Poesia

André Breton: Todo paraíso no está perdido

febrero 19, 2017


«Toda idea que triunfa marcha hasta su perdición.»
AB

Mi recuerdo al poeta surrealista francés en el aniversario de su nacimiento.

«Todo paraíso no está perdido»

A Man Ray

Los gallos de roca pasan dentro del cristal
Defienden el rocío a golpe de cresta
Entonces la divisa encantadora del relámpago
Desciende sobra la bandera de las ruinas
La arena no es más que un reloj fosforescente
Que da la medianoche
Por los brazos de una mujer olvidada
Sin refugio girando por el campo
Erguida en las aproximaciones y en los retrocesos celestes
Es aquí
Las sienes azules y duras de la quinta se bañan en la noche
que calca mis imágenes
Cabelleras cabelleras
El mal adquiere fuerzas muy cerca
Solamente se valdrá de nosotros.

André Breton

De: «Claro de tierra» – 1923

Traducción de Manuel Álvarez Ortega

Poema original en francés:

«Tout paradis n’est pas perdu»

A Man Ray

Les coqs de roche passent dans le cristal
Ils défendent la rosée à coups de crête
Alors la devise charmante de l’éclair
Descend sur la bannière des ruines
Le sable n’est plus qu’une horloge phosphorescente
Qui dit minuit
Par les bras d’une femme oubliée
Point de refuge tournant dans la campagne
Dressée aux approches et aux reculs célestes
C’est ici
Les tempes bleues et dures de la villa baignent dans
la nuit qui décalque mes images
Chevelures chevelures
Le mal prend des forces tout près
Seulement voudra-t-il de nous

André Breton

De: «Clair de terre» – 1923

André Bretón nació en Tinchebray, Francia, el 19 de febrero de 1896.
Escritor, poeta, ensayista y teórico del Surrealismo literario, está reconocido como el fundador y principal exponente de este movimiento artístico.
Tras participar en la Primera Guerra Mundial, entró en contacto con el mundo del arte, inicialmente tras conocer a Paul Valéry  y después con el grupo dadá, en 1916.
En el transcurso de la guerra, trabajó en varios hospitales psiquiátricos en los que pudo conocer y estudiar los trabajos y tesis experimentales de Sigmund Freud sobre la la escritura automática (escritura libre de todo control de la razón y de preocupaciones estéticas o morales), conocimientos que serían la base sobre la que formuló la teoría surrealista.
En 1920 publicó su primer libro: «Los campos magnéticos», en colaboración con Philippe Soupault, en el exploraban las posibilidades de la escritura automática. Al año siguiente rompió con Tristan Tzara, el fundador del movimiento dadá.
Fundó junto a Louis Aragon y Philippe Soupault la revista «Littérature».
En 1924 escribió el Manifiesto del surrealismo y junto a él se formó el grupo que formaron junto a él, Philippe Soupault, Louis Aragon, Paul Éluard, René Crevel, Michel Leiris, Robert Desnos, y Benjamin Perét.
Pronto el movimiento se aproximó a la política, y en 1927, junto a Aragon y Éluard y Breton se afilia al Partido Comunista francés.
En 1928 publicó en París «El surrealismo y la pintura».
En 1935 abandonó el partido al comprobar la imposibilidad de unir la búsqueda de la libertad absoluta de los surrealistas con el realismo socialista que veía al arte como instrumento de propaganda de sus ideas.
Como persona fue muy controvertido, Octavio Paz, que le conoció a Breton al llegar a París en 1946, contaba que el fundador del surrealismo tenía dos caras, por una parte era tremendamente vitalista, honesto y carismático, pero por otro, muy intransigente.
Esta intransigencia le hizo ganar el apodo de «papa del surrealismo», por la forma obsesiva con la que defendía los principios del movimiento, castigando con la expulsión a aquellos que se disentían de su principios morales o artísticos.
Entre los que expulsó, estaban: Roger Vitrac, Philippe Soupault, Antonin Artaud, Robert Desnos y Salvador Dalí, al que llamaba «Ávida Dollars» (anagrama de su nombre).
Marcel Duchamp sin embargo le dedicó estas palabras: «No he conocido a ningún hombre que tuviera mayor capacidad de amor, mayor poder de amar la grandeza de la vida, y no se entenderían sus odios si no fuera porque con ellos protegía la cualidad misma de su amor por la vida, por lo maravilloso de la vida.»
Cuando se inició la Segunda Guerra Mundial, sabiéndose vigilado por el gobierno de Vichy, se exilió a Estados Unidos, volviendo a París en 1946.
Murió en el hospital Lariboisière de París, el 28 de septiembre de 1966. Fue enterrado en el cementerio de Batignolles, a pocos metros de la tumba de su amigo Benjamin Péret.
Su poesía, recopilada en «Poemas», de 1948, nos muestra la influencia de entre otros: Arthur Rimbaud, Stéphane Mallarmé, Paul Valéry, y Guillaume Apollinaire.

También de André Breton en este blog:

«André Bretón: Siempre»: AQUÍ

André Bretón: Todavía me escucho hablar: AQUÍ

«André Breton: Pleno margen»: AQUÍ

«André Breton: Me dicen que allá lejos…»: AQUÍ

«André Bretón: Guerra»: AQUÍ

«André Breton: Silueta de paja»: AQUÍ

«André Breton: Nudo de espejos»: AQUÍ

«André Breton: Siempre por primera vez»: AQUÍ

«André Breton: Girasol»: AQUÍ

«André Breton: No ha lugar»: AQUÍ

«André Breton: Silueta de paja»: AQUÍ

«André Breton: Todo paraíso no está perdido»: AQUÍ

«André Breton: La unión libre»: AQUÍ

«André Breton: El Marqués de Sade»: AQUÍ

Bibliografía:

Ensayos:

Los pasos perdidos (1924).
Manifiesto surrealista (1924, 1930, 1946).
El Surrealismo y la pintura (1928)
Segundo manifiesto (1929).
Antología del humor negro (1940)
Prolegómenos a un tercer manifiesto o no (1942).
Delito Flagrante (1949)
El Surrealismo a través de sus obras (1954)

Poesía:

Poemas I:

Monte de piedad (1919). (Mont de pieté)
Los campos magnéticos (1920). (Les champs magnetiques)
Claro de tierra (1923). (Clair de Terre)
Pez soluble. (Poisson soluble)
La unión libre. (L´union libre)
El revólver de cabellos blancos. (Le revolver a cheveaux blancs)
Violeta Nozieres
El aire del agua (1934). (L´air de l´eau)

Poemas II: – 1935-1940

Pleamargen (Pleine marge):

Fata Morgana 1940-1943
Los estados generales. (Les etats generaux)
Xenófilos. (Xenophile)
Oda a Charles Fourier. (Ode a Charles Fourier)
Olvidados. (Oublies)
Otras obras[editar · editar código]
Nadja (1928)
Los vasos comunicantes (1932)
Point du jour (1934)
El amor loco (1937). (L´amour fou)
Arcane 17 (1944)
La llave de los campos (1953)
Ella
El Quijote (1954)

You Might Also Like

No Comments

  • Reply Bitacoras.com noviembre 16, 2012 at 12:30 am

    Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: “Toda idea que triunfa marcha hasta su perdición.” AB “Todo paraíso no está perdido” Los gallos de roca pasan dentro del cristal Defienden el rocío a golpe de cresta Entonces la divisa encantadora del relámpago D……

  • Reply Mujeres Pintoras: Leonora Carrington, la última surrealista » Trianarts | Trianarts febrero 4, 2013 at 1:56 am

    […] pronto amistad con Joan Miró, André Breton y otros artistas con los que compartió las celebres reuniones del Cafè “Les Deux […]

  • Reply Manuel Alvarez Ortega, In memoriam: Los olvidados días | Trianarts junio 14, 2014 at 3:49 pm

    […] “André Breton: Todo paraíso no está perdido”: AQUÍ […]

  • Reply André Breton: La unión libre | Trianarts septiembre 27, 2014 at 11:16 pm

    […] “André Breton: Todo paraíso no está perdido”: AQUÍ […]

  • Reply Recordando a André Bretón: Todavía me escucho hablar... - Trianarts septiembre 28, 2015 at 12:11 am

    […] “André Breton: Todo paraíso no está perdido”: AQUÍ […]

  • Reply André Breton: Nudo de espejos - Trianarts febrero 19, 2016 at 1:15 am

    […] “André Breton: Todo paraíso no está perdido”: AQUÍ […]

  • Responder a André Breton: Nudo de espejos - Trianarts Cancelar respuesta

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.