1970.
Discurso de Estocolmo. Alpignano, Italia, A. Tallone, 1972.
Geografía infructuosa Buenos Aires, Editorial Losada, 1972.
La rosa separada. Éditions du Dragon, París, 1972 con grabados de Enrique Zañartu.
Incitación al Nixonicidio y alabanza de la revolución chilena. Santiago, Empresa Editora Nacional Quimantú, Santiago, 1973.
Geografía de Pablo Neruda. Editorial Aymá, Barcelona, 1973. Glosas autógrafas de Neruda, Fotos de Sara Facio y Alicia D’Amico.
Himno y regreso
Que despierte el leñador
Tentativa del hombre infinito.

Publicaciones póstumas:

El mar y las campanas. Editorial Losada, Buenos Aires, 1973
2000. Editorial Losada, Buenos Aires, 1974
Elegía. Editorial Losada, Buenos Aires, 1974.
El corazón amarillo. Editorial Losada, Buenos Aires, 1974
Jardín de invierno. Editorial Losada, Buenos Aires, 1974.
Confieso que he vivido. Memorias. Barcelona, Seix Barral, 1974. (autobiografía)
Libro de las preguntas. Editorial Losada, Buenos Aires, 1974.
Cartas de amor de Pablo Neruda. Ediciones Rodas, Madrid, 1975.
Para nacer he nacido. Editorial Seix Barral, Barcelona, 1978.
Cartas a Laura. Centro Iberoamericano de Cooperación, Madrid, 1978.
Poesías escogidas. Biblioteca Premios Nobel. Aguilar S.A. de ediciones, 1980.
El río invisible Editorial Seix Barral, Barcelona, 1980.
Neruda/Eandi, Correspondencia durante Residencia en la tierra. Editorial Sudamericana, Buenos Aires, 1980.
El fin del viaje. Editorial Seix Barral, Barcelona, 1982.
Antología fundamental, prólogo de Jaime Quezada y selección de Jorge Baroos, Andrés Bello, 1997
Pablo Neruda, Discursos Parlamentarios. (1945-1948). Editorial Antártica, Santiago, 1997.
Pablo Neruda, Cuadernos de Temuco Seix Barral, Buenos Aires.
Pablo Neruda, Prólogos. Editorial Sudamericana, Santiago, 2000.
Pablo Neruda, Epistolario viajero. (1927-1973), Editorial RIL, Santiago, 2004.
Pablo Neruda en O’Cruzeiro Internacional. Editorial Puerto de Palos, Santiago, 2004.
Pablo Neruda. Yo respondo con mi obra: Conferencias, Discursos, Cartas, Declaraciones. (1932 – 1959). Ediciones Universidad de Salamanca, Salamanca, España, 2004.
Pablo Neruda, J.M. Coetzee, W. Faulkner, Doris Lessing, G.G. Márquez, Discursos, Alpha Decay, Barcelona, 2008.
Antología General, Real Academia Española, Asociación Chilena del Libro y Hernán Loyola, Alfaguara, Santiago de Chile, 2010.
La piel extensa, antología dirigida a un público juvenil, reúne cincuenta y cinco poemas en siete apartados temáticos; compilación de Gerardo Beltrán y Abel Murcia con ilustraciones de Adolfo Serra; Edelvives, Madrid, 2013

You Might Also Like

No Comments

  • Reply Bitacoras.com septiembre 11, 2012 at 6:07 pm

    Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: “La historia los juzgará.” Salvador Allende 11 de septiembre en Chile, hace 39 años… El 11 de septiembre de 1973, una acción militar llevada a cabo por la Fuerzas Armadas y derrocaron al presidente socialista Salvado……

  • Reply Recordando a Pablo Neruda: A todos vosotros… | Trianarts septiembre 23, 2012 at 2:11 am

    […] “11 de septiembre: Chile, Salvador Allende y La mamadre de Pablo Neruda”: AQUÍ […]

  • Reply No me hagas caso: Pablo Neruda | Trianarts septiembre 23, 2012 at 10:54 am

    […] “11 de septiembre: Chile, Salvador Allende y La mamadre de Pablo Neruda”: AQUÍ […]

  • Reply Pido silencio, de Pablo Neruda | Trianarts septiembre 23, 2012 at 11:06 am

    […] “11 de septiembre: Chile, Salvador Allende y La mamadre de Pablo Neruda”: AQUÍ […]

  • Reply Las flores de Nora Kasten y Las flores de Punitaqui, de Pablo Neruda | Trianarts julio 27, 2014 at 2:50 am

    […] “Pablo Neruda: 11 de septiembre: Chile, Salvador Allende y La mamadre”: AQUÍ […]

  • Reply Pablo Neruda: España en el corazón | Trianarts septiembre 23, 2014 at 2:09 am

    […] “11 de septiembre: Chile, Salvador Allende y La mamadre de Pablo Neruda”: AQUÍ […]

  • Reply Pablo Neruda: Así Salen | Trianarts diciembre 23, 2014 at 5:27 pm

    […] “11 de septiembre: Chile, Salvador Allende, Pablo Neruda y La mamadre”: AQUÍ […]

  • Reply Pablo Neruda: El monte y el río | Trianarts febrero 6, 2015 at 7:39 pm

    […] “Pablo Neruda: 11 de septiembre: Chile, Salvador Allende y La mamadre”: AQUÍ […]

  • Reply Mi recuerdo a Pablo Neruda: El pozo - Trianarts septiembre 23, 2015 at 2:16 am

    […] “Pablo Neruda: La mamadre”: AQUÍ […]

  • Deja un comentario

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.