Escultura

Henry Moore: Escultura, Arte en la calle

agosto 31, 2018

Clic en la imagen para ver más obras

Henry Moore

Henry Spencer Moore, nació en Castleford, Reino Unido, el 30 de julio de 1898.
Escultor al que dieron la fama sus esculturas en bronce y mármol, que fueron creadas para ser exhibidas en espacios abiertos, y que se pueden ver en numerosas ciudades de todo el mundo.

Fue una de las figuras artísticas más conocidas en su tiempo, estando considerado “la voz oficial de la escultura británica y la cara aceptable de la Modernidad”.

Siendo muy pequeño, mostró su talento e interés en la escultura medieval, por lo que se le concedió una beca para la Castleford Secondary School, donde varios de sus hermanos habían estudiado.

Su maestra de arte amplió sus conocimientos artísticos y le dio su apoyo para que se dedicara al arte, por lo que Moore, definitivamente, decidió convertirse en un artista, solicitando una beca en el College local.

Tras la Primera Guerra Mundial, en la que participó, recibió una ayuda para continuar su educación.

En 1919 se convirtió en el primer estudiante de escultura del Leeds College of Art and Design, donde se creó un estudio de escultura especialmente para él.
En 1921 obtuvo una beca para estudiar en el Royal College of Art en Londres.

En 1924, gracias a una nueva beca, viajó a Italia, donde estudió a los viejos maestros renacentistas, y visitó París, donde asistió a una clase de bosquejos en la Académie Colarossi y visitó el Museo del Louvre.

Tras su regreso a Londres, Moore obtuvo un puesto por siete años como profesor en el Royal College of Art.

En 1932 Moore fue nombrado Jefe del Departamento de Escultura de la Chelsea School of Art.

En sus inicios siguió el estilo romántico victoriano, para madurar su estilo, desarrollando el suyo propio, muy personal que hacen inconfundible sus obras.

Fue influenciado por distintos renacentistas, entre ellos, Michelangelo Buonarotti, Giotto di Bondone y Giotto y Giovanni Pisano; así como por el arte tolteca-maya.

En un principio utilizó la técnica de la talla directa, para iniciar en los finales de la década de 1940, comenzar a moldear sus figuras en arcilla o yeso, terminando el trabajo en bronce, mediante el moldeo a la cera o arena.

Artísticamente, junto a Hepworth y otros miembros de la Seven and Five Society (sociedad de artistas formada en Londres en 1919) desarrolló trabajos cada vez más abstractos, todos ellos influidos por sus viajes a París y por su contacto con artistas surrealistas y cubistas como Pablo Picasso, Georges Braque, Jean Arp y Alberto Giacometti.

Moore estuvo interesado en el surrealismo, y en 1933 se unió al movimiento artístico de Paul Nash “Unit One Group”. Moore y Nash formaron parte del comité organizador de la London International Surrealist Exhibition.

La Segunda Guerra Mundial interrumpió su carrera en; la Chelsea School of Art fue evacuada a Northampton y Moore renunció a su puesto como profesor.

Durante la guerra, reflejó ésta con su arte. Sus trabajos más famosos son los dibujos que realizó de londinenses durmiendo en el subterráneo de Londres mientras se protegían del Blitz (bombardeo alemán llevado a cabo por la Luftwaffe).

Sus obras, preferentemente son figuras humanas, principalmente femeninas, abstractas.
Son una excepción las que realizó en la década de 1950, que talló algunos grupos familiares. De esta época es su “Figura reclinada” para el edificio de la Unesco en París, de 1957.

En 1951 rechazó el título de caballero, porque creía que esta concesión lo haría parecer una figura establecida y que “un título como ese podría separarme de otros artistas cuyo trabajo tiene objetivos similares a los míos”.

En 1967 creó “Nuclear Energy”, actualmente instalada en el campus de la Universidad de Chicago, para conmemorar el 25º aniversario de la primera reacción en cadena controlada, llevada a cabo por un grupo de físicos de la universidad liderados por Enrico Fermi.
Es habitual encontrar en sus figuras huecos y ondulaciones, que al decir de algunos críticos, están inspirados en paisajes de su lugar de origen, Yorkshire.

En 1980 creo “Man Enters the Cosmos”, encargada como un reconocimiento al programa de exploración espacial. La estatua se encuentra en el Adler Planetarium en Chicago.

Sus obras de gran tamaño, como el “West Wind”, instalada en el edificio del Metro de Londres, le hicieron un hombre muy rico, no obstante, siempre vivió modestamente, gran parte de su fortuna fue y sigue estando destinada para crear y mantener la “Henry Moore Foundation”, dedicada a promover la educación y fomento de las artes.

Durante las tres últimas décadas de su vida, continuó trabajando, realizándose varias retrospectivas en numerosos países. Una de las más admiradas fue la realizada en el verano de 1972 en los terrenos del Forte Belvedere en Florencia.

En los finales de la década de 1970 se realizaron alrededor de cuarenta exposiciones de sus trabajos al año, incrementándose el número de encargos que recibía.

Murió en Hertfordshire, el 31 de agosto de 1986, a los 88 años de edad, siendo enterrado en la Catedral de San Pablo de Londres.

También de Henry Moore en este blog:

“Sevilla, arte en la calle: Las grandes esculturas de Henry Moore”: AQUÍ

*Entrada publicada en este blog el 30 de julio de 2015. Ha sido actualizada y ampliada el 31 de agosto de 2018.

You Might Also Like

No Comments

  • Reply Ben Nicholson: El Arte Moderno en Inglaterra - Trianarts febrero 8, 2016 at 8:01 pm

    […] notable su época abstracta, realizados con un personálisimo estilo, de suaves colores. Junto a Henry Moore, Paul Nash y Barbara Wadsworth formó el grupo Unit One, al que se unieron escultores, pintores y […]

  • Deja un comentario

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.