Poesia

Lêdo Ivo: Los murciélagos

diciembre 23, 2017

“… Dios es barroco. Dios se parece a los murciélagos:
volando por la noche en los espacios estrellados
El trata de chupar la sangre de los hombres
que ennegrecen el día con sus muchos pecados…”

LI

El poeta brasileño murió en Sevilla un día como hoy de hace cinco años, en su recuerdo.

“Los murciélagos”

Los murciélagos se esconden entre las cornisas
del almacén. ¿Pero dónde se esconden los hombres,
que vuelan en lo oscuro toda su vida,
chocando con las blancas paredes del amor?

La casa de nuestro padre estaba llena de murciélagos
pendientes, como luminarias, de las viejas vigas
que sustentaban el tejado amenazado por las lluvias.
“Estos hijos chupan sangre”, suspiraba mi padre.

¿Qué hombre tirará la primera piedra a ese mamífero
que, como él, se nutre con la sangre de los otros bichos
(¡hermano mío! ¡hermano mío!) y, comunitario, reclama
el sudor de su prójimo hasta en la oscuridad?

En el halo de un seno joven como la noche
se esconde el hombre; en su almohada, en la luz de un farol
el hombre guarda las doradas monedas de su amor.
Pero el murciélago, durmiendo como un péndulo, sólo guarda
al día ofendido.

Al morir, nuestro padre nos dejó (a mis ocho hermanos y a mí)
su casa donde la noche llovía por las tejas rotas.
Levantamos la hipoteca y conservamos los murciélagos.
Y en nuestras paredes se debaten: ciegos como nosotros.

Lêdo Ivo

De: “Finisterra” – 1972

Poema original en portugués

“Os morcegos”

Os morcegos se escondem entre as cornijas
da alfândega. Mas onde se escondem os homens,
que contudo voam a vida inteiro no escuro,
chocando-se contra as paredes brancas do amor?

A casa de nosso pai era cheia de morcegos
pendentes, como luminárias, dos velhos caibros
que sustentavam o telhado ameaçado pelas chuvas.
“Estes filhos chupam o nosso sangue”, suspirava meu pai.

Que homem jogará a primeira pedra nesse mamífero
que, como ele, se nutre do sangue dos outros bichos
(meu irmão! meu irmão!) e, comunitário, exige
o suor do semelhante mesmo na escuridão?

No halo de um seio jovem como a noite
esconde-se o homem; na paina de seu travesseiro, na luz
do farol
o homem guarda as moedas douradas de seu amor.
Mas o morcego, dormindo como um pêndulo, só guarda
o dia ofendido.

Ao morrer, nosso pai nos deixou (a mim e a meus oito irmãos)
a sua casa onde à noite chovia pelas telhas quebradas.
Levantamos a hipoteca e conservamos os morcegos.
E entre os nossas paredes eles se debatem: cegos como nós.

Lêdo Ivo

De: “Finisterra” – 1972

Lêdo Ivo nació en Maceió, Brasil, el 18 de febrero de 1924.
Periodista, poeta, novelista, cuentista, cronista y ensayista brasileño.
Fue uno de los escritores más importantes de la generación del 45′ y de la literatura moderna brasileña.
En 2009, su obra “Réquiem” obtuvo el Premio Casa de las Américas en la categoría literatura brasileña.
Murió en Sevilla, el 23 de diciembre de 2012.

También de Lédo Ivo en este blog:

“Lêdo Ivo: El silencio del mundo”: AQUÍ

“Lêdo Ivo: Justificación del poeta”: AQUÍ

“Lêdo Ivo: Los dos lados”: AQUÍ

“Lêdo Ivo, in memoriam: El portón”: AQUÍ

Lédo Ivo: In memoriam – “El sol de los amantes”: AQUÍ

Bibliografía poética:

As imaginações. – 1944
Ode e elegia – 1945.
Acontecimento do soneto – 1948.
Ode ao crepúsculo – 1948.
Cântico. Ilustraciones de Emeric Marcier – 1949.
Linguagem: (1949-19041) – 1951.
Ode equatorial. Con grabados de Anísio Medeiros – 1951.
Acontecimento do soneto – 1951.
Um brasileiro em Paris e O rei da Europa – 1955.
Magias – 1960.
Uma lira dos vinte anos – 1962.
Estação central – 1964.
Rio, a cidade e os dias: crônicas e histórias – 1965.
Finisterra – 1972.
O sinal semafórico – 1974.
O soldado raso – 1980.
A noite misteriosa – 1982.
Calabar – 1985.
Mar Oceano – 1987.
Crepúsculo civil – 1990.
Curral de peixe – 1995.
Noturno romano. Con grabados de João Athanasio – 1997.
O rumor da noite – 2000.
Plenilúnio – 2004.
Réquiem – 2008.
Poesia Completa (1940-2004) – 2004.
Réquiem. Con pinturas de Gonçalo Ivo y diseño de Gianguido Bonfanti – 2008.

Obra traducida al castellano:

Las pistas. Traducción y prólogo de Ştefan Baciu, con la colaboración de Jorge Lobillo. Xalapa, Veracruz, México: Universidad Veracruzana – 1986.
La moneda perdida. Traducción de Amador Palacios. Zaragoza: Olifante – 1989.
La aldea de sal. Selección y traducción de Guadalupe Grande y Juan Carlos Mestre. Calambur, Madrid: Calambur – 2009.
Rumor nocturno. Traducción de Martín López-Vega, Vaso Roto, Barcelona-México – 2009.
Plenilunio. Traducción de Martín López-Vega, Vaso Roto, Barcelona-México – 2010.
Calima. Traducción de Martín López-Vega, Vaso Roto, Barcelona-México – 2011.
Aurora. Traducción de Martín López-Vega – Madrid. Editorial Prre-textos – 2013.

You Might Also Like

1 Comment

  • Reply Bitacoras.com junio 9, 2016 at 12:14 am

    Información Bitacoras.com

    Valora en Bitacoras.com: “… Dios es barroco. Dios se parece a los murciélagos: volando por la noche en los espacios estrellados El trata de chupar la sangre de los hombres que ennegrecen el día con sus muchos pecados…” LI “Los murciélagos” Los murcié..…

  • Deja un comentario

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.