Poesia

Arthur Rimbaud: Vocales

octubre 20, 2009

“¡La hemos vuelto a hallar! ¿Qué? La Eternidad…. Es la mar mezclada con el sol.”
AR

  “Vocales”

A negro, E blanco, I rojo, U verde, O azul; vocales
contaré algún día vuestro latente nacimiento:
A negro corsé velludo de brillantes moscas
que pululan en torno a crueles hedores,
golfos de sombra: E, candor de los vapores y los toldos,
lanzas de altivos glaciares, reyes blancos, temblor de umbelas;
I, púrpuras, sangre escupida, risa de hermosos labios
en la cólera o en las borracheras penitentes;
U, ciclos, vibraciones divinas de mares verdosos,
paz de las dehesas sembradas de animales, paz de las arrugas
que la alquimia imprime en las anchas frentes estudiosas;
O, supremo Clarín de estridores extraños,
silencios atravesados por Mundos y Ángeles:
-O, la Omega, rayo violeta de Sus Ojos.

  “Noche del infierno” (Fragmento)

He engullido un estupendo trago de veneno. -¡Sea tres veces
bendito el consejo que me ha llegado!- Las entrañas me arden.
La violencia del veneno retuerce mis miembros, me vuelve deforme,
me abate. Muero de sed, me ahogo, no puedo gritar. ¡Es el
infierno, el castigo eterno! ¡Ved cómo el fuego vuelve a levantarse!
Ardo como es debido. ¡Vamos demonio!

*******
Las alucinaciones son innumerables. Es lo que siempre he tenido:
no más fé en la historia, el olvido de los principios. Me callaré:
poetas y visionarios tendrían envidia. Soy mil veces el más rico,
seamos avaros como el mar.

*******
¡Bah!, hagamos todas las muecas imaginables.
Decididamente, estamos fuera del mundo. Ya, ningún sonido. Mi
tacto ha desaparecido. ¡Ah!, mi castillo, mi Sajonia, mi bosque de
sauces. Las tardes, las mañanas, los días……¡Qué cansado estoy!

******

“Virgen loca” (Fragmento)

Soy esclava del Esposo infernal, aquel que perdió a las vírgenes locas.
Es ciertamente tal demonio. No es un espectro, no es un fantasma.
Pero a mí que he perdido la cordura, que estoy condenada y muerta
para el mundo, -¡no se me matará! ¡Como describiroslo!
Ni siquiera sé hablar. Estoy de luto, lloro, tengo miedo.
¡Un poco de frescor, Señor, si lo queréis por favor!
Soy viuda… -Era viuda… – pero sí, en otro tiempo, he sido muy seria,
¡ y no he nacido para convertirme en esqueleto!… -Él era casi un niño…
Sus misteriosas delicadezas me habían seducido. Olvidé todo mi deber
humano para seguirle. ¡Que vida! La verdadera vida está ausente.
No estamos en el mundo. Voy a donde él va, es preciso.
Y a menudo se encoleriza contra mí, pobre alma.
¡El demonio! Es un demonio, sabéis, no es un hombre!

“Mala sangre” (Fragmento)

Heme aquí sobre la playa armoricana.
Que las ciudades se iluminen en la noche.
Mi jornada está hecha; dejo Europa. El aire marino quemará mis pulmones;
los climas perdidos me curtirán.
Nadar, triturar la hierva, cazar, fumar sobre todo;
beber licores fuertes como el metal hirviente,
-como hacían esos queridos antepasados alrededor de las hogueras.
Volveré con los miembros de hierro, la piel sombría, el ojo furioso:
por mi máscara, se me juzgará de una raza fuerte.
Tendré oro; seré vago y brutal. Las mujeres cuidan de
esos feroces inválidos cuando vuelven de los países cálidos.
Me mezclaré en los asuntos políticos. Salvado.
Ahora estoy maldito, la patria me horroriza.
Lo mejor es dormir bien borracho sobre la arena.

Primera velada

Desnuda, casi desnuda;
y los árboles cotillas
a la ventana arrimaban,
pícaros, su fronda pícara.

Asentada en mi sillón,
desnuda, juntó las manos.
Y en el suelo, trepidaban,
de gusto, sus pies, tan parvos.

-Vi cómo, color de cera,
un rayo con luz de fronda
revolaba por su risa
y su pecho -en la flor, mosca ,

-Besé sus finos tobillos.
Y estalló en risa, tan suave,
risa hermosa de cristal.
desgranada en claros trinos…

Bajo el camisón, sus pies
-¡Basta, basta!» -se escondieron.
-¡La risa, falso castigo
del primer atrevimiento!

Trémulos, pobres, sus ojos
mis labios besaron, suaves:
-Echó, cursi, su cabeza
hacia atrás: «Mejor, si cabe…!

Caballero, dos palabras…»»
-Se tragó lo que faltaba
con un beso que le hizo
reírse… ¡qué a gusto estaba!

-Desnuda, casi desnuda;
y los árboles cotillas
a la ventana asomaban,
pícaros, su fronda pícara.

Versión de Andrés Holguín

“Oración de la tarde”

Como un ángel en manos del barbero, sentado
Vivo. Y empuño un chop de acentuadas estrías.
Una pipa en los dientes y el epigastrio inflado,
En el aire que surcan inciertas travesías.

Como las heces cálidas de un palomar vetusto,
Mil sueños en mí dejan una dulzura ardiente:
Y así mi corazón es como un triste arbusto
Que tiñen rojas gotas de un oro icandescente.

Y una vez que a mis sueños me los volví a beber,
Cauto, después de treinta o cuarenta festejos,
A calmar me retiro el acre menester.

Dulce como el Señor del cedro y los hisopos,
Meo hacia el cielo ardo, muy arriba y muy lejos,
Con la aquiescencia de los grandes heliotropos.

“Fiesta invernal”

La cascada resuena detrás de las cabañas de ópera
Cómica. Las girándulas se extienden, en los jardines
Vecinos al meandro -los verdes y los rojos del
Crepúsculo. Ninfas de Horacio con peinados del Primer
Imperio. -Rondas siberianas, mujeres chinas de
Boucher.

“Guerra”

Cuando niño, ciertos cielos afinaron mi óptica:
Todos los caracteres matizaron mi fisonomía. Los fenómenos
Se alteraron. Ahora, la inflexión eterna de los
momentos y el infinito de las matemáticas me persiguen
a través de ese mundo donde padezco todos
Los éxitos civiles, restado por la niñez extraña
y los afectos enormes. Sueño con una guerra,
de derecho o de fuerza, de lógica muy imprevista.
Tan simple como una frase musical.

Algunas de sus frases más conocidas:

“Espero a dios como golosina.”

“La moral es la debilidad del cerebro.”

“Pero, se lo ruego, no subraye ni con el lápiz, ni demasiado con el pensamiento.”

“El poeta es realmente ladrón de fuego.”

“La honestidad de la medicina me llena de dolor.”

“La vida es la farsa que todos debemos representar.”

“El Poeta se hace vidente por medio de un largo, inmenso y razonado desarreglo de todos los sentidos.”

“Los senderos son ásperos. Los montículos se cubren de retamas. El aire está inmóvil. ¡Qué lejos los pájaros y las fuentes! Tiene que ser el fin del mundo, si avanzamos.”

“¡Si volviera el tiempo, el tiempo que fue! Porque el hombre ha terminado, el hombre representó ya todos sus papeles.”

“La vida florece por el trabajo, vieja verdad.”

“Yo debería tener un infierno para mi cólera, un infierno para mi orgullo, y el infierno de las caricias; un concierto de infiernos.”

“Tanta paciencia tuve que todo lo he olvidado.”

Jean Nicolas Arthur Rimbaud nació en Charleville, Departamento de Las Ardenas, Francia, el 20 de octubre de 1854.
Fue uno de los más grandes poetas franceses, que practico alternando en su poesía los dictados del movimiento simbolista, con Stéphane Mallarmé , y otras al decadentista, junto a Paul Verlaine.
Con sólo ocho años de edad realizó su primero trabajos en prosa y con diez dio, apuntando una gran madurez intelectual empezó a escribir poesía: Sin embargo, dejó la literatura a con nada más 19 años de edad, dando muestras de cierto desequilibrio mental.
En los inicios de la década de 1870, comienza a criticar a la poesía romántica y parnasiana y a alabar la poesía de Charles Baudelaire, a quien incluso llama “un dios, el rey de los poetas”.
En 1872, cuando contaba 17 años, ya llevaba una salvaje vida de vagabundo, totalmente disoluta, adicto al ajenjo y al hachís.
Todo esto escandalizó a la élite literaria parisina, indignada en particular por su comportamiento, se había convertido en el auténtico arquetipo del “enfant terrible”. A lo largo de este período continuó escribiendo sus contundentes y visionarios versos modernos.
Un incidente con Étienne Carjat, eminente fotógrafo de la época, fue la gota que derramó el vaso, Rimbaud, totalmente borracho hirió al fotógrafo con una vara metálica. Para salvar a su amigo y tranquilizar a la comunidad, Verlaine, en casa del cual residía acogido, envió a Rimbaud de regreso a Charleville.
Tras unos cuantos meses volvio a París, iniciando con Verlaine una tormentosa relación amorosa, que los llevó a Londres en septiembre de 1872. Verlaine abandonó a su esposa e hijo pequeño (a quienes solía maltratar en extremo durante los ataques de ira causados por el alcohol). Rimbaud y Verlaine vivieron en un lamentable estado de pobreza en Bloomsbury y en Camden Town, manteniéndose con algunas clases de francés y de una pequeña mensualidad que les llegaba de la madre de Verlaine.
En 1873 Verlaine abandonó a Rimbaud y marchó a Bruselas, adonde este le siguió y tras una fuerte discusión, el primero le disparó giroéndole en la muñeca. Verlaine fue arrestado y este hecho sumado a las acusaciones de la esposa de Verlaine respecto a las relación entre los dos hombres, hizo que el juez, a pesar de que Rimbaud retiró la denuncia, Verlaine fue condenado a dos años de prisión.
Rimbaud regresó a Charleville y recluyéndose en la granja familiar, donde escribió la única obra que publicaría él mismo, “Una temporada en el infierno”, reconocida como una de las obras pioneras del simbolismo moderno.
En 1874 volvió a Londres junto al poeta Germain Nouveau, donde terminó de escribir sus controvertidas “Iluminaciones”
Rimbaud y Verlaine se encontraron en Alemania por última vez en 1875, tras haber recuperado este recuperara la libertad.
Murió tras serle amputada una pierna por un carcinoma el 10 de noviembre de 1891, en Marsella, sólo tenia 37 años de edad.
Ejerció una fuerte influencia sobre poetas posteriores, entre ellos,  los surrealistas, como André Bretón, Pier Paolo Pasolini, y Joe Strummer,  incluso en algunos de los poetas beats.

También de Arthur Rimbaud en este blog:

“Arthur Rimbaud: El dolor”: AQUÍ

“Arthur Rimbaud: El lobo escondido que aullaba”: AQUÍ

“Arthur Rimbaud: Los cuervos”: AQUÍ

“Arthur Rimbaud: Místico”: AQUÍ

“Arthur Rimbaud: Partida”: AQUÍ

“Arthur Rimbaud: El Aguinaldo de los Huérfanos”: AQUÍ

Arthur Rimbaud: Ofelia”: AQUÍ

“Arthur Rimbaud: Alquimia del verbo”: AQUÍ

“Arthur Rimbaud: Angustia”: AQUÍ

“Arthur Rimbaud: Hambre”: AQUÍ

“Arthur Rimbaud: A La Música”: AQUÍ

“Arthur Rimbaud: Aurora”: AQUÍ

“Arthur Rimbaud: Canción de la torre más alta”: AQUÍ

“Arthur Rimbaud: El baile de los ahorcados”: AQUÍ

“Arthur Rimbaud: El barco ebrio”: AQUÍ

“Arthur Rimbaud: El durmiente del valle”: AQUÍ 

“Arthur Rimbaud: El río de Cassis”: AQUÍ

“Arthur Rimbaud: En la taberna verde”: AQUÍ

“Arthur Rimbaud: Fiestas del hambre”: AQUÍ

“Arthur Rimbaud: Flores”: AQUÍ

“Arthur Rimbaud: ¡La hemos vuelto a hallar!”: AQUÍ 

“Arthur Rimbaud: Las hermanas de caridad”: AQUÍ

“Arthur Rimbaud: Los pobres en la iglesia: AQUÍ”

“Arthur Rimbaud: Las Primeras comuniones”: AQUÍ 

“Arthur Rimbaud: Los cuervos”: AQUÍ

“Arthur Rimbaud: Mañana, de Una temporada en el infierno”: AQUÍ

“Arthur Rimbaud: Marina, de Las Iluminaciones”: AQUÍ

“Arthur Rimbaud: Obreros, de Illuminations”: AQUÍ

“Arthur Rimbaud: Ofelia”: AQUÍ

“Arthur Rimbaud: Sensación”: AQUÍ

Libros de poesía:

Poesías – (1863-1869).
Cartas del vidente — (1871).
Una temporada en el infierno — (1873).
Iluminaciones — (1874).
Cartas completas — (1870-1891)

You Might Also Like

No Comments

  • Reply Garfieldta octubre 21, 2009 at 9:09 pm

    Especial y alucinante, impresionante… no sólo por su biografía sino por su lírica rica en temas y diferentes matices que la convierten en una subyugante y mística poesía, para esta humilde admiradora de las letras.

    Muy bonito tu Blog, Triana, Felicidades!!!

    Gracias, un abrazo

  • Reply Triana octubre 22, 2009 at 12:43 am

    El terrible Rimbaud mos dejó una maravillosa herencia, su poesía, además de su biografía especialmente tormentosa.
    Gracias Garfie.

  • Reply Poema del día: El durmiente del valle de Arthur Rimbaud | Trianarts marzo 20, 2012 at 9:08 pm

    […] “Arthur Rimbaud: Nació en Charleville el 20 de Octubre de 1854″: AQUÍ […]

  • Reply Arthur Rimbaud: Los cuervos | Trianarts julio 30, 2012 at 9:29 pm

    […] “Arthur Rimbaud: Nació en Charleville el 20 de Octubre de 1854″: AQUÍ  […]

  • Reply Arthur Rimbaud: Ofelia | Trianarts agosto 20, 2012 at 11:45 pm

    […] “Arthur Rimbaud: Nació en Charleville el 20 de Octubre de 1854″: AQUÍ  Compartelo:Comparte esto:FacebookCorreo electrónicoDiggRelated posts: […]

  • Reply Arthur Rimbaud: A La Música » Trianarts | Trianarts enero 8, 2013 at 6:46 pm

    […] “Arthur Rimbaud: Nació en Charleville el 20 de Octubre de 1854″: AQUÍ  […]

  • Reply Arthur Rimbaud: Marina, de Las Iluminaciones » Trianarts | Trianarts marzo 1, 2013 at 11:06 pm

    […] “Arthur Rimbaud: Nació en Charleville el 20 de Octubre de 1854″: AQUÍ  […]

  • Reply Arthur Rimbaud: Canción de la torre más alta » Trianarts | Trianarts abril 5, 2013 at 10:56 pm

    […] “Arthur Rimbaud: Nació en Charleville el 20 de Octubre de 1854″: AQUÍ  […]

  • Reply Arthur Rimbaud: Los pobres en la iglesia | Trianarts junio 18, 2013 at 3:07 pm

    […] “Arthur Rimbaud: Nació en Charleville el 20 de Octubre de 1854″: AQUÍ  […]

  • Reply Recordando a Arthur Rimbaud: El río de Cassis | Trianarts octubre 20, 2013 at 12:15 am

    […] “Arthur Rimbaud: Nació en Charleville el 20 de Octubre de 1854″: AQUÍ  […]

  • Reply Arthur Rimbaud: Obreros, de Illuminations | Trianarts febrero 18, 2014 at 1:41 am

    […] “Arthur Rimbaud: Nació en Charleville el 20 de Octubre de 1854″: AQUÍ  […]

  • Reply Arthur Rimbaud: Fiestas del hambre | Trianarts marzo 24, 2014 at 10:42 pm

    […] “Arthur Rimbaud: Nació en Charleville el 20 de Octubre de 1854 – Poemas y frases”… […]

  • Reply Arthur Rimbaud: Noche del infierno | Trianarts marzo 25, 2014 at 2:50 am

    […] “Arthur Rimbaud: Nació en Charleville el 20 de Octubre de 1854″: AQUÍ  […]

  • Reply Arthur Rimbaud: En la taberna verde | Trianarts marzo 25, 2014 at 2:53 am

    […] “Arthur Rimbaud: Nació en Charleville el 20 de Octubre de 1854″: AQUÍ  […]

  • Reply Arthur Rimbaud: Mañana, de Una temporada en el infierno | Trianarts mayo 1, 2014 at 1:05 pm

    […] “Arthur Rimbaud: Nació en Charleville el 20 de Octubre de 1854 – Poemas y frases”… […]

  • Reply Arthur Rimbaud: Místico | Trianarts junio 1, 2014 at 12:21 pm

    […] “Arthur Rimbaud: Nació en Charleville el 20 de Octubre de 1854″: AQUÍ  […]

  • Reply Recordando a Arthur Rimbaud: Las hermanas de caridad | Trianarts octubre 20, 2014 at 12:52 am

    […] “Arthur Rimbaud: Nació en Charleville el 20 de Octubre de 1854″: AQUÍ  […]

  • Reply Arthur Rimbaud: El baile de los ahorcados | Trianarts noviembre 10, 2014 at 8:51 pm

    […] “Arthur Rimbaud: Nació en Charleville el 20 de Octubre de 1854″: AQUÍ  […]

  • Reply Arthur Rimbaud: Hambre » Trianarts abril 21, 2015 at 12:28 am

    […] […]

  • Reply Mi recuerdo a Arthur Rimbaud: Angustia - Trianarts octubre 19, 2015 at 11:05 pm

    […] “Arthur Rimbaud: Vocales”: AQUÍ  […]

  • Deja un comentario

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.