Pintura

Emanuel Phillips Fox: Impresionismo australiano

marzo 12, 2018

Clic en la imagen para ver más obras

Emanuel Phillips Fox

Nació en en Fitzroy, Melbourne, el 12 de marzo de 1865.
Inició su formación artística en 1878 en la Galería de la Escuela Nacional de Melbourne, a la que asistió hasta 1886, tuvo como maestros a John Longstaff, y como compañeros de estudios, entre otros a Frederick McCubbin, David Davies y Rupert Bunny.

En 1886 pudo viajar a París, donde se matriculó en la Académie Julian.
Ese año mismo ingresó en L’École des Beaux-Arts de París, en la que fue alumno de William-Adolphe Bouguereau y Jean-Léon Gérôme, donde obtuvo un Primer Premio en su exposición del año de su ingreso, permaneció en la institución hasta 1890.

Entabló contacto con los impresionistas que ejercieron en él una fuerte influencia y comenzó a pintar “au plain air” (al aire libre).

Expuso en el Salón de París en 1890, y regresó a Melbourne en 1891.
En octubre de 1892 inauguró la Escuela de Arte de Melbourne junto a Tudor St George Tucker, y en la que ejerció como profesor e impartió las nuevas tendencias en las técnicas europeas, y se unió al grupo de la Escuela de Heidelberg, movimiento artístico australiano de fines del siglo XIX, que más tarde se conocería como impresionismo australiano,

Fue una fuerte influencia para los jóvenes artistas australianos en esa época.
Le dieron la fama sus composiciones de figuras y tenues paisajes, con frecuencia nocturnos; utilizó una paleta de colores suaves en la que los colores, de gamas limitadas mezclan y contrastan entre sí “con la máxima delicadeza y creatividad “, según la opinión del crítico de arte australiano James Gleeson.

Su dedicación al paisaje, quizá fue una respuesta a que era el tema más demandado en ese momento en el mercado. Sin embargo es su pintura de género, son sus obras más reconocidas.

Expuso por primera vez en la Sociedad de Artistas Victorianos en 1895.
En 1901 le fue encargado por el representante del legado Gilbee para pintar un cuadro histórico, ” El aterrizaje del capitán Cook” para la galería de Melbourne. Una de las condiciones del legado era que la imagen debía de ser pintado en el extranjero y, para lo que Fox marchó a Londres.

Decidió basar su trabajo en el de los artistas europeos, como le explicaba en una carta a Frederick McCubbin en 1903.

Tanto la Royal Academy como el Salón de París,  eran los bastiones del arte, aunque alejado de las técnicas más modernas de Georges Braque, Pablo Picasso y los artistas de la Escuela de París.

Pudo disfrutar de un éxito notable en París y Londres, convirtiéndose en 1894 en el primer australiano en recibir una medalla de tercera clase en el Salón de París.

El 9 de mayo 1905 se casó con Ethel Carrick también pintora. Ambos viajaron tras su boda por Italia y España, para instalarse en París en 1908, donde fue elegido socio de la Société Nationale des Beaux- Artes.

Regresó a Melbourne ese último año para llevar a cabo una exposición individual en la galería Guildhall, donde cosechó un gran éxito.

Dos años más tarde se convirtió en un miembro de pleno derecho de la Société Nationale des Beaux-Arts, siendo el primer artista australiano para alcanzar ese honor.

Exhibió con regularidad en la Real Academia.
En 1912 fue elegido miembro de la Sociedad Internacional de Pintores y en el mismo año pasó algún tiempo pintando en España y Argelia.

En 1913 regresó a Australia, donde expuso en una muestra más de setenta obras, siendo reseñada con entusiasmo por la prensa local, su óleo “The Arbour”, fue la más celebrada de tosas las que colgaron.
Murió a causa de un cáncer, en Fitzroy el 8 de octubre de 1915.

*Entrada actualizada y ampliada el 12 de marzo de 2018.

You Might Also Like

No Comments

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.