Efemerides, Literatura, Reflexiones, Relatos Breves

Mi emocionado recuerdo a Miguel Hernández: Camposanto

marzo 28, 2014

—¡Pan!, madre.
—Ven que te espulgue
—¡Pan!
—Saca al canario al clavo del corral. Ponle ese corazón de lechuga y ese grano de alpiste para que cante fino.
—¡Pan! Yo quiero pan.
—Toma a tu hermanito.
—Dame pan.
—Te lavaré la cara y te pegaré, gandúl, que no te hartas nunca.
—Quiero pan.
—Para el que ganas, demasiado comes.

MH

Miguel Hernández se nos murió en aquella mísera cárcel de Alicante, víctima de la represión franquista un día como hoy de 1942.
Siempre en mi vida, le recuerdo con una de sus prosas:

“Camposanto”

¡Válame que luna! No es una luna sin noches, o una luna devorada por las noches. Es una luna sin el más leve descalabro, ondulada, cabal sin fin y oro, como una era cubierta de parva. Le brota al camposanto al filo de los cipreses, a quienes sorprende en su lumbre con sus figuras como encogidas de hombros. Y es la hija del enterrador, de ese hombre que le miró el otro día detrás de la careta de hueso de media calavera y que le dijo: «Hasta luego», cuando tú le dijiste, sencillamente «Adiós», el muerto que recibe hoy, con los dedos tropezados, a la luna entre las melancolías plantadas por su padre. A su lado, un mantón de crespones cubre los hombros de una guitarra, que suspira de grillos vestidos de higos secos. Su frente está evitada de jazmines, y en sus pestañas largas y verdes, carrizos a la orilla de sus ojos criados, lleva prendidos dos claveles. Y al final de la trenza, que arrodilla sobre un hombro sus oscuridades, un sombrero andaluz con el fondo concurrido de naranjas.
Los grillos: ¡Silencio!… Que apenas apuntan las vocecillas de hilo a los grillos…
Las lagartijas: Las lagartijas escriben relevantes renglones tornalunados, sobre verdes, sobre las tumbas ricas de mármoles, con las orillas transparentes, como de cera encendida.
Los geranios: se han abierto las venas en este baño de claridad los geranios, y se desangran.
Los cipreses: Fluyen las barbas de chivo de los cipreses… Los cipreses despiden luna de puntillas.
Las luciérnagas: Buscan las luciérnagas la sombra en punta de los cipreses para poder alumbrarse de luces de un azul y un verde frágiles.
El ruiseñor: ¡Silencio! Ordeña el ruiseñor sobre la muerta plenilunada sus oros, como los de una naranja dos dedos de un niño en un vaso. Silencio.
Y el enterrador: Cojo de dolor, el buen hombre que hace y mulle la cama de los muertos, salta por su casa. De pronto sus ojos ven brillar metálicamente sobre la mesa con luna un objeto corto y agudo; cree que es un cuchillo, y es una sardina; que se deshace cuando la envía contra sus sienes… Luego, yayeante, sale al jardín crucificado y, por coger el farolillo del limonero, coge la luz de un limón, con la que se va alumbrando hasta su hija…

Miguel Hernández

De: Prosas
Recogido en Miguel Hernández – Obra Completa I Poesía – Prosas
Ed. Espasa – Clásicos
Edición publicada con motivo del centenario del nacimiento de Miguel Hernández en 2010.
ISBN: 978-84-670-3294-9 (del tomo II)
ISBN: 978-84-670-3262-8 (de la obra completa)

Miguel Hernández Gilabert nació en Orihuela, Alicante, el 30 de octubre de 1910.
Aunque tradicionalmente se le encuadra en la generación del 36, Miguel Hernández estuvo más próximo a la generación anterior, siendo considerado por Dámaso Alonso como “genial epígono de la generación del 27”.
En febrero de 2011, la Sala de lo Militar del Tribunal Supremo de España denegó la posibilidad de un recurso extraordinario de revisión de la condena solicitado por la familia.
Murió el 28 de marzo de 1942, en la cárcel de Alicante.

También de Miguel Hernández en este blog:

“Miguel Hernández: Las cárceles”: AQUÍ

“Miguel Hernández: El labrador de más aire (Fragmento)”: AQUÍ

“Aceituneros (Andaluces de Jaén), de Miguel Hernández”: AQUÍ

“Recordando a Miguel Hernández: Campesino de España”: AQUÍ

“Miguel Hernández: Madre España”: AQUÍ

“Recordando a Miguel Hernández: Hijo de la luz y de la sombra”: AQUÍ

“Miguel Hernández: En mi barraquica”: AQUÍ 

“Miguel Hernández: El Rayo que no cesa” AQUÍ 

“El herido: Miguel Hernandez”: AQUÍ

“Miguel Hernández: Hoy hace 70 años le murieron en Alicante”: AQUÍ 

“Poema del día: Soneto Final de Miguel Hernández”: AQUÍ 

“Miguel Hernández: El silbo de afirmación en la Aldea”: AQUÍ

“Miguel Hernández, vivo en nuestra memoria: Huerto mio” AQUÍ 

“Poema del día: Llamo al toro de España de Miguel Hernández”: AQUÍ 

“Vientos del pueblo: Miguel Hernández” AQUÍ 

“Poema del día: Sentado sobre los muertos de Miguel Hernández” AQUÍ 

“Poema del día: Aceituneros (Andaluces de Jaén) de Miguel Hernández”: AQUÍ 

“Miguel Hernández: “Poemas sociales de guerra y de muerte”: “Nuestra juventud no muere”: AQUÍ

“Miguel Hernández: España en ausencia”: AQUÍ

“Recordando a Miguel Hernández: Canción del esposo soldado, de Viento del pueblo”: AQUÍ

“Miguel Hernández: El hambre, de El hombre acecha”: AQUÍ

“Miguel Hernández: El niño Yuntero, de Viento del pueblo”: AQUÍ

“Miguel Hernández: Sonreídme”: AQUÍ

“Sentado sobre los muertos, de Miguel Hernández”: AQUÍ

“Miguel Hernández: Las cárceles, de El hombre acecha”: AQUÍ

“Miguel Hernández: El último rincón”: AQUÍ

“Miguel Hernández: A Federico Garcia Lorca, Elegía primera”: AQUÍ

“Miguel Hernández: Hoy hace 70 años le murieron en Alicante – Nanas de la cebolla”: AQUÍ

“Miguel Hernández: Centenario de un poeta – Las abarcas desiertas”: AQUÍ

Bibliografía:

“Perito en lunas” – Murcia, La Verdad, 1933 (Prólogo de Ramón Sijé).
“Quién te ha visto y quién te ve y sombra de lo que eras”,1933.
“El rayo que no cesa” – Madrid, Héroe, 1936.
“Viento del pueblo. Poesía en la guerra” – Valencia, Socorro Rojo Internacional, 1937 (Prólogo de Tomás Navarro Tomás).
“El labrador de más aire” – Madrid – Valencia, Nuestro Pueblo, 1937.
“Teatro en la guerra” 1937.
“Seis poemas inéditos y nueve más” – Alicante, Col. Ifach, 1951.
“Obra escogida” – Madrid, Aguilar, 1952 (Incluye poemas inéditos).
“Cancionero y romancero de ausencias” – 1938–1941, Buenos Aires, Lautaro, 1958 (Prólogo de Elvio Romero).
“Antología” – Buenos Aires, Losada, 1960 (Selec. y Prólogo de Mª de Gracia Ifach. Incluye poemas inéditos).
“Obras completas” – Buenos Aires, Losada, 1960 (Prólogo de Mª de Gracia Ifach).
“Obra poética completa” – Madrid, Zero, 1979 (Introducción, estudio y notas de Leopoldo de Luis y Jorge Urrutia).
“El hombre acecha”, Santander, Diputación, 1981 (Facsímil de la primera edición de 1939 perdida en imprenta).
“24 sonetos inéditos” – Alicante, Instituto de estudios Juan Gil-Albert, 1986 (Edición de José Carlos Rovira).
“Obra completa” (2 tomos) – Ed. Espasa – 2010. (Publicado con motivo de su centenario)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

You Might Also Like

No Comments

  • Reply Miguel Hernández: Elegía a Ramón Sijé | Trianarts marzo 28, 2014 at 7:54 pm

    […] “Mi emocionado recuerdo a Miguel Hernández: Camposanto”: AQUÍ […]

  • Reply Miguel Hernández: A Federico Garcia Lorca, Elegía primera | Trianarts agosto 17, 2014 at 11:45 pm

    […] “Miguel Hernández: Camposanto”: AQUÍ […]

  • Reply Miguel Hernández: El niño Yuntero | Trianarts octubre 30, 2014 at 12:38 am

    […] “Miguel Hernández: Camposanto”: AQUÍ […]

  • Reply Mi recuerdo a Miguel Hernández: Llamo a la juventud | Trianarts octubre 30, 2014 at 1:20 am

    […] “Miguel Hernández: Camposanto”: AQUÍ […]

  • Reply Miguel Hernández: España en ausencia | Trianarts octubre 30, 2014 at 10:20 am

    […] “Miguel Hernández: Camposanto”: AQUÍ […]

  • Reply Recordando a Miguel Hernández: Hijo de la luz y de la sombra - Trianarts octubre 30, 2015 at 1:12 am

    […] “Miguel Hernández: Camposanto”: AQUÍ […]

  • Deja un comentario