Poesia

Gabriel Celaya: España extraña

junio 17, 2015

“…¡Cómo vuela por encima de la plaza de Atizane
la paloma de la paz,
la paloma escapada que ya nadie apresará!

Paloma, ¡qué sola estás!”
GC

“España extraña”

Esta fuerza extraña,
viva, enmarañada,
esta entraña a gritos que llamamos España
está en mí, no la pienso,
no puedo pensarla según la teoría con que quieren castrarla
los que en nombre de un pasado dicen: gloria, punto y raya.

Esta fuerza real que llamamos España,
rabiosa, suficiente,
no es gótico-galaico-leonesa-romana,
ni es árabe, ni griega, ni austriaco-castellana.
Es ibera, terrible, sagradamente arcaica,
mi materia y mi magia.

Yo no puedo pensarla.
Yo no puedo decir mi España es buena o mala,
si es triste o violenta, si es hermosa o si mata.
Yo no puedo juzgarla
porque yo soy en ella y ella en mí, transcendiendo,
y así a fondo me sumo fieramente existiendo.

Porque soy, porque soy
tierra roja y cargada sustancia milenaria,
dulce aceite espesado,
seco esparto, sal pura, ríos con larga historia,
cuerpo ibero con venas de metales hirientes,
que fulgen golpeando,

montañas decididas
en lo llano absoluto de un planeta pensante,
gritos por fin absueltos,
cara a un cielo que todo lo refleja sin mancha,
voluntades paradas,
gestas que, no la tinta, la geología exalta,

costas rotas que muerden con amor violento,
muriendo de su muerte, los mares más lejanos,
terrones trabajados
por muertos anteriores a la historia contada,
hazañas de una entraña que aún no agotó sus formas,
nutre mi carne de patria.

¡Que no vengan a decirme que es un problema mi España!

Yo la tengo sin pensarla
y, adorando o maldiciendo, soy desde dentro un «¿qué pasa?».
Y este físico misterio
como un cuerpo de amor, me tiene tanto
que yo mismo no distingo si es que lo adoro o lo ataco.

Fiera amante, madre amarga,
te maldigo, me deshago, te violo, canto claro,
y esta rabia que te grito
es la rabia con que trato de dar a luz lo más mío,
y es mi manera de amarte,
y es mi manera de hablarme sin perdonarme a mí mismo.

España ciega, mi España
seca, hermosa, exasperante,
ancha España que en vano cabalgo, nunca abarco,
España que en mí lates
y más y más te afirmas cuanto más te combato,
y eres yo sin ser mía, no consciente, de carne.

Como me tienes, te tengo,
te tengo, me tienes, y poco importa qué pienso,
pues en ti vivo y respiro.
Tú eres mi aire y mi tierra, tú, mi cuerpo y mi elemento,
y maldecirte, maldigo
de mí mismo porque pienso que aún no cumplí lo que debo.

Gabriel Celaya

De: “Cantos íberos” – 1955

Rafael Gabriel Juan Múgica Celaya Leceta nació en Hernani, Guipúzcoa, el 18 de marzo de 1911.
Fue uno de los más destacados representantes de la conocida como “poesía comprometida” o “poesía social”.
Fue galardonado con el Premio Nacional de las Letras Españolas por el Ministerio de Cultura en 1986.
Murió en Madrid, el 18 de abril de 1991.

También de Gabriel Celaya en este blog:

“Gabriel Celaya: Todos a una”: AQUÍ

“Gabriel Celaya: Se habla de Dios”: AQUÍ

“Gabriel Celaya: La vida es ancha”: AQUÍ

“Gabriel Celaya: Buenos días”: AQUÍ

“Gabriel Celaya: La poesía es un arma cargada de futuro”: AQUÍ

“Gabriel Celaya: Venus”: AQUÍ

Gabriel Celaya: España extraña

“Gabriel Celaya: España en marcha”: AQUÍ

“Gabriel Celaya: Tierra”: AQUÍ

“Gabriel Celaya: La vida es ancha”: AQUÍ

“Gabriel Celaya: Elegía del muerto juvenil”: AQUÍ

“Gabriel Celaya: Respuesta a los abyectos”: AQUÍ

“Gabriel Celaya: Cuéntame como vives”: AQUÍ

“Gabriel Celaya: A Sancho Panza”: AQUÍ

“Gabriel Celaya: El último recurso”: AQUÍ

“Gabriel Celaya: Niñez sonámbula, de Los espejos transparentes”: AQUÍ

“Gabriel Celaya: Primeras materias iberas, de Iberia sumergida”: AQUÍ

“Gabriel Celaya: Quien me habita”: AQUÍ

“Gabriel Celaya: España en marcha”: AQUÍ

“Gabriel Celaya – Cerca y lejos – Fecundación”: AQUÍ 

“Gabriel J. Múgica Celaya y la poesía comprometida – Sequedades”: AQUÍ

“Gabriel Celaya: La poesía es un arma cargada de futuro”: AQUÍ 

“Gabriel Celaya: A solas soy alguien”: AQUÍ 

“Gabriel Celaya: Deseada”: AQUÍ 

“Gabriel Celaya: La soledad abierta”: AQUÍ

“Día Mundial de la Poesía: Mis Poetas”: AQUÍ

“Federico en la memoria de Gabriel Celaya”: AQUÍ

“Gabriel Celaya: Momentos felices”: AQUÍ

“Gabriel Celaya: Despedida”: AQUÍ

“Gabriel Celaya: Venus: AQUÍ

“Gabriel Celaya: La estatua y la paloma”: AQUÍ

Bibliografía poética:

Marea del silencio, 1935
La soledad cerrada, 1947
Movimientos elementales, 1947
Tranquilamente hablando, 1947 (firmado como Juan de Leceta)
Objetos poéticos, 1948
El principio sin fín, 1949
Se parece al amor, 1949
Las cosas como son, 1949
Deriva, Alicante, 1950
Las cartas boca arriba, 1951
Lo demás es silencio, 1952
Paz y concierto, 1953
Ciento volando (con Amparo Gastón), 1953
Vía muerta, 1954
Cantos iberos, 1955
Coser y cantar (con Amparo Gastón), 1955
De claro en claro, 1956
Entreacto, 1957
Las resistencias del diamante, 1957
Música celestial (con Amparo Gastón), 1958
Cantata en Aleixandre, 1959
El corazón en su sitio, 1959
Para vosotros dos, 1960
Poesía urgente, 1960
La buena vida, 1961
Los poemas de Juan de Leceta, 1961
Rapsodia eúskara, 1961
Episodios nacionales, 1962
Mazorcas, 1962
Versos de otoño, 1963
Dos cantatas, 1963
La linterna sorda, 1964
Baladas y decires vascos, 1965
Lo que faltaba, 1967
Poemas de Rafael Múgica, 1967
Los espejos transparentes, 1968
Canto en lo mío, 1968
Poesías completas, 1969
Operaciones poéticas, 1971
Campos semánticos, 1971
Dirección prohibida, 1973
Función de Uno, 1973
El derecho y el revés, 1973
La hija de Arbigorriya, 1975
Buenos días, buenas noches, 1978
Parte de guerra, 1977
Poesías completas (Tomo I-VI), 1977-80
Iberia sumergida, 1978
Poemas órficos, 1981
Penúltimos poemas, 1982
Cantos y mitos, 1984
Trilogía vasca, 1984
El mundo abierto, 1986
Orígenes – Hastapenak, 1990
Poesías completas, 2001-04

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

You Might Also Like

No Comments

  • Reply Gabriel Celaya: El martillo - Trianarts agosto 8, 2015 at 2:13 am

    […] “Gabriel Celaya: España extraña”: AQUÍ […]

  • Reply Gabriel Celaya: Los otros - Trianarts diciembre 17, 2015 at 12:01 am

    […] Gabriel Celaya: España extraña […]

  • Deja un comentario