Poesia

Eduardo Castro: Han creído enterrarlo para siempre (A Pablo Neruda)

septiembre 23, 2013

En el cuarenta aniversario de la muerte de Pablo Neruda, le recordamos con este poema que Eduardo Castro le dedicó al poeta chileno.

«Han creído enterrarlo para siempre»

A Pablo Neruda

«Venid a ver la sangre por las calles»
(De España en el corazón)

I

Dicen hoy los periódicos
que el Pablo poeta se ha ido
de este mundo.
Dicen hoy las noticias
que Neruda se ha muerto,
que se ha muerto
y ya no es de este mundo,
que se ha muerto bien muerto,
para siempre,
para mí, para ti,
para todos ya muerto
nuestro poeta
más grande, el dios del verso:
Pablo Pueblo Neruda.
Eso vienen
diciendo esta mañana
las noticias que llegan
de Isla Negra.
Mas yo sé que es mentira:
Neruda es inmortal,
inmortal.

II

Neruda es inmortal:
está en el corazón
de todos los chilenos,
dentro de cada casa,
en la cocina y la bodega,
el comedor y el dormitorio,
en las estanterías y en los libros,
en los hogares y en las calles,
en cada metro de suelo,
en cada grano de arena,
en el interior de cada piedra,
en las montañas, en los ríos,
en el cielo y el océano,
en cada bocanada de aire,
en la espuma de las olas,
en cada palabra de duelo
o grito de alegría
o canto de esperanza,
en el inmenso amor
de su pueblo
y en cada gota de sangre
derramada por la libertad.
No se ha muerto,
Neruda
no
se ha muerto.

III

No se ha muerto:
han creído matarlo, eso es todo,
han creído asesinarlo
como a su querido Chile,
han creído enterrarlo
para siempre.
Y han sido
los mismos sátrapas fascistas
a los que él acusaba
en el último poema
escrito con olor
a hospital,
los mismos Frei, Nixon, Pinochet
que han bañado de nuevo
en sangre inocente
las calles de otro país.
Y hay que gritarlo fuerte,
muy fuerte, aún más fuerte,
gritarlo
para que todo el mundo se entere,
con la rabia
y el dolor
y la angustia
y la esperanza
con que Pablo gritaba en España
cuando aplastaron nuestra libertad.

IV

Ahora nos ha tocado
sufrir a nosotros con Chile,
padecer impotentes
tantos y tantos crímenes,
escuchar los disparos
desde nuestro rincón,
olfatear la pólvora
desde nuestro lejano
y seguro confín,
sufrir las muertes
en nuestra propia carne,
sentir los ayes del pueblo
en todos nuestros sueños,
asistir temblorosos a la masacre,
ver la sangre chilena d
e
s
b
o
r
d
a
r
s
e
por todas las calles de América,
cruzar los mares,
inundar los continentes,
evaporarse en nubes que cubrirán el planeta
y taparán el sol
y se desbordarán en lluvia
sobre las cabezas de los asesinos,
como un diluvio de sangre
sobre los asesinos,
la sangre chilena
cayendo del cielo
sobre los asesinos
hasta ahogarlos
ahogarlos
ahogarlos.

V

La libertad chilena renacerá un día
de los escombros
del Palacio de la Moneda
y Neruda estará allí con todos nosotros
para cantar
el himno
de la victoria
final.

Eduardo Castro

De: «Razón de vida» – 2007
Ed Alhulia en colaboración con el Ayuntamiento de Granada.
ISBN: 978-84-96641-30-3

Eduardo Castro Maldonado, escritor y periodista, nació en Torrenueva, Granada, en 1948.
Desde marzo de 2005 es miembro del Consejo Audiovisual de Andalucía, por elección unánime del Parlamento Autonómico.
Desde el 25 de abril de 2005, es miembro de la Academia de Buenas Letras de Granada, donde ostenta la medalla con la letra H.

También de Eduardo Castro en este blog:

«Eduardo Castro: Esta cárcel sin muros ni rejas»: AQUÍ

«Javier Egea y Eduardo Castro en la Feria del Libro de Sevilla»: AQUÍ

«Eduardo Castro: Plaza de Santa Marta, Sevilla»: AQUÍ 

«Eduardo Castro: Veintitrés de diciembre de 1973»: AQUÍ

«Eduardo Castro: Vamos juntos esta tarde»: AQUÍ

You Might Also Like

No Comments

  • Reply Eduardo Castro: El vino de Al-Mutamid | Trianarts marzo 16, 2014 at 4:44 pm

    […] “Eduardo Castro: Han creído enterrarlo para siempre (A Pablo Neruda)”: AQUÍ […]

  • Leave a Reply

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.