Poesia

Recordando a Rosa Chacel: Apolo

junio 3, 2016

“…Porque el amor anhela su sepulcro en la carne;
quiere dormir su muerte al calor, sin olvido,
al arrullo tenaz que la sangre murmura…”

RC

Mi recuerdo a la gran escritora de la Generación del 27′, en el aniversario de su nacimiento.

“Apolo”

Habitante de los anchos portales
donde el laurel de la sombra oculta el arpa de la araña,
donde las losas académicas,
donde las arcas y las llaves mudas,
donde el papel caído
recubre el polvo de frágil terciopelo.

¡El silencio dictado por tu mano,
la línea entre tus labios sostenida,
tu suprema nariz exhalando un aliento
como brisa en las praderas,
por gemelas vertientes recorriendo los valles de tu pecho,
y en torno a tus tobillos un espacio
pálido como el alba!

¡Eterna, eternamente un universo a imagen tuya!
Con la frente a la altura de tu plinto,
viniendo de aritméticas vacías como claustros,
de cielos oprimidos como flor entre páginas,
¡eternamente! dije, y desde entonces,
¡eternamente! digo.

Beso a mi voz, que expresa tu mandato,
la suelto y voy hacia ti, como paloma
obediente en su vuelo,
libre en la jaula de tu ley.

El trazo de tu norma, en el basalto
de mi inocencia oscura,
el paso de tu flecha ¡para siempre!
Y hasta el fin tu soberbia.
Sobre mí, solo eterno
tu mandato de luz, Verdad y Forma.

Rosa Chacel

Rosa Chacel Arimón nació en Valladolid, el 3 de junio, de 1898.
Escritora perteneciente a la Generación del 27.
En la década de 1930, de gran convulsión política en España, en el que llegó el fin de la monarquía, y el consiguiente exilio del rey Alfonso XII, la proclamación de la II República en 1931 y el golpe de estado franquista en 1936, que desencadenó la Guerra Civil, Rosa Chacel, participó de forma activa con publicaciones que apoyaban el sistema republicano, suscribiendo manifiestos y convocatorias durante el primer año de la contienda, al tiempo que realizaba trabajó como enfermera voluntaria.
En 1933, tras la muerte de su madre que le ocasiona una crisis creativa viaja a Berlín. En 1936, Manuel Altolaguirre le publicó en la colección Héroe, su libro de sonetos “A la orilla de un pozo”, con prólogo de Juan Ramón Jiménez.
Mientras su marido hizo posible que se evacuaran los cuadros del Museo del Prado durante la Guerra Civil, en un primer momento a Valencia, más tarde a Cataluña, de allí a Francia y posteriormente a Suiza.
En 1937 se traslada a París, y posteriormente permanece durante por un tiempo en Grecia, donde coincide con Concha Albornoz, hospedándose ambas en casa del escritor Nikos Kazantzakis; no pudiendo estar toda la familia reunida hasta el final de la contienda en 1939, cuando logran reunirse en el exilio, en Brasil, con un paréntesis en Buenos Aires, con la finalidad de evitar que su hijo Carlos llegase a olvidar el idioma español.
Hasta la muerte de su marido, el pintor Timoteo Pérez Rubio en 1977, continuó alternando su residencia entre Río de Janeiro y Madrid, año en que finalmente se instala definitivamente en Madrid.
Comenzó a tener reconocimientos oficial a regreso definitivo a España después del exilio.
Entre otros galardones:
Obtuvo el Premio de la Crítica en 1976 por su obra “Barrio de Maravillas”
Fue Premio Nacional de las Letras Españolas en 1987.
La Universidad de Valladolid la hizo Doctora Honoris Causa en 1989.
En 1990 recibió el Premio Castilla y León de las Letras.
Se le concedió la Medalla de Oro al mérito en las Bellas Artes, en 1993.
Murió en Madrid, el 7 de agosto de 1994; está enterrada en el Panteón de Personas Ilustres del Cementerio El Carmen de Valladolid.

También de Rosa Chacel en este blog:

“Rosa Chacel: La culpa”: AQUÍ

“Rosa Chacel: Mariposa nocturna”: AQUÍ

“Rosa Chacel: Encrucijada”: AQUÍ

“Rosa Chacel: Los marineros”: AQUÍ

“Rosa Chacel: Jacinto”: AQUÍ

Bibliografía poética:

A la orilla de un pozo – 1936 – Ed. Héroe, con Prólogo de Juan Ramón Jiménez. Reeditado en 1985 por Editorial Pre-textos.
Versos prohibidos – 1978 – Ed. Caballo Griego para la Poesía.
Poesía (1931-1991) – 1992 – Ed. Tusquets.

You Might Also Like

No Comments

  • Reply Bitacoras.com agosto 7, 2015 at 12:38 am

    Información Bitacoras.com

    Valora en Bitacoras.com: “…Porque el amor anhela su sepulcro en la carne; quiere dormir su muerte al calor, sin olvido, al arrullo tenaz que la sangre murmura…” RC Mi recuerdo a la gran escritora de la Generación del 27′, en el aniversario de su muer..…

  • Reply Alejandra Pizarnik, el surrealismo poético: Cenizas - Trianarts octubre 13, 2015 at 9:45 am

    […] literatura francesa en la Universidad de la Sorbona. Contactó e hizo amistad con Julio Cortázar, Rosa Chacel y Octavio Paz, entre otros, este último prologaría su libro “Árbol de Diana”, en […]

  • Deja un comentario

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.