Poesia

Georg Trakl: Queja

mayo 29, 2016

«… Mira cómo florece en mi herida
en la noche una estrella…
Todo está consumado. Muerte, sé humana.»

GT

«Queja»

Sueño y Muerte, las lúgubres águilas
baten toda la noche su rumor en torno a esta cabeza:
a la imagen áurea del hombre
devoraría la onda helada
de la eternidad. En arrecifes tenebrosos
se destroza el cuerpo purpúreo
y la oscura voz se queja
sobre el mar.
Hermana de tempestuosa tristeza,
mira: una barca angustiosa se hunde
bajo las estrellas,
bajo la faz silenciosa de la noche.

Georg Trakl

De: Publicaciones en la revista Der Brenner, 1914-1915
Traducción de José Luis Reina Palazón
Recogido en «Georg Trakl – Obras Completas»
Trotta Editorial – Colección Minima Trotta 2010©
ISBN: 978-84-9879-180-8

Poema original en alemán:

«Klage»

Schlaf und tod, die düstern Adler
Umrauschen nachtlang dieses Haupt:
des Menschen goldnes Bildnis
Verschlänge die eisige Woge
Der Ewigkeit. An schaurigen Riffen
Zerschellt der purpurne Leib
Und es klagt die dunkle Stimme
Über dem Meer.
Schwestern sTürmischer Schwermut
Siech ein ängstlicher kahn versinkt
Unter Sternen,
dem schweigenden Anlitz der Nacht.

Georg Trakl

Georg Trakl nació el 3 de febrero de 1887, en Salzburgo, Austria.
Su obra, con una clara influenciada de autores como Arthur RimbaudFriedrich Hölderlin y Novalis, osciló entre el expresionismo y el simbolismo, convirtiéndose en un gran legado para generaciones posteriores.
Fue alcohólico y adicto al cloroformo, lo que le ocasionó graves trastornos mentales, que le conllevaron cambios profundos de su personalidad, que se agravaron tras su participación en la I Guerra Mundial, en la que tomó parte en la batalla de Grodek. Allí ve el dolor inconsolable de los moribundos y escucha los alaridos de los heridos graves, mira personas colgadas en los árboles y contempla el suicidio de uno de los enfermos que se vuela el cráneo en su presencia. Allí convive con toda la miseria de la humanidad, intentó suicidarse pero sus compañeros lo impidieron.
Esta terrible experiencia le produjo una crisis nerviosa, por la que tuvo que ser recluido en un psiquiátrico de Cracovia, Polonia, donde se suicidó con una sobredosis de cocaína, el 3 de noviembre de 1914.
En 1953 se creó en Austria el Premio Georg Trakl de Literatura.

Rainer María Rilke escribía: “la poesía de Trakl es para mí el más conmovedor de los lamentos ante un mundo imperfecto”.

Así mismo, su amigo Von Ficker lo describió así:

«Siempre se le hacía difícil arreglárselas con el mundo exterior, al tiempo que iba ahondándose cada vez más en el manantial de su creación poética… Bebedor y drogadicto empedernido, jamás le abandonaba su porte noble, de un temple espiritual fuera de lo común; no hay hombre que haya podido verle jamás tambalearse siquiera, o ponerse impertinente cuando bebía, si bien, a horas avanzadas de la noche, su forma de hablar, por lo demás tan delicada y como rondando siempre un mutismo inefable, se endurecía a menudo con el vino de una manera peculiar y, entonces, podía aguzarse en una malicia relampagueante. Pero, por debajo, solía sufrir él más que aquéllos sobre cuyas cabezas descargaba como un rayo la daga de sus palabras en el corro enmudecido, pues en tales momentos parecía de una veracidad tal que le partiera auténticamente el corazón. Por lo demás era un hombre callado, ensimismado, pero en modo alguno reservado; al contrario, sabía entenderse bondadoso y humano como el que más con gente sencilla y franca de cualquier clase social, de la más alta a la más baja, con que tuvieran el corazón «en su sitio», en particular con los niños. Bienes apenas le quedaban, tener libros siempre le pareció superfluo, y acabó «liquidando» por lo que le dieran todo su Dostoievski, al que veneraba fervientemente… Entonces estalló la guerra, y Trakl tuvo que ir al frente en su antiguo puesto de farmacéutico militar con un hospital volante. A Galitzia. Al principio aquello pareció romper el hielo y arrancarle a su pesadumbre. Pero luego, tras la retirada de Grodeck, recibí desde el hospital de plaza de Cracovia, adonde se le había llevado para observación por su estado psíquico, un par de cartas suyas que sonaban como llamadas de socorro de su alma.»

También de George Trakl en este blog:

«Georg Trakl: Alma de la vida»: AQUÍ

«George Trakl: La iglesia muerta»: AQUÍ

«Georg Trakl: Grodek»: AQUÍ

«Georg Trakl: Crepúsculo en el alma»: AQUÍ

George Trakl: A los enmudecidos: AQUÍ

«Georg Trakl: Alma de noche»: AQUÍ

«George Trakl: De profundis»: AQUÍ

«Georg Trakl: De profundis II»: AQUÍ

*Desconozco el autor de la imagen

You Might Also Like

No Comments

  • Reply Bitacoras.com noviembre 21, 2014 at 11:56 pm

    Información Bitacoras.com

    Valora en Bitacoras.com: “… Mira cómo florece en mi herida en la noche una estrella… Todo está consumado. Muerte, sé humana.” GT “Queja” Sueño y Muerte, las lúgubres águilas baten toda la noche su rumor en torno a esta cabeza: a la imagen áurea del h..…

  • Reply Georg Trakl: De profundis II » Trianarts abril 8, 2015 at 9:55 pm

    […] “Georg Trakl: Queja”: AQUÍ […]

  • Reply Georg Trakl: Grodek » Trianarts julio 7, 2015 at 2:10 am

    […] “Georg Trakl: Queja”: AQUÍ […]

  • Reply Mi recuerdo a Nelly Sachs: Quien por último... - Trianarts diciembre 10, 2015 at 12:10 am

    […] “Georg Trakl: Queja”: AQUÍ […]

  • Reply Mi recuerdo a Georg Trakl: Alma de la vida - Trianarts febrero 3, 2016 at 8:10 pm

    […] “Georg Trakl: Queja”: AQUÍ […]

  • Reply Paul Celan: Las eternidades cruzaron... - Trianarts febrero 24, 2016 at 4:23 pm

    […] “Georg Trakl: Queja”: AQUÍ […]

  • Deja un comentario

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.