Pintura

El manierismo de Francesco Mazzola, Il Parmigianino

agosto 24, 2017

Click en la imagen para ver más obras

Francesco Mazzola

Nació en Parma, el 11 de enero de 1503.
Conocido como “Il Parmigianino”, apodo que tomó de  su ciudad natal y de su pequeña estatura.
Fue, sin duda, uno de los más importantes representantes del manierismo italiano.

Su formación inicial, corrió a cargo de sus dos tios, pintores modestos en Parma; mas tarde entró en el taller de Correggio que por aquél tiempo, pintaba grandes frescos en Parma.
Su primera obra conocida, es el “Bautismo de Cristo” es de 1519; en los años siguientes decoró alguna capillas y realizó algunos frescos para notables familias parmesanas.

En 1524 viajó a Roma, donde conoció a Rafael Sanzio y a Michelangelo Buonarotti, que serían una influencia decisiva en su obra. De este periodo, sobresalen, “La visión de San Jerónimo”, “Desposorios místicos de Santa Catalina” y el Retrato de Lorenzo Cybo.

En 1527 se desplazó a Bolonia, donde practicó con la xilografía de ciaroscuro, en las que imitó las texturas de la acuarela.
En 1531 volvió a Parma, donde envejecido y endeudado pasó de forma atormentado sus últimos años.

Fue encarcelado a causa de dichas deudas, consiguió huir, aferrándose a la alquimia para tratar de solucionar sus males.
Murió en medio de la desesperación con solo 37 años de edad, en Casalmaggiore, cerca de Cremona, el 24 de agosto de 1540.

De entre sus obras más importantes, destacan:
“La Virgen del cuello largo”, y la “La Virgen de San Zacarías”, actualmente en la Galería de los Uffizi de Florencia.
“Sagrada Familia”, “Santa Barbara” y “Retrato del conde de San Secondo” en el Museo del Prado de Madrid.

El “Matrimonio místico de Santa Catalina” en la National Gallery de Londres.

*Su obra y su personalidad se afirman en contacto con el primer manierismo toscano y, a través de las obras de los grandes maestros Rafael y Miguel Ángel, consiguiendo traducir en términos originales los modelos del Renacimiento con una orientación ya plenamente manierista. Para él la función del arte era transmitir sensaciones exquisitas y excitantes, para lo cual tuvo que crear una necesaria artificiosidad. De Correggio asimilará el clasicismo, convirtiéndolo en manierismo, manteniendo el ilusionismo del primero pero traduciéndolo a modelos más decorativos y una mayor vitalidad de las formas. (Wikipedia)

*Entrada publicada el 27 de febrero de 2012. Ha sido actualizada y ampliada el 24 de agosto de 2107.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

You Might Also Like

3 Comments

  • Reply Jacopo Bassano: El Manierismo de la Escuela Veneciana » Trianarts | Trianarts marzo 18, 2013 at 9:32 pm

    […] de incorporar diversas influencias artísticas, entre las que se incluyen a Alberto Durero, El Parmigianino, Jacopo Tintoretto y Rafael Sanzio, entre otros, a pesar de que nunca quiso prescindir de la […]

  • Reply Bartholomeus Spranger: Manierismo flamenco | Trianarts junio 18, 2013 at 2:46 pm

    […] Escuela de Fontainebleau, y ya en Italia, en Milán y Parma, estudió la pintura de Correggio y el Parmigianino. En 1566 se instaló en Roma, donde realizó pinturas murales en varias iglesias gracias al apoyo […]

  • Reply El Veronés: El Manierismo y la Escuela Veneciana - Trianarts marzo 9, 2016 at 3:20 pm

    […] Su primer trabajo fuera de Verona fueron los frescos de la Villa Soranzo, de 1551, en los que se puede apreciar la influencia, sobre todo en las figuras, de Giulio Romano y de Parmigianino. […]

  • Deja un comentario