Poesia

Vladimir Mayakovsky: Ascensión

julio 19, 2015

«…Sólo el idiota,
maneja puños
y el pecho lo cubre de almidón.
De viejos se arrepienten…»

VM

Recordamos al poeta ruso en el aniversario de su nacimiento.

«Ascensión»

Yo soy poeta.
Enseñad a los niños que el sol se levanta detrás de los pilares del Este.

En el tálamo de amor aparece la cabeza querida con sus pocos pelitos.

Lancé a lo alto una flecha de desafío.
¡Quítate esa sonrisa!
Mi corazón busca el balazo, y la garganta delira con una navaja.

Es la pesadilla deshilvanada del demonio,
en la que crece mi angustia.
Me persigue,
me atrae con su abismo el agua del mar.
Me arrojaría también desde cualquier techo.
Las nieves me rodean.
Las nieves me cubren,
crecen, hacen espuma, caen,
de nuevo en el hielo cae una esmeralda escarchada.

Tiembla mi alma.
Entre los hielos está ella aprisionada,
y no puede salir.
Así embrujado,
iré caminando por las orillas del Neva.
Doy un paso,
y nuevamente estoy en el mismo lugar.
Corro,
pero es en vano.
De pronto me encontré ante un edificio.
Se alzó detrás de las ventanas de hielo,
en un amanecer redondo.
Allá voy.
Maulló un gato.
Arde la luz nocturna,
de la farmacia de turno.
Toco el timbre.
¡Boticario!
¡Boticario!
Esperé colgado de mis propios hombros.
Crecieron,se turbaron mis pensamientos,
crecieron enredados,
como cuernos de ciervos.
Manché el piso de llanto.
Me hinqué de rodillas,
llorando mi paraíso perdido.
¡Boticario!
¡Boticario!
¡Boticario!
¡Déme de beber algo!
Cómo puedo hacer,
para beberme hasta el fin la angustia del corazón.

¡Habrá en el cielo virgen, infinito,
o en el Sahara delirante,
o en un desierto enloquecido,
habrá un asilo para celosos?
Detrás de los frascos y las probetas,
hay tantos secretos.
Tú conoces la más alta justicia.
¡Boticario!
Ayúdame para que sin dolor,
emigre mi alma al cielo.

Me extiende un frasco,
veo un cráneo.
«Veneno»
debajo dos huesos cruzados.
¿A quién se lo da?
Si yo soy inmortal,
tu huésped es extraordinario.
Los ojos ya no ven.
Estoy mudo,
cierro la puerta detrás de él,
y bien,
¿qué hacer ahora?
¡No faltaba más,
con un veneno perecer intoxicado!
Una turbia suposición
cruzó la mente del tonto boticario.
En las ventanas, los curiosos.
Se oyen voces.
Y de pronto,
asciendo a los aires,
pasando los mostradores.
El techo se abre solo, sin dificultad.
Chillidos.
Ruido.

¡Sobre la casa hay uno colgado!
Ya estoy sobre la casa. ¡Paso!
Veo la iglesia al atardecer,
la cruz iluminada. ¡Paso!
La cima de los árboles y el bosque.
Graznan los cuervos. ¡Paso!
¡Estudiantes!
Todo lo que aprendimos es un cuento.
Y también todo lo que enseñamos.
La Física, la Química y la Astronomía son un cuento.

Si se me antoja volar,
vuelo por las nubes.
Y voy a todas partes,
y puedo estar donde quiero,
asombrando la rutina de todas las baladas poéticas.

Cantad ahora al nuevo demonio con alas,
de abrigo americano,
y brillo en sus zapatos amarillos.

Vladimir Mayakovsky

Nació Bagdadi (actualmente Mayakovski, en su honor), Georgia, el 19 de julio de 1893.
Ruso y cosaco por parte de padre y ucraniano por parte de madre.
En 1906, muere su padre y su familia se traslada a Moscú, dond el poeta entrará muy pronto a formar parte de partidos de ideología bolchevique, leerá a Karl Marx y participará en diferentes actividades subversivas contra el zar que le llevarán a ser detenido en 1906, cuando sólo contaba con apenas 13 años de edad; sería detenido otras dos veces y condenado en una de ellas a un año de prisión.
Es el la cárcel donde se inicia su pensamiento literario, y su ideología poética.
Después de entrar en contacto con los movimientos futuristas, se une a ellos, y con 19 años firmará el manifiesto “Bofetada al gusto público», ligada con el futurismo italiano del más tarde se desvincularía, tras conocer al pintor David Burliuk, fundador de el cubofuturismo, la escisión rusa del futurismo
Tanto así que los primeros movimientos artísticos de Mayakovski se relacionarían más con la pintura que con la literatura; estudió arte en El Instituto de Pintura, Escultura y Arquitectura, pero en contradicción, es en dicho centro, donde se acercará a la poesía.
En En 1915 ya había escrito “la nube en pantalones”, y en 1916 “La flauta espinazo”, la más famosa y completa de todas sus obras, escrita para su amante y gran amor de su vida, Lili Brik.
Es movilizado durante la Primera Guerra Mundial; la muerte y el horror le acercarían de nuevo a sus ideas bolcheviques por un tiempo olvidadas en su actividad literaria.
Su poesía seguían siendo gritos al mundo, exaltaciones de el pueblo, de lucha, de revolución de vida por cambiar, de formas que destruir, de grandes manifestaciones, de profundos gritos, de días rojos y noches soleadas, que le hizo ser el portavoz, y no solo artístico, de la Revolución Bolchevique.
Su apasionado romance con Lili Brik, el viaje que realizó a París, donde conoció a Pablo Picasso, y su viaje a Estados Unidos marcarían su vida y su poesía en sus años siguientes. Vivió unos momentos felices y otros amargos, mientras crecía animadversión de cierta parte de la sociedad rusa hacía él; sentía que obra no era entendida, que hasta los comunistas se aburguesaban, se adocenaban, que no cambiaba el mundo tan rápido como él deseado y esperado, hechos que fueron doblando su carácter, aceptando cosas que nunca antes hubiera hecho.
Habían pasado 13 años desde el inicio de la revolución, se sentía, nada era como había imaginado, y se sentía acosado por la sociedad, al respecto dijo dirigiéndose a un grupo de estudiantes que le insultaban y atacaban en un acto: «Cuando haya muerto, leeréis mis versos con lágrimas en los ojos».
La depresión, la soledad, le llevan a descerrajarse un tiro en el corazón el 14 de abril de 1930.

También de Vladimir Mayakovsky en este blog:

«Vladimir Mayakovski: Comúnmente es así»: AQUÍ

«Vladimir Mayakovski: El poeta obrero»: AQUÍ

«Vladimir Mayakovsky: Escuchen»: AQUÍ

«Vladimir Mayakovsky: Adolescente»: AQUÍ 

«Vladimir Mayakovsky: Verlaine y Cezánne»: AQUÍ

«Vladimir Mayakovski: De nuevo»: AQUÍ

«Vladimir Mayakovsky: Ascensión»: AQUÍ

«Vladimir Mayakovsky: Oigan»: AQUÍ

«Vladimir Mayakovsky: La blusa fatua»: AQUÍ

Obra traducida al castellano:

Misterio bufo, Cuadernos para el Diálogo, 1971.
Yo mismo, Alberto Corazón, 1971.
El baño: Drama en tres actos, con circo y fuegos artificiales, Escelicer, 1972.
La rebelión de los objetos, Fundamentos, 1972.
Poemas 1913–1916, Alberto Corazón, 1972.
Poemas 1917–1930, Alberto Corazón, 1973.
La chinche; El baño, Edaf, 1974.
Poesía y revolución, Península, 1974.
Hoja tras hoja, un elefante o una leona, Progreso, Moscú, 1978.
Vladímir Ilich Lenin, Akal, 1978.
Poesía, Akal.
Poemas (1912–1920), Laya, 1984.
La nube en pantalones, Mondadori, 1999.
¿Qué está bien y qué está mal?, Hiperión, 1999.
Poemas, Ediciones 29, 2002.
España; Dos monjas, Editorial Límite, 2004.
Mi descubrimiento de América: 1925: en 12 poemas, Euskoprint, 2005.
Yo mismo. Cómo hacer versos, Traducción Agustín García Tirado y Eulalia Soldevilla, Editorial Alberto Corazón.
Conversaciones con el inspector fiscal y otros poemas, Ediciones 29, Barcelona, 1997.
Cómo hacer versos, Mono Azul editora, Sevilla, 2009
Una bofetada al gusto del público, Mono Azul editora, Sevilla, 2009.
América, Gallo Nero, Madrid, 2010

You Might Also Like

No Comments

  • Reply Vladimir Mayakovski: De nuevo | Trianarts mayo 12, 2014 at 10:41 pm

    […] “Recordando a Vladimir Mayakovsky: Ascensión”: AQUÍ […]

  • Reply Mi recuerdo a Vladimir Mayakovsky: Verlaine y Cezánne | Trianarts julio 19, 2014 at 12:07 am

    […] “Recordando a Vladimir Mayakovsky: Ascensión”: AQUÍ […]

  • Reply Vladimir Mayakovsky: Adolescente | Trianarts septiembre 4, 2014 at 4:20 am

    […] “Vladimir Mayakovsky: Ascensión”: AQUÍ […]

  • Deja un comentario

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.