Poesia

Miguel Hernández: El vuelo de los hombres

marzo 28, 2017

“… escríbeme en la tierra…”
MH

Un día como hoy le murieron en aquella fría y húmeda enfermería, 75 años después la herida de su ausencia no se cierra, su memoria siempre viva. Siempre en mi vida.

“El vuelo de los hombres”

Sobre la piel del cielo, sobre sus precipicios
se remontan los hombres. ¿Quién ha impulsado el vuelo?
Sonoros, derramados en aéreos ejercicios,
raptan la piel del cielo.

Más que el cálido aceite, sí, más que los motores,
el ímpetu mecánico del aparato alado,
cóleras entusiastas, geológicos rencores,
iras les han llevado.

Les han llevado al aire, como un aire rotundo
que desde el corazón resoplara un plumaje.
Y ascienden y descienden sobre la piel del mundo
alados de coraje.

En un avance cósmico de llamas y zumbidos
que aeródromos de pueblos emocionados lanzan,
los soldados del aire, veloces, esculpidos,
acerados avanzan.

El azul se enardece y adquiere una alegría,
un movimiento, una juventud libre y clara,
lo mismo que si mayo, la claridad del día
corriera, resonara.

Los estremecimientos del valor y la altura,
los enardecimientos del azul y el vacío:
el cielo retrocede sintiendo la hermosura
como un escalofrío.

Impulsado, asombrado, perseguido, regresa
al aire al torbellino nativo y absorbente,
mientras evolucionan los héroes en su empresa
inverosímilmente.

Es el mundo tan breve para un ala atrevida,
para una juventud con la audacia por pluma;
reducido es el cielo, poderosa la vida,
domada y con espuma.

El vuelo significa la alegría más alta,
la agilidad más viva, la juventud más firme.
En la pasión del vuelo truena la luz, y exalta
alas con que batirme.

Hombres que son capaces de volar bajo el suelo,
para quienes no hay ámbitos ni grandes ni imposibles,
con la mirada tensa, prorrumpen en el vuelo
gladiadores, temibles.

Arrebatados, tensos, peligrosos, tajantes,
igual que una colmena de soles extendidos,
de astros motorizados, de cigarras tremantes,
cruzan con sus bramidos.

Ni un paso de planetas, ni un tránsito de toros
batiéndose, volcándose por un desfiladero,
darán al universo ni acentos más sonoros
ni resplandor más fiero.

Todos los aviadores tenéis este trabajo:
echar abajo el pájaro fraguador de cadenas,
las ciudades podridas abajo, y más abajo
las cárceles, las penas.

En vuestra mano está la libertad del ala,
la libertad del mundo, soldados voladores:
y arrancaréis del cielo la codiciosa y mala
hierba de otros motores.

El aire no os ofrece ni escudos ni barreras:
el esfuerzo ha de ser todo de vuestro impulso.
Y al polvo entregaréis el vuelo de las fieras
abatido, convulso.

Si ardéis, si eso es posible, poseedores del fuego,
no dejaréis ceniza ni rastro, sino gloria.
Espejos sobrehumanos, iluminaréis luego
la creación, la historia.

Miguel Hernández

De: “El hombre acecha” [7], 1937-1939 (Libro dedicado a Pablo Neruda)
Recogido en “Miguel Hernández – Obra Completa I”
Ed. Espasa – Clásicos
Edición publicada con motivo del centenario del nacimiento de Miguel Hernández en 2010.
ISBN: 978-84-670-3294 (del tomo I)

Miguel Hernández Gilabert nació en Orihuela, Alicante, el 30 de octubre de 1910.
Aunque tradicionalmente se le encuadra en la generación del 36′, Miguel Hernández estuvo más próximo a la generación anterior, siendo considerado por Dámaso Alonso como “genial epígono de la generación del 27″.
En abril de 1939, ya concluida la Guerra Civil española, ya se había terminado de imprimir en Valencia “El hombre acecha“, sin encuadernar, una comisión depuradora franquista, presidida por el filólogo Joaquín de Entrambasaguas, ordenó la destrucción completa de la edición. Sin embargo, dos ejemplares que se salvaron permitieron reeditar el libro en 1981.
Su gran amigo Cossío se ofreció a acoger al poeta en Tudanca, pero este decidió volver a Orihuela, aunque en su ciudad natal corría mucho riesgo, por lo que decidió viajar a Sevilla pasando por Córdoba, con la intención de cruzar la frontera de Portugal por Huelva. La policía del dictador fascista luso Oliveira Salazar, lo entregó a la Guardia Civil.
Fue internado en la cárcel de Sevilla, de la que lo trasladaron al penal de la calle Torrijos en Madrid (hoy calle del Conde de Peñalver), allí, gracias a las gestiones que realizó Pablo Neruda ante un cardenal, salió en libertad de forma inesperada, sin ser procesado, en septiembre de 1939.
Ya en Orihuela, fue delatado, y tras ser detenido de nuevo, enviado a la prisión de la plaza del Conde de Toreno en Madrid. En el juicio que se celebró fue condenado a muerte en marzo de 1940. José María de Cossío, junto a otros intelectuales, entre ellos Luis Almarcha Hernández, amigo de la juventud y vicario general de la Diócesis de Orihuela, intercedieron por él, gracias a los que la pena de muerte a la que había sido condenado, se le conmutó por la de treinta años de cárcel.
La condena la firmó un juez que antes de aprobar su oposición de magistrado, Manuel Martínez Gargallo, había sido un reconocido escritor humorístico cuyas narraciones se habían publicado en diversos medios, y que posteriormente condenó a decenas de periodistas y humoristas gráficos durante el franquismo, incluso al caricaturista que le ilustró parte de sus relatos
Fue trasladado a la prisión de Palencia en septiembre de 1940 y en noviembre, al Penal de Ocaña, Toledo; en 1941, un nuevo traslado, esta vez al Reformatorio de Adultos de Alicante, donde compartió celda con Antonio Buero Vallejo, que realizaría el famoso dibujo del pintor, y donde enfermó: tras una bronquitis mal curada, contrajo tifus, que se le complicó con tuberculosis, siéndole negado su traslado a un hospital para tratarla, y que le llevaría a la muerte.
En febrero de 2011, la Sala de lo Militar del Tribunal Supremo de España denegó la posibilidad de un recurso extraordinario de revisión de la condena solicitado por la familia.
Murió el 28 de marzo de 1942, en la enfermería de la prisión alicantina, eran las 5.32 de la madrugada del 28 de marzo de 1942; sólo tenía 31 años de edad.
Se dice que no pudieron cerrarle los ojos, hecho sobre el que fue su gran amigo Vicente Aleixandre, compuso una elegía.
Fue enterrado en el nicho número 1009 del cementerio de Nuestra Señora del Remedio de Alicante, el 30 de marzo.

También de Miguel Hernández en este blog:

“Miguel Hernández: Pueblo”: AQUÍ

“Miguel Hernández: A Federico Garcia Lorca, Elegía primera”: AQUÍ

“Miguel Hernández: Llamo al toro de España”: AQUÍ

“Miguel Hernández: Recoged esta voz”: AQUÍ

“Miguel Hernández: Llamo a los poetas”: AQUÍ

“Miguel Hernández: A Federico Garcia Lorca, Elegía primera”: AQUÍ

“Miguel Hernández: Llamo a la juventud”: AQUÍ

“Miguel Hernández: Antes del odio”: AQUÍ

“Miguel Hernández: Elegía a Ramón Sijé”: AQUÍ

“Miguel Hernández: El último rincón”: AQUÍ

“Miguel Hernández: Guerra”: AQUÍ

“Miguel Hernández: Campesino de España”: AQUÍ

“Miguel Hernández: El labrador de más aire (Fragmento)”: AQUÍ

“Miguel Hernández: Camposanto”: AQUÍ

“Miguel Hernández: Madre España”: AQUÍ

“Miguel Hernández: Hijo de la luz y de la sombra”: AQUÍ

“Miguel Hernández: En mi barraquica”: AQUÍ 

“Miguel Hernández: El Rayo que no cesa” AQUÍ 

“Miguel Hernández: El herido”: AQUÍ

“Miguel Hernández: Hoy hace 70 años le murieron en Alicante – Nanas de la cebolla”: AQUÍ 

“Miguel Hernández: Soneto Final”: AQUÍ 

“Miguel Hernández: El silbo de afirmación en la Aldea”: AQUÍ

“Miguel Hernández, vivo en nuestra memoria: Huerto mio” AQUÍ 

“Miguel Hernández: Llamo al toro de España”: AQUÍ 

“Miguel Hernández: Vientos del pueblo” AQUÍ 

 “Miguel Hernández: Sentado sobre los muertos” AQUÍ 

“Miguel Hernández: Aceituneros (Andaluces de Jaén)”: AQUÍ 

“Miguel Hernández: “Poemas sociales de guerra y de muerte”: “Nuestra juventud no muere”: AQUÍ

“Miguel Hernández: España en ausencia”: AQUÍ

“Miguel Hernández: Canción del esposo soldado, de Viento del pueblo”: AQUÍ

“Miguel Hernández: El hambre, de El hombre acecha”: AQUÍ

“Miguel Hernández: El niño Yuntero, de Viento del pueblo”: AQUÍ

“Miguel Hernández: Sonreídme”: AQUÍ

“Miguel Hernández: Las cárceles, de El hombre acecha”: AQUÍ

Bibliografía:

Perito en lunas, Murcia, La Verdad – 1933 (Prólogo de Ramón Sijé).
Quién te ha visto y quién te ve y sombra de lo que eras – 1933.
El rayo que no cesa, Madrid, Héroe – 1936.
Viento del pueblo. Poesía en la guerra, Valencia, Socorro Rojo Internacional – 1937
El labrador de más aire, Madrid – Valencia, Nuestro Pueblo – 1937.
Teatro en la guerra – 1937.
El rayo que no cesa, Ediciones Héroe – 1936.
Seis poemas inéditos y nueve más, Alicante, Col. Ifach – 1951.
Obra escogida, Madrid, Aguilar – 1952 (Incluye poemas inéditos).
Cancionero y romancero de ausencias – 1938–1941 – Buenos Aires, Lautaro, 1958.
Antología, Buenos Aires, Losada – 1960 (Selec. y Prólogo de Mª de Gracia Ifach. Incluye poemas inéditos).
Obras completas, Buenos Aires, Losada – 1960.
Obra poética completa, Madrid, Zero – 1979
El hombre acecha, Santander, Diputación – 1981
24 sonetos inéditos, Alicante, Instituto de estudios Juan Gil-Albert, 1986 (Edición de José Carlos Rovira).
Miguel Hernández – Obra Completa – Edición conmemorativa del centenario del poeta – 2 Tomos – Ed. Espasa – Clásicos – 2010.

You Might Also Like

No Comments

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.