Poesia

Salvatore Quasimodo: Caminar

junio 14, 2020


«…Tú, hombre, que sigues el camino del sol,
llegas y te pierdes en la sombra más cerrada»
SQ

Mi recuerdo al Premio Nobel italiano, en el aniversario de su muerte.

«Caminar»

Tiemblen —setos de espino
al dulce viento de mayo— las estrellas,
o curvada en su hoja como cimitarra
asciende la luna de entre los laureles,
insomne caminante,
no encuentras ni tierra, ni templo
donde cerrar los ojos y reposar.

En ti no hay vergüenza alguna,
aunque hables con tu prójimo
de pequeñas cosas, de sueños…;
que yo te mire a la cara
y que no sea el espejo de la mía,
que yo te pregunte hondamente
por qué me siento inmortal,
si pasas a mi lado, hermano: yo mismo.

Salvatore Quasimodo

De: «Nocturnos del rey silencioso» – 1920-1929 (Publicación póstuma)
Recogido en “Salvatore Quasimodo – Poesía Completa”
Traducción de Antonio Colinas
Ed. Linteo Poesía – 1ª Edición 2004©
ISBN de la 2ª Edición: 978-84-9607-05-9

Poma original en italiano:

«Cammninare»

Tremino —siepi di biancospino
al dolce vento di maggio— le stelle,
o curva nel taglio come scimitarra
salga tra i lauri la luna,
insonne camminante,
non trovi né terra, né tempio
dove chiudere gli occhi e posare.

In te non è alcuna menzogna,
ché parli del prossimo tuo
di piccole cose, di sogni;…
ch’io ti guardi nel viso,
che non fosse lo specchio del mio,
ch’io ti scruti in profondo
perché mi sento immortale,
se mi passi vicino, fratello: me stesso.

Salvatore Quasimodo

De: «Notturni del re silenzioso»

Salvatore Quasimodo nació en Modica, Sicilia, Italia, el 20 de agosto de 1901.
Fue poeta y periodista, miembro del movimiento hermético italiano.
Se pueden diferenciar claramente dos etapas en la obra de Salvatore Quasimodo, una primera la de su poesía publicada en la antología: «Y de repente la noche», y la publicada hasta el final de la Segunda Guerra Mundial, en la que utilizó una forma escueta, casi minimalista, y de contenidos con un gran componente simbolista, con un estilo al que se denominó hermetismo, y que compartió otros poetas italianos de ese momento, entre ellos: Giuseppe Ungaretti, Alfonso Gatto y Mario Luzi, todos habían recibido fuertemente la influencia de los franceses Paul Valéry y Stéphane Mallarmé, y con los que terminaría formando la conocida como Escuela Hermética italiana.
Tras finalizar la guerra, y con ello, la censura, Quasimodo se volcó con su obra en los temas sociales, imbricando de forma muy hábil lasanalogía que se dan entre las esclavitudes humanas actuales y los mitos griegos.
Abandonó y ejecutó una poesía más clara y llena de vitalidad.
Le fue concedido el Premio Nobel de Literatura en 1959.
Murió en Amalfi, 14 de junio de 1968.

También de Salvatore Quasimodo en este blog:

«Salvatore Quasimodo: Las muertas guitarras»: AQUÍ

«Salvatore Quasimodo: Auschwitz»: AQUÍ

«Salvatore Quasimodo: Día tras día»: AQUÍ

«Salvatore Quasimodo: Otoño»: AQUÍ

«Salvatore Quasimodo: Aún se oye el mar»: AQUÍ

«Salvatore Quasimodo: Vestir a Jesús»: AQUÍ

«Salvatore Quasimodo: Hombre de mi tiempo»: AQUÍ

«Salvatore Quasimodo: Concédeme mi día»: AQUÍ

«Salvatore Quasimodo: Caminar»: AQUÍ

«Salvatore Quasimodo: Los muertos»: AQUÍ

«Salvatore Quasimodo: La noche de invierno»: AQUÍ

«Salvatores Quasimodo: Iscariote»: AQUÍ

«Salvatore Quasimodo: De mi olor de hombre»: AQUÍ

«Salvatore Quasimodo: A mí peregrino»: AQUÍ

«Salvatore Quasimodo: Limosna»: AQUÍ

«Salvatore Quasimodo: Canto de Apolo»: AQUÍ

«Salvatore Quasimodo: Dolor de cosas que ignoro»: AQUÍ

«Salvatore Quasimodo: Elegía, de Día tras día»: AQUÍ

«Salvatore Quasimodo: En el preciso tiempo humano»: AQUÍ

«Salvatore Quasimodo: Élegos para la bailarina Cumani»: AQUÍ

«Salvatore Quasimodo: El muro, de La tierra incomparable»: AQUÍ

«Salvatore Quasimodo: Refugio de aves nocturnas»: AQUÍ

«Salvatore Quasimodo: Lamento por el sur»: AQUÍ

«Salvatore Quasimodo: Ciudad muerta»:AQUÍ

«Salvatore Quasimodo: No he perdido nada»: AQUÍ

«Salvatore Quasimodo: A mi tierra, de Y de pronto anochece»: AQUÍ

«Salvatore Quasimodo: La reunión de los mendigos, de Nocturnos del rey silencioso»: AQUÍ

«Salvatore Quasimodo: El alto velero»: AQUÍ

Bibliografía:

Bibliografía poética:

Aguas y tierras – 1930
Oboe sumergido – 1932
Erato y Apolión – 1936
Y de pronto anochece – 1942
Dia tras día – 1947
La vida no es un sueño – 1948
El falso y verdadero verde – 1949-55
La tierra incomparable – 1955-1958
Debe y haber – 1959-63
El poeta y el político – 1960
Dar y tener – 1966
Besa el umbral de tu casa – 2004 (póstumo)
Nocturno del rey silencioso – 2004 (póstumo)

*Los dos últimos libros incluidos en su Poesía Completa, estaban inéditos, obra por cuya traducción Antonio Colinas y editada por Ed. Linteo Poesía, obtuvo el Premio del Ministerio de Asuntos Exteriores de Italia.

You Might Also Like

3 Comments

  • Reply Recordando a Salvatore Quasimodo: Elegía - Trianarts agosto 20, 2015 at 12:50 am

    […] “Salvatore Quasimodo: Caminar”: AQUÍ […]

  • Reply Bitacoras.com febrero 9, 2016 at 3:28 am

    Información Bitacoras.com

    Valora en Bitacoras.com: Salvatore Quasimodo: Caminar, Nocturnos del rey silencioso, 1920-1929 La entrada Salvatore Quasimodo: Caminar aparece primero en Trianarts.

  • Reply Salvatore Quasimodo: La danzarina del alba - Trianarts marzo 11, 2016 at 3:29 am

    […] “Salvatore Quasimodo: Caminar”: AQUÍ […]

  • Responder a Recordando a Salvatore Quasimodo: Elegía - Trianarts Cancelar respuesta

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.