Pintura

Salvador Dalí: El genio de Figueras

mayo 11, 2018

Clic en la imagen para ver más obras

Salvador Dalí

Eugenio Salvador Dalí i Domènech nació en Figueras, Gerona, el 11 de mayo de 1904.
Pintor, escultor, grabador, escenógrafo y escritor español, está considerado uno de los máximos representantes del surrealismo español.

Es sobre todo conocido por sus impactantes imágenes oníricas y surrealistas con una clara influencia renacentista.
Experto en el dibujo y en recursos plásticos colaboró en numerosos proyectos de otros artistas audiovisuales.

Su estilo marcadamente personal y reconocible, fue muy ecléctico, se le acusó de “vampirizar” innovaciones ajenas.

Narcisista y megalómano tenía siempre como objeto atraer la atención, conducta criticada por quienes gustaban de su obra, conducta que irritaba a quienes apreciaban su arte, justificaba a sus críticos, que rechazaban sus conductas excéntricas como un reclamo publicitario que en ocasiones llegaba a ser más llamativo que su obra.

Dalí atribuía su amor por todo lo que es dorado y resulta excesivo, su pasión por el lujo y su amor por la moda oriental a un autoproclamado su “linaje arábigo” que remontaba sus raíces a los tiempos de la dominación árabe de la península ibérica.

Su hermano mayor, también llamado Salvador murió poco antes de él nacer, hecho que marcó al artista posteriormente, llegando a tener una fuerte crisis de personalidad, al creer que él era la copia de su hermano.

Con cinco años sus padres lo llevaron a la tumba de su hermano, y le dijeron que él era su reencarnación, una idea que él llegó a creer, al respecto Salvador llegó a decir: “…nos parecíamos como dos gotas de agua, pero dábamos reflejos diferentes… Mi hermano era probablemente una primera visión de mí mismo, pero según una concepción demasiado absoluta.”

En 1916 durante una visita familiar a Cadaqués, conoció a la familia de Ramón Pichot, un artista local que viajaba regularmente a París, la capital del arte del momento, el pintor que ya había manifestado su afición y grandes aptitudes para el dibujo y siguiendo los consejos de Pichot, comenzó a dar clases de pintura con el maestro Juan Núñez.

Al año siguiente expuso algunos de sus dibujos a carboncillo en la casa familiar. En 1919, con catorce años, participó en una exposición colectiva de artistas locales en el teatro municipal de Figueras y en otra en Barcelona, organizada por la Universidad, en la que recibió el premio Rector de la Universidad.

En 1922 entró en la Academia de Bellas Artes de San Fernando de Madrid, donde estudió hasta su expulsión en 1926.

En 1925, en la Galería Dalmau de Barcelona expuso por primera vez de forma individual, en la que pudieron verse obras de los distintos registros pictóricos que ya apuntaba el joven Dalí, junto a cuadros de inspiración cubista, se exponían otras en las que se dejaba ver la influencia de Ingres que parecía ser predominante y algunos bodegones que recordaban a Carlo Carrà y Giorgio de Chirico.

Durante los años de sus estudios en Madrid, vivió en la famosa Residencia de estudiantes, en la que entabló amistad con Luis Buñuel, Federico García Lorca y Luis Cernuda, entre otros; amistades que serían plasmadas en diversos trabajos conjuntos entre ellos, por ejemplo, Dalí diseñó los escenarios para la “Mariana Pineda” de Lorca en su primera representación en 1927, y parte de la escenografía de “Un perro andalúz” de Buñuel en 1929.

En 1929 por medio de Joan Miró, entró en contacto con el grupo surrealista parisino, del que saldría expulsado por sus ideas políticas.
En 1930 comenzó a desarrollar el que sería su estilo más personal, el llamado “método paranoico-crítico”, que sería su más importante aportación al movimiento surrealista.

Este método inventado por él, decía basarse en las teorías de Sigmund Freud sobre la interpretación de los sueños, cada una de sus imágenes o una asociación de ellas, era posible someterlas a dobles lecturas. Dalí creó todo un universo de símbolos y escenas obsesivas inspiradas como decíamos en el el psicoanálisis y que realizaba de forma cuidadosa con un estilo realista.

Hay que destacar en su biografía, el papel que en su vida desempeñó Gala, su mujer y musa, que fue esencial a lo largo de toda su carrera.

En 1940, junto a ella viajó a Estados Unidos, donde residió hasta 1948. En su estancia americana, dejó de pintar dedicándose casi por completo a la decoración de escaparates, al diseño de escenografías para películas para Hollywood y a diseñar portadas de revistas tan famosas como Vogue.
A su vuelta a España se instaló junto a Gala en la localidad costera de Port-Lligat.

En 1974 abrió en Figueras su Teatro Museo Dalí.
Murió en Figueras, Gerona, el 23 de enero de 1989.
Su obra está representada en los más importantes museos españoles y de todo el mundo, así como en multitud de colecciones publicas y privadas.

*Entrada actualizada y ampliada el 11 de mayo de 2018,

You Might Also Like

No Comments

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.