Pintura

Maestros del retrato: El romántico Vicente López Portaña

septiembre 19, 2016

Click en la imagen para ver más obras

Vicente López

Vicente López y Portaña nació el 19 de septiembre de 1772 en Valencia.
Comenzó su formación artística en la Academia de San Carlos de Valencia, en la que tuvo como maestro a Antonio de Villanueva, obteniendo en 1789, año que finalizó sus estudios, el premio de primera clase por su óleo “El rey Ezequías haciendo ostentación de sus riquezas”, actualmente en el Museo de Bellas Artes de Valencia.

Dicho premio  conllevaba además del monetario,  una beca para continuar sus estudios en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando de Madrid, en la que al año siguiente obtuvo un primer puesto en el concurso de dicha Academia con: “Los Reyes Católicos recibiendo una embajada del rey de Fez”.

Durante su estancia en la Academia madrileña supo asimilar de forma brillante su pulcro academicismo, sobre todo de parte de Anton Raphael Mengs y de Mariano Salvador Maella, de este último su visión del barroco y el colorismo de su obra, y el perfeccionismo analítico y precisión en el dibujo en los estudios o bocetos para sus pinturas, por ambos fue notablemente influenciado.

Así mismo fue un apasionado y le influyeron por dos los grandes maestros del barroco Luca Giordano y ­Corrado Giaquinto, influencia que se puede apreciar claramente en los frescos y decoraciones que llevó a cabo en diversos sitios reales.

En 1792 volvió a su ciudad natal, ya con un enorme prestigio, siendo reclamado para realizar numerosos encargos de pintura religiosa, tanto en óleo como frescos, e incontables retratos y proyectos de monumentos y dibujos para grabar.

Durante la Guerra de la Independencia permaneció en Valencia, época de la que es el retrato de cuerpo entero de Fernando VII con el hábito de la orden de Carlos III, actualmente en el Ayuntamiento de Valencia, retrató en varias ocasiones al mariscal Soult y a distintos militares franceses.

Sus retratos ejecutados con gran objetividad y respeto y con un personal realismo heredado de la tradición naturalista valenciana de pintores como Francisco de Ribalta y José de Ribera, que unía a su gran maestría en los detalles, tanto de las telas como de la suntuosidad de las joyas, llevaron a Fernando VII a llamarle el 26 de julio de 1814 a la corte, nombrándole el 1 de marzo del año siguiente su primer pintor de cámara.

Se convirtió así en el pintor más solicitado de la aristocracia y burguesía madrileñas, trabajo que alternaba con el de Palacio, su actividad docente, y demás puestos oficiales que desempeñó.

En 1818 pintó la impresionante “Alegoría de la donación del casino a la reina Isabel de Braganza por el Ayuntamiento de Madrid”, actualmente en el Museo del Prado, siendo uno de los principales impulsores del proyecto del Real Museo de Pinturas, designado por la Corona para seleccionar y restaurar los cuadros que habían de llenarlo, proyecto del que fue director desde 1823.

En 1826 realizó su soberbio retrato de Francisco de Goya y Lucientes, en el Museo del Prado, su obra más conocida y representación más difundida del pintor de Fuendetodos, que tendría como destino a la galería de artistas contemporáneos del Museo.

Fue nombrado Director del programa decorativo del Palacio Real de Madrid, pintando en 1828 la “Alegoría de la institución de la orden de Carlos III” para uno de sus techos, mientras se le acumulaban los encargos para realizar retratos.

En 1831 finalizó el retrato de Fernando VII con el hábito de la orden del Toisón de Oro, que tenía como destino la Embajada de España ante la Santa Sede, posiblemente la pintura más imponente y sobrecogedora del rey.
Su personalísimo estilo fue adoptando lenguaje formal, obviando el cada vez más pujante romanticismo que marcó la época isabelina, siguiendo fiel a sus ideas y estilo, y ya como primer pintor de cámara de la joven Isabel II.

Hasta su vejez conservó sus excepcional capacidad artística, que le permitieron continuar de forma incansable actividad hasta pocos días antes de su muerte, en los que concluyó el retrato del General Narváez, actualmente en el Museo de Bellas Artes de Valencia.
Murió en Madrid el 22 de julio de 1850.

 photo 780 Vicente Loacutepez - 0 Cabeza de mujer 1826 - MNA Cataluntildea .jpg

*Entrada publicada en este blog el 2 de agosto de 2011. Ha sido actualizada y ampliada con más de cien nuevas obras el 19 de septiembre de 2016.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

You Might Also Like

No Comments

  • Reply Bitacoras.com agosto 20, 2011 at 8:53 pm

    Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: Click para ver más obras en slide Vicente López Portaña, nació el 19 de septiembre de 1772 en Valencia Comenzó su formación artistíca en la Academia de San Carlos de Valencia hasta 1789 que fue premiado con una beca para estu…..

  • Reply Mariano Salvador Maella: Neoclásico y romántico | Trianarts agosto 21, 2014 at 2:51 am

    […] de Fernando VII, fue acusado de afrancesado y depuesto de todos sus cargos, siendo sustituido por Vicente López Portaña en todos sus cargos y pensionado con una quinta parte del sueldo que hasta entonces disfrutaba. […]

  • Deja un comentario