Pintura

Werner Scholz: Segunda generación del expresionismo alemán

julio 30, 2022


Clic en la imagen para ver más obras

Werner Scholz

Werner Ferdinand Ehrenfried Scholz nació en Berlín, Alemania, el 23 de octubre de 1898.


De origen germano-austríaco, era hijo del arquitecto Ehrenfried Scholz (alumno de Walter Gropius ) y de la pianista Elisabeth Gollner.


Inició sus estudios de pintura en la Universidad de Bellas Artes de Berlín en 1916.


Participó en la Primera Guerra Mundial como voluntario, y el día de su 19 cumpleaños resultó gravemente herido en Francia, Chemin des Dames, perdiendo el antebrazo izquierdo.


En los años 1919 y 1920 continuó sus estudios de pintura en la Universidad de Bellas Artes de Berlín, para en 1920, abandonar Escuela de Arte y abrir un estudio en Nollendorfplatz, en Berlín.


En las décadas de 1920 y 1930, utilizó recursos estilísticos expresionistas para representar con un gesto poderoso las dificultades y la miseria de la pequeña burguesía en el Berlín de la posguerra.


Fue junto a George Grosz, Otto Dix y Max Beckmann, miembro de la segunda generación del expresionismo alemán.


Los óleos de 1919 a 1945 son inicialmente de un tono de color apagado, pero de enorme expresividad. Al igual que Franz Frank, Albert Birkle y Otto Pankok , Scholz fue uno de los más importantes representante del realismo expresivo que no pasó por alto nada y, como en el óleo de 1933, Los expulsados, preveía el desastroso futuro.


Fue especialmente importante para él su encuentro con Emil Nolde. La energía constructiva de la siguiente generación alemana de los fauves, Franz Marc, August Macke, Karl Schmidt-Rottluff, Ernst Ludwig Kirchner, Erich Heckel y Emil Nolde domó la selva de colores, y tuvo su efecto en la generación de Scholz, pero éste, como sus contemporáneos George Grosz y Otto Dix en su expresividad va mucho más allá de la generación de sus antecesores.


La obra de Scholz deriva su fuerza constructiva de concentrarse en la inexorabilidad de un gesto en el que se concentra el destino humano.


Supo ver muy pronto la amenaza que representaba para la cultura y la civilización alemana el surgimiento del nacionalsocialismo y adoptó una posición periodística al respecto.


En el “Diario” del 17 de enero de 1931, se encuentran las siguientes declaraciones suyas: «Sí, ya es hora de contrarrestar la furiosa destrucción de la cultura por parte de los nazis, de responder con un trabajo enérgico. Los panfletos de papel y las protestas hoy, como nos lo demuestran los hechos cotidianos, se vuelven irrelevantes. La irresponsabilidad de los fascistas que ya pueden permitirse legalmente debe mostrarse al público en general. Y esto de manera continua y sistemática, mediante la creación de una comunidad de lucha que incluye todos los medios culturales que llevan su lucha a las calles, utiliza todos los medios de propaganda para capturar a grandes capas de la población, que repetidamente se golpean en el cerebro qué sucederá si estos es peligrosos reacciónarios llegan al poder. »


Su respuesta pictórica es de similar vehemencia, como en Huérfanos, de 1932, El niño muerto, tríptico, 1933, Niño entre tumbas, 1933, Los desplazados, 1933, o Niño congelado, 1934.


Fue miembro de la Asociación Alemana de Artistasy exhibió sus obras en las exposiciones anuales de DKB hasta la última exposición en Hamburgo, clausurada por los nazis.


En la exposición de propaganda nacionalsocialista Arte degenerado en Munich en 1937, en la que los principales representantes del expresionismo alemán fueron difamados por los nacionalsocialistas, había al menos dos cuadros de Scholz: el gran tríptico El niño muerto y la Naturaleza muerta con amarilis. Como artista degenerado, los nacionalsocialistas prohibieron a Scholz exhibir.


En 1939, se mudó de Berlín a Alpbach en el Tirol, que conocía bien de estancias anteriores, y compró la casa Büchsenhausen con su esposa Ursula.


Su estudio de Berlín fue completamente destruido por un bombardeo en 1944. Casi todos los óleos de su carrera en Berlín que había escondido allí en secreto fueron destruidos.


La intensa preocupación por los mitos llevó a Scholz a crear un extenso ciclo de pasteles sobre el Antiguo Testamento a partir de 1948.


En esa misma época realizó otra serie de 113 pasteles y algunos óleos con temas sobre la mitología griega y una gran cantidad de pinturas al pastel y al óleo, con representaciones de la naturaleza y  de la sociedad campesina, que fue moldeada por la iglesia.


Murió en Schwaz, Tirol, el 5 de septiembre de 1982.

You Might Also Like

No Comments

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.