Poesia

Salvatore Quasimodo: Canto de Apolo

agosto 20, 2022


«…Ya vuela la flor seca
de las ramas. Y espero
la paciencia de su cuelo irrevocable.»
SQ

Mi recuerdo al Premio Nobel italiano en el aniversario de su nacimiento.

Canto de Apolo

Terrena noche, en tu exiguo fuego
a veces me complací
y descendí entre los mortales.

Y vi al hombre
inclinado sobre el regazo de la amada
escuchándose nacer,
y transformarse entregado a la tierra,
unidas las manos,
los ojos y la mente abrasados.

Amaba. Frías eran las manos
de la criatura nocturna:
agudos terrores recibía en el vasto lecho
en el que  al alba me despertó
un aleteo de palomas.

Luego, el cielo arrastró hojas
sobre su cuerpo inmóvil;
oscuras ascendieron  las aguas en los mares.

Amor mío, yo aquí me quejo
sin muerte, solo.

Salvatore Quasimodo

De: Erato y Apolo – 1932-1936
Recogido en: Salvatore Quasimodo – Poesía Completa
Traducción de Antonio Colinas
Ed. Linteo Poesía – 1ª Edición 2004©
ISBN de la 2ª Edición: 978-84-9607-05-9

Poema original en italiano:

«Canto di Apòllion»

Terrena morte, al tuo essiguo fuoco
mi piacqui tavolta,
e scese fra i mortali.

E vidi l’uomo
chino sul grembo dell’amata
ascoltarsi nascere,
e mutarsi consegnato alla terra,
le mani congiunte,
glui occhi arsi e la mente.

Amavo. Frede erano le mani
della creatura notturna:
alti terrori accoglieva ne vasto letto
ove nell’alba udii destarmi
da battito di colombe.

Poi el cielo portò foglie
sul suo corpo immoto:
salirono cupe le acque nei mari.

Mio amore, io qui mi dolgo
senza morte, solo.

Salvatore Quasimodo

De: «Erato e Apòllion – 1932-1936

Salvatore Quasimodo nació en Modica, Sicilia, Italia, el 20 de agosto de 1901.
Fue poeta y periodista, miembro del movimiento hermético italiano.
Se pueden diferenciar claramente dos etapas en la obra de Salvatore Quasimodo, una primera la de su poesía publicada en la antología: «Y de repente la noche», y la publicada hasta el final de la Segunda Guerra Mundial, en la que utilizó una forma escueta, casi minimalista, y de contenidos con un gran componente simbolista, con un estilo al que se denominó hermetismo, y que compartió otros poetas italianos de ese momento, entre ellos: Giuseppe Ungaretti, Alfonso Gatto y Mario Luzi, todos habían recibido fuertemente la influencia de los franceses Paul Valéry y Stéphane Mallarmé, y con los que terminaría formando la conocida como Escuela Hermética italiana.
Tras finalizar la guerra, y con ello, la censura, Quasimodo se volcó con su obra en los temas sociales, imbricando de forma muy hábil lasanalogía que se dan entre las esclavitudes humanas actuales y los mitos griegos.
Abandonó y ejecutó una poesía más clara y llena de vitalidad.
Le fue concedido el Premio Nobel de Literatura en 1959.
Murió en Amalfi, 14 de junio de 1968.

También de Salvatore Quasimodo en este blog:

«Salvatore Quasimodo: Otoño»: AQUÍ

«Salvatore Quasimodo: Aún se oye el mar»: AQUÍ

«Salvatore Quasimodo: Vestir a Jesús»: AQUÍ

«Salvatore Quasimodo: Las muertas guitarras»: AQUÍ

«Salvatore Quasimodo: Hombre de mi tiempo»: AQUÍ

«Salvatore Quasimodo: Concédeme mi día»: AQUÍ

«Salvatore Quasimodo: Caminar»: AQUÍ

«Salvatore Quasimodo: Los muertos»: AQUÍ

«Salvatore Quasimodo: La noche de invierno»: AQUÍ

«Salvatore Quasimodo: Auschwitz»: AQUÍ

«Salvatores Quasimodo: Iscariote»: AQUÍ

«Salvatore Quasimodo: De mi olor de hombre»: AQUÍ

«Salvatore Quasimodo: A mí peregrino»: AQUÍ

«Salvatore Quasimodo: Limosna»: AQUÍ

«Salvatore Quasimodo: Canto de Apolo»: AQUÍ

«Salvatore Quasimodo: Dolor de cosas que ignoro»: AQUÍ

«Salvatore Quasimodo: Elegía, de Día tras día»: AQUÍ

«Salvatore Quasimodo: En el preciso tiempo humano»: AQUÍ

«Salvatore Quasimodo: Élegos para la bailarina Cumani»: AQUÍ

«Salvatore Quasimodo: El muro, de La tierra incomparable»: AQUÍ

«Salvatore Quasimodo: Refugio de aves nocturnas»: AQUÍ

«Salvatore Quasimodo: Lamento por el sur»: AQUÍ

«Salvatore Quasimodo: Ciudad muerta»:AQUÍ

«Salvatore Quasimodo: No he perdido nada»: AQUÍ

«Salvatore Quasimodo: A mi tierra, de Y de pronto anochece»: AQUÍ

«Salvatore Quasimodo: La reunión de los mendigos, de Nocturnos del rey silencioso»: AQUÍ

«Salvatore Quasimodo: El alto velero»: AQUÍ

Bibliografía:

Bibliografía poética:

Aguas y tierras – 1930
Oboe sumergido – 1932
Erato y Apolión – 1936
Y de pronto anochece – 1942
Dia tras día – 1947
La vida no es un sueño – 1948
El falso y verdadero verde – 1949-55
La tierra incomparable – 1955-1958
Debe y haber – 1959-63
El poeta y el político – 1960
Dar y tener – 1966
Besa el umbral de tu casa – 2004 (póstumo)
Nocturno del rey silencioso – 2004 (póstumo)

*Los dos últimos libros incluidos en su Poesía Completa, estaban inéditos, obra por cuya traducción Antonio Colinas y editada por Ed. Linteo Poesía, obtuvo el Premio del Ministerio de Asuntos Exteriores de Italia.
*La imagen es fragmento del Apolo Citaredo de los Museos Capitolinos, principal museo cívico municipal de Roma.

You Might Also Like

No Comments

  • Reply Bitacoras.com agosto 26, 2012 at 12:32 am

    Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: “…Ya vuela la flor seca de las ramas. Y espero la paciencia de su cuelo irrevocable.” SQ Canto de Apolo Noche terrenal, en tu exiguo fuego me complací alguna vez y descendí entre los mortales. Y vi al hombre inclinado sobre e…..

  • Reply Salvatore Quasimodo: Otoño | Trianarts octubre 9, 2012 at 12:47 am

    […] “Salvatore Quasimodo: Canto de Apolo”: AQUÍ […]

  • Reply Salvatore Quasimodo: El alto velero » Trianarts | Trianarts enero 9, 2013 at 1:16 am

    […] “Salvatore Quasimodo: Canto de Apolo”: AQUÍ […]

  • Reply Salvatore Quasimodo: Ciudad muerta » Trianarts | Trianarts enero 9, 2013 at 1:20 am

    […] “Salvatore Quasimodo: Canto de Apolo”: AQUÍ […]

  • Reply Salvatore Quasimodo: Lamento por el sur » Trianarts | Trianarts febrero 3, 2013 at 12:23 am

    […] “Salvatore Quasimodo: Canto de Apolo”: AQUÍ […]

  • Reply Salvatore Quasimodo: Aún se oye el mar, de Día tras día | Trianarts mayo 17, 2013 at 3:00 pm

    […] “Salvatore Quasimodo: Canto de Apolo”: AQUÍ […]

  • Reply Recordando a Salvatore Quasimodo: Elegía, de Día tras día | Trianarts junio 14, 2013 at 4:29 pm

    […] “Salvatore Quasimodo: Canto de Apolo”: AQUÍ […]

  • Reply Salvatore Quasimodo: A mi tierra, de Y de pronto anochece | Trianarts junio 15, 2013 at 3:02 am

    […] “Salvatore Quasimodo: Canto de Apolo”: AQUÍ […]

  • Reply Salvatore Quasimodo: Auschwitz | Trianarts junio 20, 2013 at 9:06 pm

    […] “Salvatore Quasimodo: Canto de Apolo”: AQUÍ […]

  • Reply Salvatore Quasimodo: El muro, de La tierra incomparable | Trianarts junio 27, 2013 at 7:11 pm

    […] “Salvatore Quasimodo: Canto de Apolo”: AQUÍ […]

  • Reply Salvatore Quasimodo: En el preciso tiempo humano | Trianarts abril 28, 2014 at 12:01 am

    […] “Salvatore Quasimodo: Canto de Apolo”: AQUÍ […]

  • Reply Salvatore Quasimodo: Vestir a Jesús | Trianarts agosto 20, 2014 at 12:40 am

    […] “Salvatore Quasimodo: Canto de Apolo”: AQUÍ […]

  • Reply Mi recuerdo a Salvatore Quasimodo: De mi olor de hombre | Trianarts agosto 20, 2014 at 12:42 am

    […] “Salvatore Quasimodo: Canto de Apolo”: AQUÍ […]

  • Reply Salvatores Quasimodo: Iscariote | Trianarts septiembre 25, 2014 at 9:47 pm

    […] “Salvatore Quasimodo: Canto de Apolo”: AQUÍ […]

  • Responder a Salvatore Quasimodo: Ciudad muerta » Trianarts | Trianarts Cancelar respuesta

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.