Poesia

Antonio Machado: El dios íbero

julio 26, 2017

“… Entre los robles muerden
los negros toros la menuda hierba,
y el pastor que apacienta los merinos
su pardo sayo en la montaña deja…”
AM

Un día como hoy, en el Palacio sevillano de Dueñas, nació el maestro….
Siempre en mi vida, siempre en mi memoria.

“El dios Íbero”

Igual que el ballestero
tahúr de la cantiga,
tuviera una saeta el hombre ibero
para el Señor que apedreó la espiga
y malogró los frutos otoñales,
y un “gloria a ti” para el Señor que grana
centenos y trigales
que el pan bendito le darán mañana.

Señor de la ruina
adoro porque aguardo y porque temo:
con mi oración se inclina
hacia la tierra un corazón blasfemo.

¡Señor, por quien arranco el pan con pena,
sé tu poder, conozco mi cadena!

¡Oh dueño de la nube del estío
que la campiña arrasa,
del seco otoño, del helar tardío
y del bochorno que la mies abrasa!

“¡Señor del iris, sobre el campo verde
donde la oveja pace;
Señor del fruto que el gusano muerde
y de la choza que el turbión deshace,
“tu soplo el fuego del hogar aviva,
tu lumbre da sazón al rubio grano,
y cuaja el hueso de la verde oliva,
la noche de San Juan, tu santa mano!

“¡Oh dueño de fortuna y de pobreza,
ventura y malandanza,
que al rico das favores y pereza
y al pobre su fatiga y su esperanza!

“¡Señor, Señor: en la voltaria rueda
del año he visto mi simiente echada,
corriendo igual albur que la moneda
del jugador en el azar sembrada!

“¡Señor, hoy paternal, ayer cruento,
con doble faz de amor y de venganza,
a Ti, en un dado de tahúr al viento,
va mi oración, blasfemia y alabanza!”

Este que insulta a Dios en los altares,
no más atento al ceño del Destino,
también soñó caminos en los mares
y dijo: “Es Dios sobre la mar camino.”

¿No es él quien puso a Dios sobre la guerra
más allá de la suerte,
más allá de la tierra,
más allá de la mar y de la muerte?

¿No dio la encina íbera
para el fuego de Dios la buena rama,
que fue en la santa hoguera
de amor una con Dios en pura llama?

Mas hoy… ¡Qué importa un día!
Para los nuevos lares
estepas hay en la floresta umbría,
leña verde en los viejos encinares.

Aún larga patria espera
abrir al corvo arado sus besanas;
para el grano de Dios hay sementera
bajo cardos y abrojos y bardanas.

¡Qué importa un día! Está el ayer alerto
al mañana, mañana al infinito;
¡hombres de España, ni el pasado ha muerto,
ni está el mañana—ni el ayer—escrito!

¿Quién ha visto la faz al Dios hispano?

Mi corazón aguarda
al hombre ibero de la recia mano,
que tallará en el roble castellano
el Dios adusto de la tierra parda.

Antonio Machado

De: “Campos de Castilla” – 1912
Recogido en “Manuel Machado – Antonio Machado – Obras Completas”
Ed. Biblioteca Nueva, 1983
ISBN (de la 2ª edición): 978-84-70302-67-1

Antonio Machado Ruiz nació en Sevilla el 26 de julio de 1875.
Fue el poeta más joven de la Generación del 98′.
Su poesía de raíces modernistas, giró hacia un simbolismo intimista, con tintes románticos, que en su etapa más madura practicó una poesía de un fuerte compromiso social, a la vez que bebía de la sabiduría popular ancestral. Gerardo Diego diría del maestro que “hablaba en verso y vivía en poesía“.
Fue alumno del Institución Libre de Enseñanza, estando siempre comprometido con sus idearios.
En 1927 fue elegido miembro de la Real Academia Española, aunque nunca llegó a tomar posesión de su sillón.
El 22 de enero de 1939, ante la inminente ocupación de la ciudad por las tropas golpistas contra la II República Española, partió en un vehículo de la Dirección de Sanidad, que había conseguido el doctor José Puche Álvarez, salió de Barcelona junto a parte de su familia y unos pocos amigos, entre los que se encontraban: el filósofo Joaquín Xirau, el filólogo Tomás Navarro Tomás, el humanista catalán Carles Riba, el novelista Corpus Barga, además de una larga caravana con cientos de miles de españoles huyendo de su patria.
El día 28 de enero, llegaron a Collioure, hospedándose en el Hotel Bougnol-Quintana. Allí quedaron a la espera de una ayuda que no llegó a tiempo.
Murió a las tres y media de la tarde del día 22 de febrero de 1939; un mes y tres días más tarde moría su madre, que de esta forma cumplió una promesa hecha en voz alta en Rocafort: “Estoy dispuesta a vivir tanto como mi hijo Antonio”.
El 5 de mayo de 1941, fue expulsado post mórtem del Cuerpo de Catedráticos de Instituto. Habría que esperar hasta 1981 para ser rehabilitado como profesor del instituto Cervantes de Madrid.

“Tengo un gran amor a España y una idea de España completamente negativa. Todo lo español me encanta y me indigna al mismo tiempo. Mi vida está hecha más de resignación que de rebeldía; pero de cuando en cuando siento impulsos batalladores que coinciden con optimismos momentáneos de los cuales me arrepiento y sonrojo a poco indefectiblemente. Soy más autoinspectivo que observador y comprendo la injusticia de señalar en el vecino lo que noto en mí mismo. Mi pensamiento está generalmente ocupado por lo que llama Kant conflictos de las ideas trascendentales y busco en la poesía un alivio a esta ingrata faena. En el fondo soy creyente en una realidad espiritual opuesta al mundo sensible.”
Antonio Machado – Autobiografía

También de Antonio Machado en este blog:

“Antonio Machado: Parábolas”: AQUÍ

“Antonio Machado: Del mañana efímero”: AQUÍ

“Antonio Machado: España en paz”: AQUÍ

“Antonio Machado: A una España joven”: AQUÍ

“Antonio Machado: A orillas del Duero”: AQUÍ

“Antonio Machado: El hospicio”: AQUÍ

“Antonio Machado: Por tierras de España”: AQUÍ

“Antonio Machado: El Crimen fue en Granada, a Federico García Lorca”: AQUÍ

“Antonio Machado: El viajero”: AQUÍ

“Antonio Machado: Crece en la plaza en sombra”:AQUÍ

“Antonio Machado: Sobre la tierra amarga”: AQUÍ

“Antonio Machado: España en paz”: AQUÍ

“Antonio Machado: Hay dos modos de conciencia”: AQUÍ

“Antonio Machado: Desnuda está la tierra”: AQUÍ

“Antonio Machado: La muerte del niño herido”: AQUÍ

“Antonio Machado: Ya va subiendo la luna”: AQUÍ

“Antonio Machado: Amanecer de otoño”: AQUÍ

“Antonio Machado: Cuando se fue el maestro”: AQUÍ

“Antonio Machado: Me dijo una tarde”: AQUÍ 

“Antonio Machado: Retrato”: AQUÍ

“Antonio Machado: He andado muchos caminos”: AQUÍ 

“Antonio Machado: La tierra de Alvargonzález”: AQUÍ

“Antonio Machado: Del mañana efimero”: AQUÍ

“Antonio Machado: Llanto de las virtudes y coplas por la muerte de Don Guido”: AQUÍ

“Antonio Machado: Hace 73 años murió en Collioure – Cante hondo”: AQUÍ 

“Antonio Machado: Caminos” AQUÍ

“Antonio Machado: La Casa”: AQUÍ 

“Antonio Machado – Guitarra del mesón”: AQUÍ

“Antonio Machado: La Primavera Besaba”: AQUÍ

“Día Mundial de la Poesía: Mis Poetas”: AQUÍ 

“Antonio Machado, Murió en Collioure – A un olmo seco”: AQUÍ

“Antonio Machado: La tierra de Alvargonzález”: AQUÍ

“Soria, entre San Polo y San Saturio, caminando con Don Antonio Machado: AQUÍ

“Antonio Machado: La pedagogía según Juan de Mairena”: AQUÍ

“Poema de la guerra: Picasso y Machado”: AQUÍ 

Bibliogafría:

Poesía

1903.- “Soledades: poesías”
1907.- “Soledades, galerías, otros poemas”
1912.- “Campos de Castilla”
1917.- “Páginas escogidas”
1917.- “Poesías completas”
1917.- “Poemas”
1918.- “Soledades y otras poesías”
1919.- “Soledades, galerías y otros poemas”
1924.- “Nuevas canciones”
1928.- “Poesías completas (1899-1925)”
1933.- “Poesías completas (1899-1930)”
1933.- “La tierra de Alvargonzález”
1933.- “Poesías completas”
1936.- “Juan de Mairena (sentencias, donaires, apuntes y recuerdos de un profesor apócrifo)”
1937.- “Poemas delLa guerra (1936-1937)”
1937.- “Madrid: baluarte de nuestra guerra de independencia”
1938.- “La tierra de Alvargonzález y Canciones del Alto Duero”

Teatro:

1926.- “Desdichas de la fortuna o Julianillo Valcárcel”
1927.- “Juan de Maraña”
1928.- “Las adelfas”
1929.- “La Lola se va a los puertos”
1931.- “La prima Fernanda”

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

You Might Also Like

1 Comment

  • Reply Bitacoras.com febrero 22, 2016 at 12:47 am

    Información Bitacoras.com

    Valora en Bitacoras.com: Antonio Machado: El dios íbero, de Campos de Castilla, 1912 La entrada Mi recuerdo a Antonio Machado: El dios íbero aparece primero en Trianarts.

  • Deja un comentario