Poesia

Salvatore Quasimodo: La danzarina del alba

enero 1, 2016

“… hubo quien, con voz de ruiseñor,
entre los azulados encajes de los zarzales,
ofreció el agua amarga…”

SQ

“La danzarina del alba”

Levanta la cabeza de la almohada de clemátide,
oh danzarina que esculpes tus pasos
en los huertos encendidos de luciérnagas,
al sonido del arpa que la noche toca
con sus manos adornadas de estrellas.

Calla, y vela mi leve sueño:
ya asciende por las columnas, en azulados hilos,
la seda de la mirra que arde.

Si viniese el Errante a la puerta de esmeralda,
dale asilo, en la celda donde, una noche de nieve,
el peregrino enfermo marcó con su cilicio
una extraña leyenda de humildad.

Cuando sobre los pinos, como un jazmín,
la estrella matutina encienda el adios,
danza sobre las flores del sueño, y el alba se despertará
con la música de tus pies de lirio.

Salvatore Quasimodo

De: “Besa el umbral de tu casa” (Publicado en 1981)
Traducción de Antonio Colinas
Recogido en “Poesía Completa”
Ed. Linteo Poesía – 1ª Edición 2004©
ISBN de la 2ª Edición: 978-84-9607-05-9

Poema original en italiano:

“La danzatrice dell’alba”

Solleva il capo dal guanciale di verbena,
o danzatrice che scolpisce i suoi passi
negli orti accesi di lucciole
al suono de l’arpa che la notte tocca
con mani adorne di stelle.

Taci, e veglia il mio breve sonno:
già sale per le colonne, a fili azzurri,
la seta della mirra che brucia.

Se l’Errante verrà a la porta di smeraldo,
dàgli asilo ne la cella ove, una sera di neve,
il pellegrino malato incise col cilicio
una strana leggenda d’umiltà.

Quando sui pini, come un gelsomino,
la stella mattutina accennerà l’addio,
danza sui fiori del sonno, e l’alba si sveglierà
a la musica dei tuoi piedini di giglio.

Salvatore Quasimodo

De: “Bacia la soglia della tua casa”

Salvatore Quasimodo nació en Modica, Sicilia, Italia, el 20 de agosto de 1901.
Fue poeta y periodista, miembro del movimiento hermético italiano.
Se pueden diferenciar claramente dos etapas en la obra de Salvatore Quasimodo, una primera la de su poesía publicada en la antología: “Y de repente la noche”, y la publicada hasta el final de la Segunda Guerra Mundial, en la que utilizó una forma escueta, casi minimalista, y de contenidos con un gran componente simbolista, con un estilo al que se denominó hermetismo, y que compartió otros poetas italianos de ese momento, entre ellos: Giuseppe Ungaretti, Alfonso Gatto y Mario Luzi, todos habían recibido fuertemente la influencia de los franceses Paul Valéry y Stéphane Mallarmé, y con los que terminaría formando la conocida como Escuela Hermética italiana.
Tras finalizar la guerra, y con ello, la censura, Quasimodo se volcó con su obra en los temas sociales, imbricando de forma muy hábil lasanalogía que se dan entre las esclavitudes humanas actuales y los mitos griegos.
Abandonó y ejecutó una poesía más clara y llena de vitalidad.
Le fue concedido el Premio Nobel de Literatura en 1959.
Murió en Amalfi, 14 de junio, de 1968.

También de Salvatore Quasimodo en este blog:

“Salvatore Quasimodo: Las muertas guitarras”: AQUÍ

“Salvatore Quasimodo: Hombre de mi tiempo”: AQUÍ

“Salvatore Quasimodo: Concédeme mi día”: AQUÍ

“Salvatore Quasimodo: Caminar”: AQUÍ

“Salvatore Quasimodo: Los muertos”: AQUÍ

“Salvatore Quasimodo: La noche de invierno”: AQUÍ

“Salvatore Quasimodo: Auschwitz”: AQUÍ

“Salvatores Quasimodo: Iscariote”: AQUÍ

“Salvatore Quasimodo: De mi olor de hombre”: AQUÍ

“Salvatore Quasimodo: A mí peregrino”: AQUÍ

“Salvatore Quasimodo: Limosna”: AQUÍ

“Salvatore Quasimodo: Canto de Apolo”: AQUÍ

“Salvatore Quasimodo: Dolor de cosas que ignoro”: AQUÍ

“Salvatore Quasimodo: Elegía, de Día tras día”: AQUÍ

“Salvatore Quasimodo: En el preciso tiempo humano”: AQUÍ

“Salvatore Quasimodo: Vestir a Jesús”: AQUÍ

“Salvatore Quasimodo: Élegos para la bailarina Cumani”: AQUÍ

“Salvatore Quasimodo: El muro, de La tierra incomparable”: AQUÍ

“Salvatore Quasimodo: Otoño”: AQUÍ

“Salvatore Quasimodo: Refugio de aves nocturnas”: AQUÍ

“Salvatore Quasimodo: Canto de Apolo”: AQUÍ

“Salvatore Quasimodo: Aún se oye el mar, de Día tras día”: AQUÍ

“Salvatore Quasimodo: Lamento por el sur”: AQUÍ

“Salvatore Quasimodo: Ciudad muerta”:AQUÍ

“Salvatore Quasimodo: No he perdido nada”: AQUÍ

“Salvatore Quasimodo: A mi tierra, de Y de pronto anochece”: AQUÍ

“Salvatore Quasimodo: La reunión de los mendigos, de Nocturnos del rey silencioso”: AQUÍ

“Salvatore Quasimodo: El alto velero”: AQUÍ

Bibliografía:

Aguas y tierras – 1930
Oboe sumergido – 1932
Erato y Apolión – 1936
Y de repente la noche – 1942
La vida no es sueño – 1949
El falso y verdadero verde – 1955
La tierra incomparable – 1958
El poeta y el político – 1960
Debe y haber – 1966

You Might Also Like

1 Comment

  • Reply Salvatore Quasimodo: Día tras día - Trianarts marzo 11, 2016 at 1:11 am

    […] “Salvatore Quasimodo: La danzarina del alba”: AQUÍ […]

  • Deja un comentario

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.